Florentino y los árbitros (de los que nunca habla): "¡Así, así, así no gana el Madrid!"

Al igual que si lo hiciera el del Barça, chirría que el presidente del Real Madrid apunte al estamento arbitral y quiera aprovechar la caída de Villar para mandar (también) en ellos

Foto: Florentino Pérez, junto a Juan Luis Larrea, presidente provisional de la RFEF, y Josep María Bartomeu, en el palco del Camp Nou. (EFE)
Florentino Pérez, junto a Juan Luis Larrea, presidente provisional de la RFEF, y Josep María Bartomeu, en el palco del Camp Nou. (EFE)

"No me gusta hablar de los árbitros. Que opine la gente desde fuera, se ve a simple vista". Quien así de falsamente comedido se mostró con la actuación del colegiado Hernández Hernández fue Lucas Vázquez, autor del gol del empate del Real Madrid ante el Levante en el Bernabéu, una jugada en la que, por cierto, pudo haber falta previa de su compañero Sergio Ramos que el árbitro no vio o no interpretó como tal. Sí, lo mismo sucedió en un claro penalti de Chema a Theo Hernández, pero no en el que anteriormente Kroos reclamó por falta, que no fue, del granota Rober Pier.

El caso es que, tercera jornada de LaLiga Santander y segundo empate consecutivo del Real Madrid en casa, casualmente ante los dos clubes de Valencia, y, al igual que Zidane con su misterioso "ahí pasa algo" tras la sanción de cinco partidos a Cristiano Ronaldo, críticas veladas, no ya a los errores arbitrales, sino a su presunta intencionalidad. "Yo nunca digo nada de los árbitros, pero creo que es un estamento francamente mejorable", señaló hace unos días Florentino Pérez, a quien cada vez que se deja entrevistar parece que no sólo hay que reírle las gracias para que se encuentre a gusto, sino que no se le puede rebatir ninguna respuesta porque se enfada. Claro que si se permitió la licencia de llamar la atención al juez Velasco por hacerle una pregunta que literalmente no le gustó...

Pero, yendo al fondo y no a las formas de la cuestión, chirría que el presidente del Real Madrid -ojo, igual que si lo hiciera el del FC Barcelona- se queje del nivel del arbitraje español, precisamente cuando los dos grandes son quienes habitualmente más se benefician de los errores que, efectivamente, los trencillas cometen. Eso sí, la verdad es que consciente o inconscientemente Florentino deja claro que los únicos partidos que le preocupan son los que enfrentan a madridistas y culés. "Hay veces que no están a la altura de la grandeza de un Madrid-Barça", dijo en los micrófonos de la SER, aunque luego pasa lo del Levante y sus jugadores no dudan en apuntar al árbitro, mientras las hordas florentinistas -que no necesariamente madridistas- se hacen eco e, incluso, se suman a las quejas.

[Lea más noticias del Real Madrid]

Al igual que muchos futbolistas o entrenadores que afirman no leer o escuchar lo que se escribe o dice de ellos, el señor Pérez insiste en que él nunca habla de los árbitros, aunque no sólo duda de su preparación, sino que se atreve a pedir "un reglamento en el que el infractor sea castigado". Según el presidente del Real Madrid, "aquí un jugador engaña al árbitro y no le pasa nada ni al jugador ni al árbitro", en clara alusión a la ida de la Supercopa de España disputada en el Camp Nou y el vergonzoso piscinazo de Luis Suárez, aunque él por supuesto negara que se refiriera a ello.

Hernández Hernández, en el momento de expulsar a Marcelo en el Real Madrid-Levante. (Reuters)
Hernández Hernández, en el momento de expulsar a Marcelo en el Real Madrid-Levante. (Reuters)

"A todo el que se equivoca hay que sancionarlo, incluido el árbitro", añade Florentino, al primero al que luego solo le gusta lo que dictaminan el Comité de Competición o el de Apelación si hacen lo que a él le conviene. Y es que, por esa regla de tres, ¿quién sanciona a quien se equivoca al sancionar o no sancionar a un árbitro? Además, si un jugador claramente engaña, ¿por qué se va a castigar al colegiado que ha sido engañado? "El VAR quitaría la discrecionalidad que hay en los árbitros", es quizás la acusación más grave que hace Pérez al estamento que sigue presidiendo el villarista Sánchez Arminio, pues da a entender que los árbitros se equivocan a conciencia.

Pero hay más: "Vamos a formar bien a los árbitros y a poner árbitros importantes en partidos importantes, no a árbitros jóvenes. Si tenemos a los dos mejores equipos del mundo en la Liga, hay que estar a la altura". Como puede verse, todo muy justo y muy democrático, como si un Leganés-Getafe tuviera que ser arbitrado por un colegiado joven o sin formar porque si se equivoca, qué más da, que se j... el Getafe o el Leganés, que bastante tienen con estar en Primera junto a Madrid y Barça.

Su petición de transparencia...

Pero no, no es casualidad que el presidente del Real Madrid hablara tanto de los árbitros e hiciera hincapié en su actual organización. "La justicia arbitral tiene que ser transparente. ¿Cómo ascienden los árbitros? ¿Cómo se designan los árbitros? ¿Cómo se juzga a los árbitros si se equivocan...? Aquí que hay mucho ocultismo y quizás sea el momento de dar un salto positivo en el tema de la mejora arbitral". Insisto, no es casualidad que Florentino pida todo esto justo cuando en la RFEF se está produciendo una situación en la que él también mueve sus hilos con Luis Rubiales, el presidente de AFE que pidió el voto para Villar. "Yo a Larrea no le he dicho que los árbitros traten mal al Madrid", replicó Pérez a un comentario del presidente en funciones de la RFEF. "Lo que digo es que no tenía sentido que se hablara del árbitro después de un partido tan grande como el Barça-Madrid. Ahora es un momento para dar un cambio en lo que es en la transparencia en el fútbol".

El presidente del Comité Técnico de Árbitros de la RFEF, Victoriano Sánchez Arminio, junto al presidente del Villarreal, Fernando Roig. (EFE)
El presidente del Comité Técnico de Árbitros de la RFEF, Victoriano Sánchez Arminio, junto al presidente del Villarreal, Fernando Roig. (EFE)

En un país en el que se hizo famoso el grito de "así, así, así gana el Madrid", ahora resulta que el que se queja de los arbitrajes es el Madrid. Está claro que aprovechando la caída de Villar, Florentino (también) quiere mandar en los árbitros, de los que dice que no habla, pero ahora les lanza una campaña al grito de "así, así, así no gana el Madrid". Como si el equipo más laureado del mundo y con la mejor plantilla de su historia necesitara de los árbitros para ganar a un recién ascendido como el Levante en el Bernabéu, donde el discurso victimista y conspiratorio del presidente se ha instaurado. Al menos lo ha hecho en ese fondo de animación que él maneja cual karaoke y desde el que se profirieron gritos de "fuera, fuera" o "hasta los huevos, estamos hasta los huevos" por la expulsión de Marcelo. Así está el patio.

Que Madrid y Barça se quejen de que pierden o no ganan un partido de LaLiga por culpa del árbitro es como pensar que Amancio Ortega se va a arruinar porque le roben en un Zara. Menos mal que muchos madridistas, y a buen seguro que la mayoría, no pierden la grandeza y, puestos a buscar explicación a los cuatro puntos cedidos en las tres primeras jornadas, prefieren señalar a Cristiano por quitarse la camiseta en el Camp Nou, a Ramos y a Marcelo por sus expulsiones en Riazor y ante el Levante, respectivamente, a la marcha al Chelsea de Morata, a quien sin Benzema se le echará aún más de menos y, quizás, a Zidane, pero no por hacer rotaciones, sino por hacerlas y que su equipo las note, señal de que algo falla. Pero, no, que ni Madrid (ni Barça) se quejen de los árbitros. Resulta gracioso, por no decir obsceno.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios