provocadora puesta en escena

Rammstein y la macabra idea de 'suicidarse' ante el público de París

Puede que sea un número de artificio más, pero que no deja indiferente. Desde hace unos conciertos el vocalista de Rammstein se 'inmola' en el escenario. Próxima parada: París.

Foto: Till Lindemann, vocalista de Rammstein, al final del 'Zerstören'.
Till Lindemann, vocalista de Rammstein, al final del 'Zerstören'.

Este domingo 12 de junio, Rammstein actuará en París y cuando esté terminando el tema llamado 'Zerstoren' (Destruir), el vocalista Till Lindemann se desprenderá del abrigo con el que estaba ataviado para simular una explosión en torno a su torso. La escena evoca de manera inevitable a una de las formas que tienen los terroristas de Daesh de inmolarse y seguramente, para este público parisino, suponga una escena sensible tras lo acontecido en otro concierto hace seis meses. ¿Provocación macabra, crítica o coincidencia?

[Lea otras noticias de Área Rock]

Rammstein y la macabra idea de 'suicidarse' ante el público de París

Rammstein, especialmente Lindemann, se ha caracterizado por ser un un grupo/artista muy provocador. Sólo hay que recordar el disco en solitario del cantante para conocer en qué terreno se encuentra más cómodo para expresar sus inquietudes. Provocar es fanfarronear, incitar, retar e insinuar, pero también es sinónimo de insultar y ofender. El arte, como interpretación real o imaginaria de la actividad humana, no huye del rincón de la incomodidad.

[La provocación de Lindemann]

Es cierto que detrás de la cultura sonora se encuentran, normalmente, reacciones de felicidad, vitalidad y energía; también de rabia o reivindicación; de calma y relax; o estados de ánimos relacionados con la tristeza y la pena. No es tan común toparse con una representación auditiva que genere desconcierto ante una aparente muestra de un temor occidental (recrudecido en el caso de París) o la reminiscencia de un acto trágico. Quizás, esta sensación es más fácil vivirla en la sala de algún museo de arte moderno o una obra de teatro del mismo género, no en un concierto. Aunque por otro lado, el circo que monta Rammstein en cada show es digno de la mejor representación escénica y este sea un número más...

“Quiero cuidar mis cosas
y todo lo demás reducirlo a cenizas.
Rompiendo, arrojando
aplastando, levantando.
Voy por la reja del jardín
y siento la necesidad, otra vez.
Debo destruir
pero sólo si no me pertenece.
Debo destruir
pero sólo si no me pertenece”.

Esta es la primera de las seis estrofas que componen el tema que fue creado en 2003 e iba dedicado al expresidente George Bush y su guerra de Irak. Originalmente su nombre fue 'Ankara' y nunca había sido interpretado en directo hasta esta gira, concretamente hasta el concierto del pasado 26 de mayo en Berlín. Desde entonces, han actuado en cinco ocasiones más y en todos han incluido el incómodo 'Zerstoren'. Este viernes 10 tocaron en uno de los festivales de rock por excelencia en Inglaterra, el Download (ex Monster of Rock, en Donington Park), fecha previa a la de la capital francesa.

["¡Que se vayan a la mierda todos los músicos!"]

Rammstein y la macabra idea de 'suicidarse' ante el público de París

En su país de origen, Alemania, el 'Bild' se ha preguntado si el gesto de Lindemann es una “patada” por su alusión a los “crueles ataques suicidas con el chaleco de explosivos”, una reacción que recuerda a la que hace décadas había cada cierto tiempo con el género del rock y el heavy metal, en algunos casos llegando hasta algún tribunal de justicia. A principios de los 80, por ejemplo, en EEUU, la defensa de un asesino en serie llamado Richard Ramírez señaló como culpable de sus actos a AC/DC puesto que cometía sus episodios criminales escuchando a la formación australiana. En 1985, también en el país norteamericano, se formó la Parents Music Resource Center que, a través de una financiación casi completamente por órganos religiosos, trató de censurar temas y canciones “sexualmente explícitas, excesivamente violentas, o que glorifican el uso de drogas y alcohol”. Uno de los casos más llamativos fue el 'Purple Rain' de Prince, a quien acusaban de incitar a la masturbación. A partir de ahí surgió la famosa etiqueta “Parental Advisory, Explicit Lyrics”. Hay un largo etcétera.

[Cuando negros y blancos se atrevieron a tocar juntos]

Dado que 'Zerstoren' nunca había sido interpretada en directo, parece que Rammstein ha aprovechado la 'moda' de Daesh para sacar jugo a su tema y causar mayor impacto entre sus fans. ¿Incita al suicidio? Superadas -por la mayoría de la sociedad- las dudas morales que había hace treinta o cuarenta años en relación al rock y el heavy, ahora parece más un tema de sensibilidad y respeto, según la aprehensión de cada asistente. Poniéndolo en contexto se trata 'sólo' de música, quizás provocativa ¿y de mal gusto?, y en eso de provocar, Rammstein son uno de los maestros del panorama musical.

Área Rock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios