El informe que toma a los futbolistas por tontos y a sus mujeres por cazafortunas

El informe que toma a los futbolistas por tontos y a sus mujeres por 'cazafortunas'

La 'Guía PKF ATTEST para deportistas profesionales' apadrinada por la AFE, ayuda a "cómo no perder la mitad de lo ganado por el camino" y alerta a los futbolistas del peligro de casarse

Foto: Guía PKF ATTEST para deportistas profesionales
Guía PKF ATTEST para deportistas profesionales

Según un estudio elaborado por la empresa especializada en asesoramiento fiscal deportivo PKF ATTEST y apadrinado por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), los jugadores profesionales llegan a perder a lo largo de su carrera deportiva más de un tercio del dinero que han ganado. De hecho, según el mismo informe, se calcula que alrededor del 60% hacen alguna inversión empresarial en la que pierden el 100% de lo invertido. Podría dar nombres de futbolistas por todos conocidos que lapidaron gran parte o incluso toda su fortuna, pero tampoco es cuestión de señalar a ninguno. Bastante tienen con haber arruinado esa vida que tan acertadamente Marcelo Bielsa definió de "millonarios prematuros".

En la 'Guía PKF ATTEST para deportistas profesionales (y cómo no perder la mitad de lo ganado por el camino)' que el sindicato de futbolistas españoles ha puesto a disposición de sus afiliados por 9,95 euros "se pueden encontrar las claves para no cometer errores con un alto coste económico", aunque la mayoría de las recomendaciones están basadas en el sentido común y, lo que es peor, con un toque machista cuando hace referencia a las mujeres de los futbolistas, a las que se les llega a calificar de "cazafortunas". Además, se omite que también hay mujeres futbolistas, aunque desgraciadamente es verdad que para la inmensa mayoría de ellas el profesionalismo aún está muy lejos de ser una realidad.

Es cierto que nunca está de más recordar lo evidente, pero leyendo la guía da la sensación de que se toma a los futbolistas por tontos, algo que en algunos casos resulta complicado replicar, aunque en este caso resulta incomprensible al estar por medio precisamente su sindicato. Así, se les recomienda que los padres, en la mayoría de los casos sin ninguna preparación, no sustituyan ni la figura ni la labor de los asesores o representantes, al tiempo que se les alerta del peligro de los agentes tóxicos, quienes en realidad hacen de intermediarios, de ahí que antepongan la comisión al interés del futbolista. Sí, a menudo, los agentes cobran de los clubes y por ello prefieren no enemistarse con éste, aunque esto lo saben de sobra todos los futbolistas y solo sucede en Primera y no siempre en Segunda división.

Tampoco falta una referencia a la Agencia Tributaria, de la que se alerta que es muy beligerante con estructuras complejas y tributaciones en territorios 'offshore', algo que tampoco la mayoría de los futbolistas profesionales españoles pueden si quiera plantearse. "Hay que huir de los asesores que presentan rocambolescas soluciones para pagar menos", advierte el estudio, sin duda un consejo que les habría venido bien seguir a los que han tenido y tienen problemas con Hacienda.

Hay que pagar impuestos "por una pasta"

"Un futbolista sabe perfectamente lo que está haciendo su asesor fiscal", asegura en 'El Mundo' Álvaro Domínguez, precisamente prologuista junto a Iago Aspas de esta guía, lo cual no deja de resultar un poco contradictorio. "Un asesor no toma la iniciativa de hacer las cosas mal sin contarle al jugador los riesgos que conlleva. Si delinque, es con el permiso del jugador", añade el exjugador de Atlético de Madrid y Borussia ​Mönchengladbach, retirado a los 27 años por una lesión.

Sin embargo, según PKF ATTEST, el futbolista suele desconocer que "por las cifras que maneja un problema fiscal puede convertirse, fácilmente, en un delito fiscal”, máxime ahora que algunos, eso sí, una minoría, “consiguen más rendimientos a través de contratos publicitarios que de su propia actividad”. Hay que asumir que el futbolista “gana una pasta y que debe pagar impuestos por una pasta”, señala el informe que la Cadena 'SER' adelantó en su página web. "Un futbolista sabe perfectamente lo que hace su asesor fiscal", afirma el mencionado Domínguez.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con la camiseta del Atlético de Madrid femenino junto a la capitana, Amanda Sampedro. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con la camiseta del Atlético de Madrid femenino junto a la capitana, Amanda Sampedro. (EFE)

Unas recomendaciones machistas

Claro que el punto más polémico de este informe que AFE ha puesto a disposición de sus asociados llega cuando se 'alerta' a los futbolistas de la altísima tasa de divorcios que hay, de ahí que las recomendaciones se extiendan al ámbito de la relación entre el jugador y su pareja. Así, se advierte de posibles “cazafortunas” y se destaca que en general el futbolista desconoce las obligaciones de índole económico que tiene el matrimonio, de ahí que se recomienda el régimen de separación de bienes, así como contratos prematrimoniales que dejen por escrito aspectos como una eventual pensión, indemnización, o cantidades para los hijos. Incluso se advierte que una pareja de hecho puede tener consecuencias económicas. "El futbolista se casa muy pronto, es muy ingenuo y a menudo con personas que no conoce mucho", dice el mencionado Álvaro Domínguez.

"Que se lo digan a las mujeres de futbolistas de Segunda B que cambian de ciudad con sus maridos cobrando 1.200 euros de media al mes", comenta la pareja de un exfutbolista que ha vivido esta situación y que, como a todas las que han tenido conocimiento de este informe, lo cataloga de machista. Y es que lo paradójico del hecho de que la 'Guía PKF ATTEST' la apadrine AFE es que no fue hasta junio de 2016, es decir, hace tan solo año y medio, cuando el sindicato que ahora preside David Aganzo aprobó la incorporación a sus bases del fútbol femenino profesional. Lo hizo en la Asamblea General celebrada en Valencia y un mes después Carmen Menayo, Laura del Río y Mar Ruiz fueron las tres primeras futbolistas españolas que se afiliaron. Claro que, por desgracia para ellas y las que han venido después, las mujeres no tienen los mismos sueldos o fichas que los hombres, de ahí que poco puedan invertir y, por tanto, perder.

Tampoco está de más recordar que en abril de 2014 las asociaciones, no solo de futbolistas (AFE), sino también de jugadores de baloncesto (ABP), de balonmano (AJBM), ciclismo y fútbol sala no acudieron a una reunión convocada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a la que estaban invitados otros colectivos de deportistas y entrenadores para hablar de la futura ley del deporte profesional, lo que llevó al entonces presidente del CSD, Miguel Cardenal, a solicitar por carta a los Luis Rubiales, Alfonso Reyes, José Rodríguez o Antonio García Plata "los motivos por los que exigían una reunión específica y la razón por la que esa petición suponía la exclusión del encuentro de las asociaciones de deporte femenino".

Que el deporte, pero especialmente el fútbol, sigue siendo bastante machista es algo que no puede negarse. Sobre todo mientras haya ejemplos como los aquí descritos y comentados que impidan decir lo contrario y casos tan escabrosos como el que afecta al expresidente de AFE y aspirante a dirigir la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, pasando por lo sucedido con Enrich y Luna, jugadores del Eibar, y, muchísimo más grave aún, los tres jóvenes futbolistas de la Arandina, en prisión tras ser acusados de abusar de una menor. Si no se miden las palabras, es más difícil medir los actos, y la llamada violencia de género no es ninguna broma machista. Están en juego la dignidad e, incluso, la vida de las mujeres.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios