El lío de Vettel y la FIA: cuando a los pilotos de Fórmula 1 les cortan la coleta

El episodio de Vettel en Bakú cuestiona la política de la FIA de mezclar seguridad vial y alta competición de élite y convertir a los pilotos en embajadores de lo que no pueden cumplir

Foto: Vettel, recogiendo un premio de campeón del mundo en manos de Jean Todt, presidente de la FIA. (EFE)
Vettel, recogiendo un premio de campeón del mundo en manos de Jean Todt, presidente de la FIA. (EFE)

Recuperen por un momento las famosas imágenes de Gilles Villeneuve luchando con Rene Arnoux en Dijon, o algunas de las cabriolas del canadiense en la pista. Algunos de los duelos entre Senna y Prost… ¿Se imaginan a aquellos pilotos protagonizando campañas por la seguridad vial y la conducción prudente, incluso vestidos con chalecos amarillos?

El caso de Sebastian Vettel ha puesto en evidencia que utilizar a los pilotos de Fórmula 1 para la campaña “FIA Action for Road Safety” de Jean Todt no solo es absurdo, sino que al final también desnaturaliza la condición de sus protagonistas. Los tiempos de Villeneuve y Senna ya no existen, pero si tanto Liberty Media como la FIA reivindican la condición de ‘héroes’ para los pilotos de la Fórmula 1 actual, en primer lugar se les está metiendo un clavel en la boca del fusil, valga la metáfora. Y, segundo, aunque la FIA use la credibilidad de sus protagonistas en pos de la seguridad vial, luego dobla la rodilla ante los intereses en juego cuando las grandes figuran quiebran aquellos valores que la institución pretende transmitir.

¿Es Sainz un delincuente para la carretera?

Desde que llegó a la FIA, Jean Todt decidió alejarse de la política beligerante e intervencionista de Max Mosley en la Fórmula 1. Ha concentrado sus energías en una loable misión global de reducción de víctimas de tráfico en todo el mundo, parte también de las competencias de la institución. Sin embargo, ha tomado a la Fórmula 1 como herramienta para dicha cruzada y, con ello, está contaminando aguas que deberían discurrir por cauces diferentes.

Un periodista británico recordaba esta semana que en las entradas para una carrera de Fórmula 1 o Le Mans, aparece siempre el lema: “El deporte del motor es peligroso”. Pero Todt pretende que quienes se desenvuelven bajo sus especiales condiciones de riesgo luego salgan a aconsejar sobre seguridad vial al conductor medio. Como un día recordara Hamilton tras su fantástico duelo con Kimi Raikkonen en Spa 2008, “tengo que tomar decisiones en milisegundos para adelantar a un rival a enormes velocidades, para que luego me juzgue un señor en su sillón…”. O quien toma su coche ir a trabajar o para irse con su familia de vacaciones. “Los pilotos son héroes y referencias para millones de aficionados en todo el mundo, y deben comportarse como tal” declaraba Todt con motivo de la sanción de Vettel. Entonces, por ejemplo ¿Carlos Sainz en Canadá fue un delincuente de la carretera? ¿O un ‘héroe’ luchando por ganar posiciones en una frenética primera vuelta?

"Ni le mires, ni le toques"

El caso de Vettel en Bakú es distinto, porque embestía deliberadamente a un rival durante una interrupción de carrera, tomándose la justicia por su mano, comportamiento inaceptable y sancionable desde cualquier punto de vista. Pero ¿cuál ha sido el precio final pagado por el alemán? Unos cuantos viajes a carreras de categorías inferiores para dar ‘cursillos’ y… una mayor ventaja sobre Hamilton en la lucha por el título. Porque si Vettel hubiera sido excluido de la carrera –como era lo suyo en el momento- no hubiera podido capitalizar los problemas que sufrió Hamilton con su reposacabezas.

Momento en el que Vettel se tiró a por Hamilton en el Gran Premio de Azerbaiyán.
Momento en el que Vettel se tiró a por Hamilton en el Gran Premio de Azerbaiyán.

Pero con todo el episodio de Bakú, la FIA se ha pegado otro tiro en el pie de su cada vez más intervencionista fiscalización del comportamiento de los pilotos en la pista. Una asfixiante burocracia ha destacado por su falta de consistencia en la aplicación de sus criterios sancionadores. pero desde un tiempo a esta parte con un principio básico castrante para un piloto: “Ni le mires, ni le toques”. Como si se buscara trasladar a los circuitos la etiqueta de las calles y carreteras.

Nadie pide la barra libre cuando está en juego la integridad de los protagonistas. Pero con semejante política se ha educado a la afición pública y aficionados a que todo incidente debe ser investigado y sancionado. No es igual el entorno de la élite de la velocidad, sus riesgos y presiones que el de la vida cotidiana. Luego queremos ‘héroes’, sí, gladiadores, pero que sus espadas sean de madera.

Un tiro por la culata de la FIA

“…A jugarme la vida cada vez que me subo a un monoplaza” decía estos días Fernando Alonso en un tuit. Y tiene toda la razón, aunque en esta época de fantástica seguridad en los monoplazas suene extraño. Pero esta es la esencia de un deporte tan singular, la clave de su éxito durante décadas: la lucha contra el riesgo y los rivales a velocidades y en circunstancias que solo unos privilegiados con talento pueden afrontar. Las que convirtieron en leyendas a Senna, Villeneuve y otros.

Tema aparte es que se utilicen a figuras retiradas como embajadores. Pero en piloto de Fórmula 1 en activo no es un futbolista ni un tenista, y la tendencia de los últimos tiempos está menoscabando ese carisma. Intentar explotar dicho carisma convirtiéndoles en modelos para el conductor medio no solo es un error, sino que tampoco consigue que ser algo ejemplificador, como ha demostrado el caso de Vettel. ¿Hasta qué punto Maurizio Arrivabene ha puesto los atributos de Ferrari sobre la mesa para evitar una sanción seria? En definitiva, un tiro que a la FIA le ha salido por la culata.

[Lea aquí más artículos de Fórmula 1]

“Debido a este incidente, el presidente Jean Todt ha dado instrucciones para que Sebastian Vettel no respalde acciones de seguridad vial hasta finales de año”, rezaba el comunicado de la FIA que ponía punto y final al incidente del piloto alemán en Bakú. ¿Héroes? Sigamos mezclando churras con merinas.

Dentro del Paddock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios