Es noticia
La ventaja de Zidane: no ser el "tío gordo" al que los jugadores y Florentino traicionaron
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

La ventaja de Zidane: no ser el "tío gordo" al que los jugadores y Florentino traicionaron

Pese a llevar tan solo un punto más en Liga que Benítez y apelar a la falta de gol como única razón a la falta de juego del Madrid, Zizou no engaña y son otros los que lo hicieron con él

Foto: Zidane, durante el partido de Champions entre el Real Madrid y el Borussia Dortmund. (Reuters)
Zidane, durante el partido de Champions entre el Real Madrid y el Borussia Dortmund. (Reuters)

"Estoy muy contento por el partido y muy decepcionado por no marcar". "En general estoy satisfecho con el juego, el esfuerzo físico ha sido tremendo y nos ha faltado el gol". "El año pasado metíamos un gol en el último momento y ahora no lo metemos". "¿Peor juego? No lo creo. Lo que cambia es el gol". "Jugamos muy bien, pero no ha querido entrar el balón. No va a cambiar nada". "El gol es lo más difícil. Tuvimos ocasiones, pero no ha querido entrar y ya está". "La solución es trabajar de cara a portería. No hay que pensar más allá". Podría seguir, pero creo que son suficientes.

Todas estas explicaciones —si por tal pueden considerarse— sobre por qué al Real Madrid le está costando esta temporada ganar muchos de sus partidos las dio Zinedine Zidane. Como puede comprobarse, para el francés, incapaz de analizar el juego, el único problema que tenía su equipo era la falta de puntería, justo lo que recuperó ante el Sevilla, al que le metió cinco goles en 45 minutos. Hace tiempo que sostengo la teoría de que los entrenadores que no saben por qué ganan, difícilmente sabrán por qué pierden, de ahí que sea tan habitual que recurran a tópicos u obviedades. Si nos ceñimos a cuestiones tácticas, este puede ser el caso de Zidane, aunque Zizou es lo suficientemente humilde, además de inteligente, para no atribuirse méritos que sabe que no le corresponden, de ahí el respaldo incondicional de sus jugadores, que no tanto de un presidente y su prensa más servil, donde tan pronto se ensalza a Pintus, su preparador físico, como se le cuestiona, por no hablar de la llamada segunda unidad, ahora vale, ahora no vale, o la importancia —o no— de Casemiro.

Foto: Zidane habla con James Rodríguez durante el partido de Liga contra el Villarreal en el Bernabéu. (EFE) Opinión

Fueron aquellos que necesitan encumbrar al que gana y enterrar al que no lo hace, incapaces de analizar el juego al margen del resultado, quienes se empeñaron en vender al francés como lo que no es y que él mismo reconoció cuando recibió el premio 'The Best'. "Sois vosotros los que habláis de eso. La pregunta es si soy el mejor entrenador del mundo y digo que no. Hay otros que son mejores. Si dentro de diez años estoy entrenando y ganando, hablamos, pero de momento no. ¿Mejor jugador? No lo sé, jugué al fútbol 35 años, y entrenando 18 meses, hay una diferencia". Chapeau, monsieur Zidane.

Sobre Zizou he llegado a leer que "no se le reconocen sus conocimientos tácticos. Al tímido personaje se le elogia su capacidad de gestión y su habilidad para comunicarse con la Prensa. Son dos sangrantes contradicciones que ayudan a la instauración de un tópico, el de Zidane como amable gestor de grupos (...) Se agrandaba el tópico: Zidane es más gestor que entrenador. No es cierto". Vamos que sí lo es, basta con hablar con quienes saben de fútbol para confirmarlo. "Puede que el técnico francés no presuma de sus conocimientos, pero sus méritos son indiscutibles. Pocas veces un rookie como él ha dirigido con tanto éxito a un equipo tan exigente como el Madrid. Lo ha hecho con mano izquierda, excelente gestión de la plantilla y una amplia mayoría de decisiones convenientes". Confirmado: primero los indiscutibles resultados y después unos elogios que el propio protagonista se sacude como las vacas las moscas con el rabo.

placeholder Rafa Benítez y Florentino Pérez, durante el tradicional almuerzo de Navidad de hace dos años. (EFE)
Rafa Benítez y Florentino Pérez, durante el tradicional almuerzo de Navidad de hace dos años. (EFE)

Los números de Zizou y Benítez

No, Zidane no presume de sus conocimientos técnicos porque él no engaña. Esto es algo que sus futbolistas agradecen, de ahí que no parezca probable que a él le pueda suceder lo que su antecesor, a quien claramente el vestuario le hizo la cama. Cabe recordar que después de las 15 primeras jornadas de Liga, los números de Rafa Benítez eran 9 victorias, 3 empates y 3 derrotas, con 32 goles a favor y 13 en contra. En ese mismo periodo liguero, Zidane lleva 9 victorias, 4 empates y 2 derrotas, con 30 goles a favor y 11 en contra. Es decir, tan solo un punto más y la misma diferencia goleadora, aunque en la cuarta posición y a nada menos que 8 puntos del invicto FC Barcelona.

Sin embargo, Benítez tuvo las horas contadas desde que en el Clásico disputado el 21 de noviembre, su equipo cayera por 0-4 y el Bernabéu gritara "¡Florentino, dimisión!”. Por cierto, en menos de dos semanas, el Barça visita Chamartín. Por más que Pérez le ratificara hasta en tres ocasiones, el madrileño estaba sentenciado, pues su destitución también sirvió para tapar el histórico error cometido en la Copa del Rey con la alineación indebida de Cheryshev ante el Cádiz.

"Benítez es la solución. Los jugadores le apoyan totalmente y nosotros también. Hay que dejarle trabajar", dijo el presidente con su habitual desfachatez, pues 'off the record' no dudaba en rajar del "tío gordo este" como cuentan testigos presenciales que en alguna ocasión llamó a Benítez. "Zidane no le sustituirá, aunque lo digan los periódicos", afirmó Florentino cuando la destitución del técnico madrileño era un clamor. "Lo demás es querer desestabilizarnos y no lo voy a permitir. ¿Una campaña contra mí? Lo creo yo y lo cree todo el mundo", sentenció.

Florentino Pérez destituyó a Rafa Benítez 215 días después de presentarlo, compareció ante los medios sin rastro del técnico cesado y en compañía de su sustituto, Zidane, del que destacó que era "una de las figuras más grandes de la historia del fútbol" y, sí, literal, "sabe lo que significa estar al frente de la primera plantilla". Benítez habló de una campaña contra Florentino, contra el Madrid y contra él mismo, aunque en realidad fue el presidente quien la hizo contra él sin darle tiempo para intentar revertir la situación.

placeholder Zidane, junto a su ayudante Belloni, durante el partido de Liga contra el Sevilla. (Reuters)
Zidane, junto a su ayudante Belloni, durante el partido de Liga contra el Sevilla. (Reuters)

En el Castilla, no y en el Madrid, sí

Llegó Zidane y en menos de tres años pasó de estar suspendido cautelarmente para entrenar al Castilla en Segunda B a recibir el citado premio 'The Best' que concede la FIFA al mejor entrenador de la temporada, la segunda del galo en el banquillo del Real Madrid, tiempo en el que ha conquistado siete títulos de nueve posibles y que en breve pueden ser ocho de diez, pues los blancos disputan el Mundial de Clubes y parten como grandes favoritos.

Pero no, Zidane no engaña a nadie. Así lo valoró el veterano Julio Álvarez, excompañero del francés en el Real Madrid, cuando en el programa de 'Teledeporte' Fast Fut 123 le pregunté por cómo se explica que Zizou no lograra ascender a Segunda al Castilla y por contra llevara al Madrid a lo más alto siendo un novato. Según el capitán del Numancia, la cuestión es que el francés "como jugador de primer nivel que ha sido, ha vivido en primera persona todo lo que viven sus futbolistas, de ahí que le resulte más fácil sintonizar con ellos".

Foto: Zidane y Florentino en la presentación del técnico. (Foto: EFE) Opinión

A partir de ahí, y dada la enorme calidad individual que tienen todos sus jugadores, desde Sergio Ramos a Benzema pasando por Kroos, Modric, Isco, Asensio o Cristiano, él los junta y ellos se apañan, aunque esta temporada les esté costando más encontrar el gol, la única explicación que se le ocurre a Zidane cuando no gana. No pidan peras al olmo, ni argumentos futbolísticos a Zizou.

Zinédine Zidane