Educación: Mi hijo cree que todo esfuerzo es inútil. Está perdido y no tiene objetivos en la vida. Blogs de El consultorio psicológico del siglo XXI

"Mi hijo cree que todo esfuerzo es inútil. Está perdido y no tiene objetivos en la vida"

Algunos adolescentes sienten que el mundo no es justo y no merece la pena esforzarse. Un lector nos pregunta de qué manera puede ayudar a su retoño a ponerse en marcha

Foto: ¿Falta energía o motivación? (iStock)
¿Falta energía o motivación? (iStock)

"MI hijo, de 20 años, está completamente desengañado de la vida. Cree que el mundo es perverso, que atonta a las personas, que las utiliza para el enriquecimiento de unos cuantos. Cada vez le encuentra menos sentido al esfuerzo personal (hay que contar con que él es vago y desordenado por naturaleza) porque cree que todo esfuerzo es inútil. Se encuentra perdido y prácticamente sin objetivo en la vida. Cuando este año acabe lo que está haciendo, se quedará sin proyecto vital alguno. Yo ya no sé cómo convencerlo de que solo las habilidades que adquiera le ayudaran a defenderse en la vida, pero responde que todo es inútil. Adopta actitudes defensivas y se muestra agresivo ante cualquier intento de hacerlo reaccionar en el sentido de que debe esforzarse por obtener del sistema social lo que este puede ofrecerle sin convertirse en un esclavo. Temo que pueda caer en el torbellino de algún atractor nocivo. Rogaría algún tipo de consejo".

Hola. Por lo que leo en tu email, intentas ayudar a tu hijo tratando de convencerle para que se esfuerce más. Y parece que la estrategia no está funcionando. Por eso te voy a ofrecer una idea alternativa. ¿Y si abandonas la táctica de pedirle que se autoimponga obligaciones e intentas ayudar a tu hijo a buscar incentivos propios que le proporcionen impulso vital?

Muchos psicólogos sostenemos la teoría de que el sacrificio está sobrevalorado como explicación del éxito. En realidad, los seres humanos hacemos pocas renuncias. Los investigadores canadienses Marina Milyavskaya y Michael Inzlicht, por ejemplo, han publicado hace unos meses un estudio que mostraba que las personas exitosas apenas utilizan su fuerza de voluntad.

El final de este camino es una sociedad en la que uno presumía de haber llegado a donde estaba renunciando a actividades más placenteras

Mira a tu alrededor y quizás estés de acuerdo conmigo en que lo que realmente hacen aquellos a los que les va bien (laboral y personalmente) es dedicar tiempo y energía a disfrutar de determinadas tareas para las que tienen un don. Apenas tienen que rechazar tentaciones, porque las actividades que les apartarían de su camino no les agradan especialmente. Los individuos que pasan muchas horas en sus puestos de trabajo, los que estudian continuamente o los que hacen mucho deporte disfrutan en general de ello y prefieren esas ocupaciones a otras alternativas.

Desde la Revolución Industrial, sin embargo, se nos ha vendido la idea de que el éxito viene del sacrificio personal. Desde esa época, las sucesivas generaciones trasmitían a sus hijos la idea de que gracias al autocontrol podemos renunciar a las distracciones y labrarnos un futuro afanándonos en lo que no nos gusta hacer. El psicólogo de la Universidad de Florida Roy Baumeister analiza en sus libros las razones históricas que han popularizado esa idea. El nacimiento del cristianismo, el Renacimiento y la Reforma protestante, la Ilustración, el movimiento romántico y finalmente, el impacto del capitalismo la han ido apuntalando. Estos hitos nos han llevado desde la identidad asociada al linaje familiar ("¿Y tú de quién eres?", se pregunta aún en muchos pueblos) a la percepción de un yo individual en lucha contra el mundo. El final de este camino es una sociedad —en la que muchos de nosotros hemos sido educados— en la que uno presumía de haber llegado a donde estaba renunciando a actividades más placenteras gracias a su fuerza de voluntad. Esa es la táctica vital que muchos tenemos en la cabeza cuando empezamos a educar a nuestros hijos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El problema es que hoy en día parece muy difícil venderles esa estrategia. En su obra 'The Price of Privilege', la profesora de la Universidad de Stanford Madeline Levine muestra que en las últimas décadas los chavales crecen con un fundado escepticismo acerca de la eficacia del esfuerzo personal. Saben que la inmensa mayoría de los famosos actuales en cualquier área son ídolos que no han realizado ningún sacrificio. Triunfan porque han dedicado mucho tiempo y energía a hacer algo que les gustaba y después se han visto favorecidos por las circunstancias.

Por eso muchos autores buscan alternativas a esa educación basada en inculcar fuerza de voluntad. Podríamos resumir estas nuevas ideas, a nivel cognitivo, en sustituir el antiguo "tengo que…" por un "quiero…". Si ayudamos a los chavales a encontrar su propia motivación conseguiremos que muchas de las actividades necesarias para su éxito vital las lleven a cabo por impulso interno. Y eso reduciría las tareas tediosas al mínimo posible.

Todos somos bastante vagos y si tenemos siempre delante "estímulos nocivos", sucumbimos

Por ahí pueden ir los tiros de la estrategia que te propongo. Por un lado, creo que puedes echarle una mano a tu hijo ayudándole a interiorizar hábitos. Una frase atribuida a diversas escuelas de pensamiento dice "escoge la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable". Los automatismos vitales, la estructura de vida que marca nuestra cotidianeidad, influye en nuestra vida mucho más de lo que creemos. En un artículo reciente titulado 'The myth of self-control' el divulgador Brian Resnick nos conminaba a dejar de sobrevalorar el poder de la fuerza de voluntad. Este autor reúne ideas de autores recientes (Brian Galla, Kentaro Fujita, etc.) que muestran que si algo que nos atrae mucho más que lo que estamos haciendo está continuamente presente, acabamos por ceder a la tentación. Dicho en términos cotidianos: todos somos bastante vagos y si tenemos siempre delante "estímulos nocivos" (como tú les llamas) terminamos sucumbiendo. Por eso el autor propone que centremos nuestros esfuerzos en crear hábitos que aparten de nuestra vista las tentaciones. Es decir, que nos esforcemos en crear rutinas vitales que nos permitan no tener que esforzarnos luego.

Pero estos mismos autores admiten que nadie sostiene una vida basándose únicamente en automatismos. Es necesario, además, buscar motivaciones intrínsecas para que la mayoría de lo que hacemos nos resulte más estimulante. En este punto te aconsejo "salirte del marco" mental habitual para poder ayudar a tu hijo. Cuando hablamos de incentivos vitales, tendemos a pensar en la "motivación de logro". Desde que fue definido por Henry Murray, psicólogo de la Universidad de Harvard, este impulso para lograr los objetivos que nos hemos propuesto es el más popular en nuestra sociedad. Las personas que poseen motivación hacia el logro tienen un gran deseo de dominar ciertas habilidades, controlar personas o situaciones y llegar lo antes posible a niveles altos. Es un "impulso porque sí": los que la tienen aceptan los retos vitales porque se sienten incitados por ellos y prefieren siempre el éxito al fracaso.

El problema es que olvidamos que esta no es la única motivación del ser humano. Tendemos a buscarla en nuestros hijos y nos ponemos muy nerviosos si no la encontramos. Pero hay muchos más impulsos vitales que llevan a una vida satisfactoria y apartarían a tu hijo de la desesperanza. En su libro 'Motivación inteligente' la psicóloga Beatriz Valderrama define una gran variedad de acicates. Hay motivaciones como la exploración, la cooperación, la independencia, el hedonismo o la afiliación que tu hijo probablemente no se ha permitido experimentar aún. Te recomiendo fomentar esa búsqueda de "impulsos alternativos" a la tradicional motivación de logro. Si él (como tantos otros) es de los descreídos de la cultura del esfuerzo, quizás puedas ayudarle más promoviendo su exploración de caminos diferentes que le lleven hacia otros motores vitales.

Psicoterapeuta y divulgador. Intento echar una mano. A veces ayudando a la persona a cambiar la forma de procesar lo que le está sucediendo. Otras veces ayudándola a cambiar lo que le está sucediendo.Creo que el 90% de lo que nos preocupa no va a suceder nunca; que el humor y la ira son dos grandes recursos psíquicos infravalorados y que es buena táctica hacer un buen “casting” del prójimo antes de que los sentimientos nos atonten.Mi método se basa en que cada persona es (al menos) un mundo. Y en los momentos de crisis, cada persona es muchos mundos. Por eso aunque los síntomas sean universales, hay que buscar problemas y soluciones particulares. Twitter: @Luis_Muino

Envía tu consulta


Condiciones de uso de Consultorio sobre Ruedas

En cumplimiento con la normativa de protección de datos de carácter personal -LO 15/1999 y RD 1720/2007- los datos de carácter personal remitidos a través del formulario será tratados en el fichero denominado “USUARIOS WEB DE TITIANIA” notificado ante la Agencia Española de Protección de Datos con nº de registro 2060040405, titularidad de TITANIA COMPAÑÍA EDITORIAL, S.L. sito en la calle Virgilio, 25 – 1 A/D con código postal 28223 Pozuelo de Alarcón -Madrid- para la finalidad exclusiva de gestionar las consultas que nos efectúen a través de la sección MOTOR. En todo momento, puede ejercitar los derechos que se le reconocen -acceso, rectificación, cancelación y oposición- mediante comunicación al efecto a través del mail: info [@] elconfidencial.com.

De igual forma, al remitirnos su consulta acepta que ésta junto con la información suministrada sea comunicada a la entidad colaboradora para la finalidad descrita, autorizando, en su caso, la publicación de la misma en la sección o Página Web titularidad de la entidad editora.

Le informamos, igualmente, que no todas las consultas podrán ser resueltas por la entidad colaboradora, efectuándose una selección y publicación de las más importantes, en virtud del grado de interés que pudieren suscitar las mismas. En todo caso, las consultas serán resueltas con el máximo rigor y profesionalidad, no siendo vinculantes para las partes, recomendando que para mayores detalles, a la vista de la consulta o de los hechos del caso en concreto, pudieren dirigirse a profesionales del sector para un asesoramiento del mismo.

Para cualquier aclaración puede dirigirnos su consulta a través del correo electrónico dispuesto en la presente sección.

El consultorio psicológico del siglo XXI

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios