Marc Crosas, cuando la seña de identidad de un fichaje es ser independentista catalán
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Marc Crosas, cuando la seña de identidad de un fichaje es ser independentista catalán

Al igual que le sucede a Guardiola con la posibilidad de ser seleccionador español, al nuevo jugador del Tenerife ya le ha pasado factura ser un declarado independentista catalán

Foto: Marc Crosas celebra un gol con los Leones Negros. (EFE)
Marc Crosas celebra un gol con los Leones Negros. (EFE)

El debate estaba recién inaugurado tras el fiasco de la Selecciónen la Eurocopa y la decisión de Vicente del Bosque de abandonar un cargo enel que llevaba varios años amortizado:¿Quién sería el mejor seleccionador español posible? "Para mí, Guardiola", dije yo sin necesidad de pensármelo dos veces, más que nada porque hacía un par de días que había escrito sobre ello en este mismo diario.

Mi respuesta, ingenuo de mí, estababasadaenun punto de vista puramente futbolístico, consciente deque hoy por hoy laopción de Pep es imposible, y al margen de que, mientras nadie me demuestre lo contrario el ahora técnico del Manchester Cityes español, requisito que (según parece)se antoja indispensable para reemplazar a Del Bosque. Sin embargo, y de ahí mi confesadaingenuidad, Guardiola fue automáticamente descartado, por no decir masacrado, por el resto de comensales,y no porque sea mal entrenador, sinopor su condición de independentistacatalán.

Claro que en eso se acercó un camarero -dicho sea de antemano, muy futbolero- y uno de los más enconados detractores de la opción Guardiola como seleccionador español le preguntó quién sería para él el mejor sustituto de Del Bosque. "Guardiola, por supuesto", fue su respuesta, para asombro general, aunque en mi caso fuera más un motivo de satisfacción, y no porque me diera la razón, sino porque me demostró que no todos los aficionados al fútbol están tan asquerosamente politizados como parece.

Foto: Joaquín Caparrós, durante su etapa en el Mallorca. (EFE) Opinión

"Te puedo contestar en catalán, castellano, inglés, francés e incluso ruso. Perono creo que me entendieras en ningún momento". Así respondióMarc Crosas, el centrocampista catalán que este martes fue presentado como nuevo jugador delCD Tenerife, al periodista que al hilo de su fichaje por el club tinerfeño escribió, tambiénen la red socialTwitter: "Me resulta curioso que @marccrosas firme por el @CDTOficial ...habrá aprendido castellano en México o hablará en catalán?".

Marc Crosas Luque (Sant Feliu de Guíxols, 1988)se formó en los equiposfiliales del FC Barcelona y llegó a disputar cuatro partidosoficiales con el primer equipo azulgrana,aunque ninguno en la Liga: tres en la Copa del Reyy uno en la Champions. Llega al Tenerife que dirige PepLluísMartíprocedente del Cruz Azul mexicano y antes jugó (como cedido) en el Olympique de Lyon (2007-08), el Celtic (2008-11) y el Nizhni ruso (2011-12), además de los también clubes aztecasSantos Laguna y Leones Negros.Sin embargo, Crosas se ha hechofamoso en los últimos años por su declarado independentismo catalán, de ahí la polémica suscitada al poco de conocerse su regreso al fútbol español y que ésta haya sido noticia.

"Sí, soy independentista", dijo Marc en una entrevista con eldiario 'Marca'. "Soy nacido en Girona y bilingüe. Mis abuelos son de Málaga y Madrid, si bien eso no quita el sentimiento catalanista que siempre tuve.Yo jugué con la sub 17, la sub19 y la sub21 y en ese momento para mí fue un orgullo estar entre los mejores del Estado. Soy catalán y, desde hace dos años, también mexicano.Nunca hablaré mal de España, mis antepasados son nacidos en España, pero yo soy catalán.Mi 'país vecino'es un gran país", insistió el futbolista que debutó en el Barça sustituyendo nada menos que aAndrésIniesta, aunque tuvo que marcharse al no tener sitio en el Camp Nou.

Curiosamente, es el propio Crosasquien asegura que"lo de mezclar fútbol y política es la mayor mentira que existe en España. Lo mezclan los aficionados, los periodistas y todo el mundo. El fútbol es política. El fútbol en España, especialmente durante la dictadura, fue usado políticamente. El Barcelona es el símbolo de Cataluña a nivel mundial". Normal entonces que la seña de identidad de su fichaje por el CD Tenerife haya sido su independentismo catalán, más allá de sus capacidades futbolísticas, que por supuesto las tiene, de ahí el interés del club canario por contar con él para el centro del campo.

El caso de Marc Crosas es el típico que da pie a la hipocresía de criticar a un futbolista por expresar libremente lo que piensa o siente, por más que tampoco resulte fácil entender afirmaciones como que"prefiero jugar con México que con España. Yo no quiero nada malo para España. Yo era el más feliz de todos cuando España ganó el Mundial. Si mi selección no puede jugarlo, quiero que gane España porque es la selección de mis amigos, aunque a mí no me represente".

Preguntado en otra ocasión por Gerard Piqué, Crosas también fue tremendamente sincero: "¿Qué queremos? ¿Que el futbolista nos aburra con tópicos y sin decir nada ? Cuando un futbolista se sale un poco de contexto decimos que es un jugador polémico. Si quieren que nos salgamos de los tópicos, que no nos critiquen después. Piqué quiere que el Madrid pierda siempre, como Guti dijo que no quiere que el Barcelona gane ni a las canicas. Son cosas de la rivalidad". No le falta razón a Crosas, aunque significarse tanto le ha costado ser más noticia por lo que dice en entrevistas, que por lo que hace sobre el campo. Veremos qué tal le va en el Tenerife.

Catalán Marc Crosas Independentismo