Rubiales, acusado de pegar a una mujer... y la razón es (casi) peor que el hecho

El dimitido presidente de AFE y promotor de una moción de censura contra Villar, a quien tanto apoyó para su reelección, también podría ser denunciado por malversación de fondos

Foto: Luis Rubiales, ex presidente del sindicato de futbolistas AFE. (EFE)
Luis Rubiales, ex presidente del sindicato de futbolistas AFE. (EFE)

Si usted tiene una edad, a buen seguro recordará a Pierre Nodoyuna y su perro Patán, protagonistas de 'Los autos locos', famosa serie de dibujos animados de Hanna-Barbera en la que ambos ideaban todo tipo de trampas para intentar ganar las carreras, aunque siempre fracasaban en el intento. Pues bien, el deporte español, y más concretamente el llamado 'Caso Federación', también tiene a sus particulares Pierre Nodoyuna y Patán, encarnados en las figuras de Iñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte, y José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes.

Quiero pensar que más por ingenuidad que por mala fe, aunque en cualquier caso para defender unos intereses, el ministro del gremio deportivo decidió prescindir de Miguel Cardenal al frente del CSD para, según sus propias palabras, intentar que hubiera una transición "honorable" y una salida "digna" de Ángel María Villar de la Federación Española de Fútbol (RFEF). Es por ello que le apoyara discretamente en la reelección, con la confianza en que apartara de la vicepresidencia a Juan Padrón y en su lugar nombrara a Luis Rubiales, presidente de la AFE, llamado a ser su heredero para el momento en el que el bilbaíno se fuera. Para ello, Lete tenía que ejercer de pacificador, de ahí que no pueda decirse que el tiro le saliera por la culata, aunque la inacción ha sido su peor decisión.

Y es que con lo que no contaba Méndez de Vigo, por más que estuviera avisado, es que el juez Santiago Pedraz llevara a prisión a los Villar, padre e hijo, y a ese espíritu nada santo que era Padrón. Fue entonces cuando debió presionar políticamente para que Villar dimitiera, algo que sí hizo de FIFA y de UEFA, además de hacer todo lo posible para repetir unas elecciones que fueron todo menos limpias. Como contraprestación, el suspendido presidente de la RFEF pide ahora explicaciones a Lete por su suspensión, con amenazas veladas de ponerle una denuncia por prevaricación, al tiempo que Rubiales le promueve una moción de censura al bilbaíno apoyándose en el CSD, de ahí el comunicado que éste se vio obligado a hacer para desmarcarse del dimitido presidente de AFE.

Galán tira la piedra y no esconde la mano

Pero, claro, los despropósitos no terminan ahí y siempre puede ser peor. La noticia la adelantó 'El Confidencial': 'El candidato a suceder a Villar, acusado de agredir a la arquitecta que reformó su casa'. Este fue el titular de una información que varios medios teníamos, pero ninguno se decidía a publicar, algunos frenados por el protagonista, quien, por cierto, también ha denunciado a su denunciante. Ya conocen el dicho futbolístico: la mejor defensa es un buen ataque.

Fue MIguel Ángel Galán, presidente del Centro Nacional de Formación de Entrenadores (CENAFE), quien tiró la piedra sin esconder la mano. Según él, Rubiales dimitió de la AFE por lo que él dio en llamar el 'Caso Arquitecta', en referencia a la denuncia que figura en el Juzgado número 11 de Valencia con el número de procedimiento 1372/2017. Galán asegura haber hablado con la denunciante, quien le confirmó no solo la denuncia que le puso animada por una testigo de los hechos que le acompañó a comisaría, sino que se encuentra a la espera de que le vea el forense para poner fecha al juicio, pues lo que en un principio era un delito de faltas pasó a ser un delito de lesiones. Según la denunciante, la supuesta agresión de Rubiales le provocó una hernia por la que está de baja e incluso podría obligarle a pasar por el quirófano.

Aunque en la esperpéntica rueda de prensa posterior a la Asamblea de AFE el abogado de sindicato, Ángel Rodríguez, quiso restar importancia al 'Caso Arquitecta', este asunto fue tratado a petición de los propios futbolistas. A diferencia de lo que hizo ante los medios, Rodríguez reconoció ante los asambleístas reunidos en un hotel de Madrid que "es verdad que se acordó contratar los servicios de un despacho de arquitectos para que hiciese un estudio de necesidades, una cuestión primaria (...) y para eso se creó una comisión de la que formaban varias personas de AFE, pero en la que no estaba Luis Rubiales, quienes mantuvieron reuniones con ese despacho de arquitectura, se le hizo un encargo y se abonó una cantidad".

Y prosiguió el abogado del sindicato, por cierto, testigo de la presunta agresión de Rubiales: "Pasados dos o tres meses, esta persona no entregó ningún trabajo y se procedió a reclamarle la devolución de ese importe, que se encuentra desde el verano o así reclamado judicialmente, al igual que la rescisión de ese contrato". ¿Ustedes se lo creen? Yo tampoco, sobre todo cuando Rubiales, siempre según la versión de la denunciante, también le encargó la reforma de su casa y el único dinero que recibió la arquitecta fue de AFE y no de su presidente.

"No tiene nada que hacer. Deberá defenderse cuando salga este escándalo y se tendrán que hacer unas elecciones limpias", dijo hace unos días Miguel Ángel Galán, quien ahora confirma que espera recabar pruebas para ir a la Fiscalía Anticorrupción en vista de que la denunciante, la mencionada arquitecta de Valencia a la que la AFE había encomendado el proyecto de la llamada Casa del Futbolista, además del propio Rubiales la reforma de su vivienda particular, asegura que no firmó ningún contrato, que incluso adelantó dinero para comprarle el material de la obra a su vecino y ahora "tiene miedo y está asustada”.

Luis Rubiales, entre Jesús Díaz Páramos y David Aganzo, el día que anunció su dimisión de AFE. (EFE)
Luis Rubiales, entre Jesús Díaz Páramos y David Aganzo, el día que anunció su dimisión de AFE. (EFE)

Prueba su propia medicina

Cambiando de tercio, resulta cuanto menos curioso que Rubiales se queje de que la fecha de la Asamblea de la RFEF fijada para el 16 de enero se haya decidido "de manera unilateral y sin contar con la Junta Directiva por el presidente interino, Juan Luis Larrea", lo cual, según él, "cercena los derechos de voto de muchos asambleístas evitando su concurrencia y participación en un día en el que hay competición programada de Copa, así como, jornada liguera de fútbol sala". ¿Saben cuándo convocó Rubiales las últimas elecciones a la AFE? Pues sí, con todos los futbolistas de vacaciones, es decir, desperdigados por el mundo y preocupados de todo, menos de votar.

Además, ruboriza que quien fuera vestuario por vestuario pidiendo el voto para Villar, ahora diga que "hay que garantizar y facilitar el derecho al voto y no entorpecerlo y dificultarlo. La votación en la que se puede elegir a un nuevo presidente del fútbol español tiene que ser democrática y favoreciendo la participación, y con esta convocatoria, el resultado quedaría totalmente desvirtuado al promover la falta de asistencia de tan importante número de asambleístas. Recordemos que la falta de asistencia equivale a un voto negativo y quien convoca es parte interesada en que así sea". Toda la razón, ahora que le interesa.

Por todo esto, Rubiales presentó simultáneamente recursos ante la Comisión Electoral de la RFEF y ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), para que, "a la mayor brevedad se corrija esta anomalía y así la votación se desarrolle por cauces democráticos propios de un Estado como el español. Ha de realizarse un lunes por la tarde (día habitual de descanso) sin que en dicha fecha se vea comprometida la asistencia de ninguno de los 139 miembros que forman parte de la Asamblea General de la RFEF, ya que con la elección de la fecha actual, y de manera consciente, se imposibilita y cercena el derecho al voto de muchos asambleístas, y se deja de manifiesto la enorme falta de respeto y consideración hacia el fútbol sala y resto de asambleístas afectados". Lo dicho, lástima que la misma pulcritud democrática no la tuviera el granadino cuando presidía la AFE o ahora cuando se niega en rotundo a repetir unas elecciones que él, mejor que nadie, sabe cómo fueron.

Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la RFEF, y José Ramón Lete, presidente del CSD. (EFE)
Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la RFEF, y José Ramón Lete, presidente del CSD. (EFE)

Apoyado por cinco imputados

Cabe recordar por último que Rubiales presentó una lista de avalistas en la que figuran cinco dirigentes imputados en el marco de la operación Soule. Tal y como explicó Rafa Fernández en 'Onda Cero', se trata de José Ángel Peláez, presidente de la territorial cántabra, para quien Larrea se inventó una comisión de Tercera división; el de La Rioja, Jacinto Andrés Alonso, conocido por el rey de los seguros gracias a Villar, al que le presenta la moción de censura tras perder su paga de 3.000 euros al mes por una comisión que no se sabe muy bien para qué es; el de Ceuta, Antonio García Gaona, a quien recientemente visitó Larrea para inaugurar la Ciudad del Fútbol de Ceuta con una placa que lleva el nombre de Villar; el de Melilla, Diego Martínez, investigado en la Soule al que Villar le dio en su día la comisión de fútbol playa con un presupuesto anual de más de medio millón de euros; y el de Murcia, José Miguel Monje, al que Larrea le ha dado dos partidos de la Sub 21 en Cartagena y Murcia y apoyó a Villar a cambio del partido de la Selección contra Colombia.

Estos cinco barones territoriales podrían ser todavía suspendidos por el CSD, que pidió hace meses que el TAD les abriese expediente, pero eso no parece importarle ahora a Rubiales. "Estoy satisfecho de todas las personas que me han mostrado su apoyo", señaló Luis este fin de semana en una entrevista concedida a la agencia 'Colpisa'. "La presunción de inocencia debe ser máxima..Además, conozco algunas de las cuestiones que están en el auto y quedarán en nada o en una sanción administrativa", añadió sobre estos cinco imputados, es decir, en la misma situación que Villar, pero sin haber estado unos días entre rejas.

A ellos hay que sumar a Rafael del Amo, presidente de la navarra, a quien Larrea dio una comisión de fútbol femenino; Pedro Rocha, de la extremeña, al que el presidente en funciones le concedió la comisión de fútbol sala; Miguel Bestard presidente del fútbol balear, 'agraciado' con un partido del Europeo femenino; y Antonio Suarez, presidente del fútbol canario y fiel escudero de Padrón durante más de tres décadas, el más veterano de todos y que siempre destacó la honestidad de Villar, a quien ahora presenta una moción de censura. ¿Cómo era eso de que Roma no paga traidores?

Como muy bien apunta el editorial de 'Iusport.com', "el auto del juez Pedraz, más allá de su análisis estrictamente jurídico (no todo lo allí reflejado es delito, pero casi todo sí es moralmente ilícito), es tan demoledor sobre el modo de funcionamiento de las federaciones deportivas en cuanto a deficiente aplicación del principio constitucional de la 'democracia interna', que ya nadie puede mirar para otro lado. Sobre todo cuando, ni queriendo, puede eludirse esta afrenta colectiva del deporte español, y de España, a nivel internacional". Pues bien, veremos si de una vez por todas Méndez de Vigo y Lete hacen algo de fundamento y dejan de parecerse a Pierre Nodoyuna y Patán en esta carrera de locos en la que solo nos faltaba un candidato a presidente de la RFEF denunciado por agredir a una mujer, aunque lo peor (si cabe) son las presuntas causas.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios