La única razón por la que Griezmann se irá del Atlético (y es más que entendible)

Como dijo Idan Ofer, el israelí que desembolsó 50 millones por el 15% del Atlético, el club madrileño es "una propiedad privada", de ahí que Griezmann solo vea su marcha como un negocio

Foto: Griezmann, con el Cholo Simeone, antes de la rueda de prensa de un partido de Champions. (Reuters)
Griezmann, con el Cholo Simeone, antes de la rueda de prensa de un partido de Champions. (Reuters)

"Nadie puede comprar el Real Madrid y el Barcelona porque pertenecen a sus aficionados, así que el Atlético de Madrid es lo mejor que puedes encontrar con propiedad privada". Estas declaraciones podría haberlas hecho el difunto Jesús Gil y Gil -presidente del Atlético entre 1987 y 2003- cuando en 1993 se hizo con el control del club tras la conversión de éste en Sociedad Anónima Deportiva. Sin embargo, tan cruda afirmación pertenece a Idan Ofer, el millonario israelí del grupo internacional Quantum Pacific Group que invirtió 50 millones de euros para hacerse con el 15% del Atleti

Tras la muerte de su padre en 2004, Miguel Ángel Gil Marín heredó el 56% del capital del club rojiblanco y se convirtió en su máximo accionista, además de seguir como consejero delegado, un cargo que aún desempeña. Gil Marín mantuvo intacto su porcentaje hasta que un nuevo socio entró a formar parte del Atleti, en una ampliación de capital que redujo su cuota por primera vez. Fue en enero de 2015, cuando el empresario chino Wang Jianlin, dueño del conglomerado Wanda que da nombre al nuevo Metropolitano, desembarcó en el accionariado con una inversión de 45 millones que le daba el 20% de su capital social, ahora diluido hasta el 17%.

Como se destacó en los medios especializados, el aumento de las cantidades ilustra el crecimiento del club colchonero en las últimas temporadas, con un incremento de su valoración superior a los 100 millones en poco más de dos años. El propio Ofer, cuya fortuna se estima en más de 2.000 millones de euros, explicó a su llegada que percibía "un gran potencial como negocio en el fútbol". También dijo que veía al Atlético "como un club especial", aunque esto poco o nada importa en los negocios.

El principal afectado fue Enrique Cerezo, presidente del club desde 2003 y vinculado al club como vicepresidente desde 1987, pues en menos de tres años ha pasado de ser el segundo al cuarto mayor accionista de la entidad, ya que su cuota de acciones ha descendido hasta ubicarse en torno al 15%. El porcentaje restante del capital social del club -alrededor del 3%- se encuentra en manos de accionistas minoritarios, cuyo peso se ha reducido de forma progresiva, a causa de las recientes ampliaciones de capital.

Cuando el escudo es más un logo

“Cuando a la gente le cambias tantas cosas, al final no se identifica con nada", soltó el capitán del Atlético de Madrid, Gabi, sobre el polémico cambio del escudo. A los aficionados del Atlétii no es que les hayan cambiado cosas, sino que directamente se las quitaron. El sentimiento sigue vivo, sí, pero, les guste o no, su querido club es, como dijo Ofer, "de propiedad privada". Por ello, aunque sea duro decirlo y aún más aún escucharlo, no sé de qué se extrañan cuando se enteran que Griezmann se marchará al Barça, quien ya ha comunicado a los dueños del Atlético que pagará su cláusula de rescisión de 100 millones de euros.

Griezmann celebra un gol con la Real en Anoeta. (EFE)
Griezmann celebra un gol con la Real en Anoeta. (EFE)

La Real, su casa y con 13.774 accionistas

Antoine ya se fue de la Real Sociedad, equipo del que es canterano pese a ser francés, pues cabe recordar que llegó a Zubieta con 14 años y allí permaneció durante diez. Además, al contrario que el Atlético, el club donostiarra sí que es de sus aficionados. La Real cuenta con nada menos que 13.774 accionistas y en ningún caso el mayor de ellos puede tener más del 2%. Es decir, que al menos los hinchas del equipo txuri urdin tenían argumentos para pedirle a Griezmann que no se fuera. Eso sí, a los 30 millones que el Atleti pagó por él en el verano de 2014 se sumarán ahora otros 20, pues en su traspaso se incluyó un 20% más de una posterior venta.

"En ningún momento hemos negociado por Griezmann y no tenemos ninguna intención de hacerlo", rezaba el comunicado con el que Miguel Ángel Gil quiso salir al paso de las declaraciones realizadas por Josep Maria Bartomeu, Guillermo Amor y Luis Suárez desde el FC Barcelona. Es evidente que, tal y como se ha disparado el mercado futbolístico, 100 millones por el delantero francés no son demasiados, sobre todo cuando costó 30 y el Atlético solo ingresará 80. Pero su deseo de irse es tan evidente como entendible, de ahí que la supuesta oferta de 20 millones por temporada que le habría hecho Miguel Ángel Gil me suene a un brindis al sol.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios