ELEGANTE COMO JUGADOR, TÉCNICO Y PERSONA

La inteligencia de Del Bosque para decir 'no' al Gobierno sin salir escaldado como Ramos

Hace justo dos años, Pedro Sánchez tanteó al exseleccionador para entrar en política, pero Vicente no quiso entrar en estos terrenos. Su despeje fue elegantísimo, como siempre

Foto: Vicente del Bosque, durante un acto tras dejar de ser seleccionador nacional de fútbol. (EFE)
Vicente del Bosque, durante un acto tras dejar de ser seleccionador nacional de fútbol. (EFE)

Hace justo ahora dos años, el 6 de junio de 2018, Maxim Huerta fue nombrado ministro de Cultura y Deportes. Sí, el mismo periodista y escritor que reconoció no tener "ni puta idea" de fútbol y "odiar" el deporte. "¡Qué manera de sobrevalorar lo físico! Ozú", llegó a confesar. Eso sí, en cuanto fue nombrado ministro del gremio no dudó en asegurar que "sabéis que no lo practico y no solía seguirlo, pero pienso mimarlo y amarlo". Para añadir la típica retahíla de tópicos de los que en el deporte no se presume, sino que se demuestran. "El deporte es educación y cultura. Es respeto, superación, humildad, perseverancia... Todo eso pienso ejercitarlo con tesón y esfuerzo".

Lo cierto es que nunca sabremos si Maxim Huerta habría cumplido su palabra, pues el 13 de junio, es decir, tan solo siete días después, se convirtió en el ministro más breve de la democracia española. Dimitió tras desvelar El Confidencial que defraudó a Hacienda 218.322 euros al declarar sus ingresos como presentador de televisión correspondientes a 2006, 2007 y 2008 mediante una sociedad limitada en lugar de a través del IRPF y tras conocerse que incluyó gastos de una casa en la playa para pagar menos. Al menos demostró ese "respeto" y esa "humildad" que prometió y no dudó en dimitir.

[Las futbolistas llevan su caso a la Audencia Nacional: "Nos han puesto precio"]

Fue precisamente por esas fechas, cuando el nombre de Vicente del Bosque sonó para ocupar un cargo político en el deporte español tras recibir una llamada de Pedro Sánchez. Preguntado, el ex seleccionador negó que estuviera involucrado en el futuro cercano del Consejo Superior de Deportes (CSD). "No tengo nada que decir, es algo de lo que no tengo que hacer comentario, no sé nada", se limitó a responder. Tal y como tiene por costumbre, el ilustre entrenador salmantino no mintió, aunque esta vez se resistió a decir toda la verdad.

Sin embargo, Vicente, quien un mes antes había recibido el Premio Influentials a la Trayectoria Profesional de El Confidencial, tardó poco en reconocerlo todo. Así, unos días después confirmó en Sevilla que no se veía "con la formación necesaria" para ser Secretario de Estado para el Deporte. Es decir, que, efectivamente, este fue el cargo para el que fue sondeado, aunque él, con la sensatez que le caracteriza, lo declinó amable y responsablemente. Del Bosque reconoció que días antes de la moción de censura a Mariano Rajoy tuvo "una conversación amena y agradable" con el actual presidente, si bien nadie le ofreció "nada en concreto".

Pedro Sánchez saluda al capitán de la Selección, Sergio Ramos, en la Ciudad del Fútbol de las Rozas. (EFE)
Pedro Sánchez saluda al capitán de la Selección, Sergio Ramos, en la Ciudad del Fútbol de las Rozas. (EFE)

De hecho, el mismo día que Vicente confirmaba —al tiempo que zanjaba— sus opciones de presidir el CSD, Huerta dijo durante su vista a la Feria del Libro de Madrid que "seguramente" una mujer sería la nueva Secretaria de Estado para el Deporte. Vamos, que el principal requisito para la elección tenía que ver con el sexo más que con la capacitación. Y así fue como llegó al cargo la ex esquiadora María José Rienda, utilizada literalmente como un clínex hasta que fue, cómo no, relevada por otra mujer, en este caso sin ninguna experiencia ni relación con el deporte: Irene Lozano. Seguimos para bingo...

Y como quiera que el deporte español ha dejado de ser lo que era, dos años después aún colea el intento del Gobierno por 'fichar' a Del Bosque, quien nunca ha ocultado sus preferencias ideológicas, aunque siempre con corrección y un respeto absoluto hacia las de los demás. De hecho, pocas personas como él han logrado cohesionar a la sociedad española. "Pedro Sánchez me llamó, no me ofreció nada, pero me dijo que me hiciera algo en política", recordó Vicente este jueves en la Cadena SER. El ex jugador y ex entrenador del Real Madrid comentó que, aunque sigue la política y admira a los políticos, no dio ese paso porque es "profano". "No quiero meterme en un asunto tan delicado e importante como es el deporte en España, creo que tiene que estar alguien muy preparado", explicó, dejando un aviso para navegantes.

El erróneo desplante del capitán Ramos

Toda una lección de Del Bosque, pues precisamente su 'no, gracias' a Pedro Sánchez fue porque le importa el deporte español. Además, lo hizo de tal manera que tampoco le salpicó. Todo lo contrario de lo sucedido hace unos días con Sergio Ramos, quien salió escaldado por declinar participar en la reunión convocada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. El capitán del Real Madrid delegó en Carvajal estar junto a Piqué, quien representó al FC Barcelona en lugar de Messi, pues el argentino consideró que era mejor que interviniera un español, Koke e Illarramendi, capitanes de Atlético de Madrid y Real Sociedad, respectivamente.

Según algunas informaciones, Ramos puso como condición que la videoconferencia en la que también participaron la Secretaria de Estado del Deporte y el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, fuera pública. Sin embargo, más creíble es que no quería una foto con el actual Gobierno, lo que le costó que se recordaran imágenes suyas con una papeleta del Partido Popular en la mano, así como el acto en el que el pasado 22 de marzo estuvo con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, junto a Koke y el técnico del Rayo Vallecano, Paco Jémez.

"Nunca le he preguntado a los jugadores que a quién votan o de qué partido son", dijo Del Bosque en la citada entrevista en la Cadena SER. Esto es algo que Ramos deberá aprender a gestionar mejor, pues la invitación del Gobierno no fue a título personal, sino como capitán del Real Madrid y, en su caso, incluso de la Selección española. Lo cortés no quita lo valiente y Sergio brilló por su ausencia en una charla que no dejó de ser un paripé. Como cuenta Del Bosque que le dijo su padre: "Vicente, pórtate bien y no te metas en política". Sabios consejos, sin duda.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios