La anécdota de Del Bosque con Piqué que explica lo que necesita España

A la Selección le fue muy bien con Del Bosque cuando no necesitó la intervención de un entrenador, de ahí la importancia de acertar con su sustituto, pues lleva tiempo necesitándolo

Foto: Del Bosque habla con Piqué durante el España-República Checa. (EFE)
Del Bosque habla con Piqué durante el España-República Checa. (EFE)

"Intenta soltar rápido el balón para así evitar que te silben". Este fue el consejo que Vicente del Bosque le dio a Piqué antes de un partido de España previo a la Eurocopa de Francia, cuando el jugador del FC Barcelona era sistemáticamente pitado por una gran parte de la grada cada vez que tocaba la pelota. "No se preocupe por mí, míster, que bastante tiene usted con lo suyo", fue la respuesta del central, quien por más que diga o haga está claro que seguirá siendo estigmatizado por quienes mezclan churras con merinas.

[Los siete pecados de una España con los mejores actores, pero sin guion original]

Sirva esta anécdota para explicar la gestión de Del Bosque, si se me permite la expresión, mucho más humana que técnica, pues, más allá de que el consejo del seleccionador fuera bien intencionado y seguro que valorado por Piqué, sabido es que el catalán no puede tocar rápido la pelota pues dejaría de ser el central que es. Un central importantísimo en la salida del balón desde atrás, precisamente lo que Italia le impidió hacer a España, de ahí que los españoles tuvieran que recurrir al pelotazo, a su vez el punto fuerte de los italianos con el muro Barzagli-Bonucci-Chiellini, y, para rematar, sin tener previstas, léase previamente entrenadas, las posibles segundas jugadas.   

Si no todos, pues seguro que habrá alguna excepción, la mayoría de los jugadores que han pasado por la Selección durante los ocho años que lleva Del Bosque al frente de la Roja tienen un gran aprecio personal por él, aunque mejor habrían hecho en demostrárselo con una mejor actitud (más en la concentración que en los partidos) y menos elogios, incluidos los que aconsejan públicamente una continuidad que el propio Vicente sabe que ya es inviable. "Lo que pasa, conviene", suele decir el salmantino, un técnico a la vieja usanza que cumplió durante su primera etapa, con un Mundial y una segunda Eurocopa que unir a la ganada con Luis Aragonés. Sin embargo, Vicente no supo -o quizá no le dejaron- retirarse a tiempo y ahora va a ser víctima de un linchamiento que por supuesto no merece.  

Del Bosque, contrariado con el juego de su equipo, mientras Conte, al fondo, da instrucciones al suyo. (EFE)
Del Bosque, contrariado con el juego de su equipo, mientras Conte, al fondo, da instrucciones al suyo. (EFE)

No le falta razón a Sergio Ramos cuando dice que "es fácil hablar de cambios desde el sillón con una bolsa de papas", aunque precisamente el gran problema de España es que no puede tener en el banquillo a alguien, no con una bolsa de papas, que solo mira, pero no ve. Tal y como dijo Marcelo Bielsa, "cuando un grupo no necesita recibir órdenes para hacer lo necesario porque tiene impulsos internos que resuelven esta necesidad, la intervención del entrenador no es necesaria". Y esto fue lo que ocurrió en España desde que Luis confió en los mejores, aunque no fueran lo más altos...

[Italia devuelve a España a la vida real]

Sin embargo, aquella etapa se acabó, y no ahora, sino antes incluso del Mundial de Brasil, la Selección necesitaba un entrenador con conocimientos y capacidad para liderar una regeneración que, a pesar de todo, sigue teniendo la ventaja de contar con unos excelentes futbolistas, de los mejores del mundo en todas las líneas. Es por ello que escuchar o leer nombres como el de Joaquín Caparrós como sustituto de Del Bosque deja claro que algunos aún no se han debido de enterar de en qué consiste el juego de España. Aunque, claro, si suena es que alguien -incluido el propio 'Jokin'- lo ha dejado caer. 

Que la era Del Bosque ha terminado es una evidencia, tanto como que el mejor seleccionador que podría tener España es Pep Guardiola. ¿Imposible? A día de hoy, sí, pero al menos el perfil del entrenador catalán -desde este viernes, en el banquillo del Manchester City- debería servir de referencia para que la Selección siga jugando como ha demostrado que puede y debe. ¿Candidatos? Haberlos, haylos. Se habla de Julen Lopetegui, quien cuenta con la ventaja de haber sido seleccionador sub 21, conocer la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y con experiencia en un club tan complejo como el Oporto. El guipuzcoano está libre, aunque negocia en Inglaterra una importante oferta del Wolverhampton que podría no tardar en cerrar. Suena, cómo no, Míchel, también sin equipo, lo mismo que Pepe Mel y Roberto Martínez.

Pep Guardiola, manteado por los jugadores del Bayern tras ganar la Copa de Alemania. (Reuters)
Pep Guardiola, manteado por los jugadores del Bayern tras ganar la Copa de Alemania. (Reuters)

Con contrato están Unai Emery, presentado este martes como nuevo entrenador del Paris Saint Germain, Ernesto Valverde (Athletic), Marcelino (Villarreal) o Luis Enrique (FC Barcelona), por citar algunos de los que mejores resultados han obtenido en los últimos años. Aunque puestos a dar nombres de futuribles, ahí están el 'comentarista' José Antonio Camacho e, incluso, Rafa Benítez, quien después de ser destituido como técnico del Real Madrid se marchó al Newcastle y ahora suena como recambio de Hodgson, el seleccionador inglés que dimitió tras la sonrojante derrota ante Islandia. 

"Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien", dijo el genial Groucho Marx. Paradójicamente, y bromas aparte, este es el gran error que podrían cometer en la Federación Española de Fútbol a la hora de fichar al sustituto de Del Bosque. Dejarse llevar por los nombres y no por los conocimientos, justo lo que necesita un grupo de jugadores con mucho talento, pero pocas ideas, tal y como dijo Antonio Conte, el verdugo de un buen tipo llamado Vicente.   

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios