El crudo mensaje de la hija de Peter Lim que expía al 'traidor' Ferran Torres

A la afición del Valencia le ha dolido la marcha de su canterano al Manchester City, pero, tal y como dice la hija de su dueño, "el club es nuestro y podemos hacer lo que queramos".

Foto: Kim Lim, hija del máximo accionista del Valencia, Peter Lim, en una foto colgada en sus redes sociales
Kim Lim, hija del máximo accionista del Valencia, Peter Lim, en una foto colgada en sus redes sociales

Parafraseando a Unamuno y su famoso "me duele España", es fácil imaginar que a muchos aficionados del Valencia CF lo que les 'duela' sea su equipo. Sin embargo, la hija del máximo accionista del club de Mestalla, el singapurense Peter Lim, no lo pudo dejar más claro en su cuenta de Instagram con un mensaje que, quizás consciente de su crudeza, después borró: "Algunos aficionados del Valencia están criticando y maldiciendo a mi familia y a mí. ¿No lo han pillado? El club es nuestro y podemos hacer lo que queramos con él y nadie puede decirnos nada".

Efectivamente, para desgracia de los valencianistas es club ya no es suyo y la actitud de la modelo y empresaria (sic) Kim Lim no solo refleja la realidad de uno de los equipos más importantes y emblemáticos del fútbol español, sino que coincide con la que permanentemente muestra Anil Murthy, su actual presidente, quien a raíz de las críticas por su gestión también se encargó de recordar que el propietario de Valencia es ahora Meriton Holdings. ¿Cómo apelar entonces a los sentimientos cuando hablamos únicamente de negocios?

Es normal que la marcha de Ferran Torres (Foios, Valencia, 29 de febrero de 2000) al Manchester City no haya sentado nada bien a la afición de Mestalla, que incluso compara la salida del canterano con la de Pedja Mijatovic al Real Madrid en 1996, cuando el difunto Lorenzo Sanz pagó por él una cantidad récord en aquellos tiempos: 1.426 millones de las antiguas pesetas, unos 8,5 millones de euros. Muchos valencianistas consideran el movimiento de Ferran como una traición, aunque olvidan de quién es realmente el club. "Mucho besarse el escudo y solo ha mirado la pasta. Lo comparaban con Vicente o Albelda, pero más bien con Mijatovic. A ser suplente en el City". Estos son algunos de los mensajes que provocó la noticia de la marcha de Torres a Inglaterra.

Al joven valenciano también se le echa en cara que "Mijatovic por lo menos renovó sabiendo que se iba y subió la cláusula de 300 a 1.200 millones de pesetas, Ferran ni ha escuchado al club siendo valenciano. Los dos son unas ratas". Sin embargo, cabe recordar que en 2018, tras ser subcampeón de Europa Sub 17 con España, Torres renovó hasta dos veces. El ex director general Mateo Alemany hizo efectiva la opción que figuraba en su contrato como jugador de la Academia de Paterna y, además de atarle hasta 2020, subió su cláusula de 8 a 25 millones a cambio de convertirlo en jugador del primer equipo. Después, ante una primera ofensiva de clubes de la Premier, le blindó con un año más de contrato y una cláusula de 100 millones.

Lo cierto es que por más que es verdad que Ferran no quisiera renovar a falta de un año para acabar contrato, ha sido el Valencia quien le ha traspasado al Manchester City por 23 millones de euros, más otros 12 en variables. Y así, mientras Pep Guardiola cambia a un extremo zurdo como Sané, traspasado al Bayern por 50 millones, por uno derecho de cuatro años más joven y casi por la mitad de precio, Javi Gracia, el nuevo entrenador de los de Mestalla, pierde al jugador más desequilibrante y de mayor potencial.

Ferran Torres, con la camiseta de su nuevo equipo, el Manchester City
Ferran Torres, con la camiseta de su nuevo equipo, el Manchester City

En una jugosa entrevista concedida al diario 'Marca', Ferran Torres confiesa que "estoy muy contento e ilusionado con irme al City, aunque a la vez muy triste porque me marcho del equipo de mi vida. Es el equipo me ha formado desde los siete años, pero también en el que he pasado momentos duros, en los que me he sentido frustrado, que me llevaron a tomar la decisión de irme". Y la verdad es que no se corta a la hora de lanzar graves acusaciones: "El problema es que hay personas dentro del club y unos cuantos periodistas empeñados en dejarme mal y en manchar mi imagen. Me niego a salir mal del Valencia porque soy valencianista".

"Empecé a pensarlo el verano pasado, cuando volví con toda la ilusión después de haber ganado el Europeo Sub 19 y el club me dijo a mí personalmente y a mi agente que no contaba conmigo. Me dijeron literalmente que era el quinto extremo de la plantilla, que además iban a venir refuerzos y que otros compañeros de otras zonas del campo iban a estar por delante de mí. Fue un golpe muy duro para mí, aunque lo peor fue que el club me puso además en el mercado. El Valencia me ofreció a todos los equipos de España y nos llamaron doce clubes de Primera, incluso el Levante. Cuando el club me puso en el mercado es cuando empecé a pensar en irme".

El ejemplo de Mikel Oyarzabal

Según cuenta el nuevo jugador del Manchester City, "pedimos al Valencia que se cumplieran al menos dos de las tres conclusiones que pusimos: que se involucrara en mi renovación Peter Lim, para demostrarme que yo era importante para el club, ser capitán, que era mi sueño, porque había visto como otros clubes habían hecho eso con los jóvenes de la casa, como Oyarzabal, para retenerlos, y estar entre los jugadores mejor pagados de la plantilla. Eran dos de tres... y ninguna se cumplió".

El caso de Mikel Oyarzabal (Eibar, 1997) es el mejor ejemplo para explicar la diferencia entre el Valencia, propiedad de un multimillonario singapurense, y la Real Sociedad, propiedad de sus más de 14.000 accionistas. Sobre todo porque el capitán del equipo donostiarra y uno de los mejor pagados de su plantilla, dos de las condiciones que puso Ferran para renovar, fue el futbolista que la temporada pasada sonó como sustituto de Sané en el City. Sin embargo, y he aquí la clave, a diferencia de Oyarzabal, Torres no puede identificarse con este Valencia en el que, por si fuera poco, asegura haberse sentido maltratado.

Ferran Torres se señala el escudo del Valencia tras marcar un gol. (EFE)
Ferran Torres se señala el escudo del Valencia tras marcar un gol. (EFE)

Ferran acusa a César, el director deportivo del Valencia, de utilizar "el altavoz de varios medios" para meterle "una especie de presión, por decirlo de una manera amable". "He querido quedarme y le ofrecimos al club las condiciones para hacerlo. Y dos de las tres, como ya he explicado, no eran económicas. Sabía que el Valencia no está en condiciones de pagar lo mismo que los grandes clubes europeos pero me veía capacitado para liderar el proyecto y quería que se me tratara como tal, que el club hiciera un esfuerzo por retenerme. Simplemente no quisieron, y punto", sentencia.

Fue muy al final cuando apareció el City de Guardiola y su oferta de cinco años de contrato. "Contactó primero caballerosamente con el Valencia y le informó de que iba a empezar a hablar con nosotros", explica Ferran. "Eso es lo que hizo a partir de ahí, hasta llegar a un acuerdo, y después negoció con el Valencia las condiciones del traspaso. Hasta el final teníamos la esperanza de que el Valencia reaccionase para reconducir la situación. Pero no fue así", lamenta el nuevo jugador de los citizens.

Eso sí, Torres asegura que se niega a pensar que no pueda volver al Valencia en el futuro, "aunque haya gente empeñada en que salga mal. Muchas de esas personas ya no estarán dentro de unos años, y para entonces espero haber demostrado que merezco volver. Como valenciano y valencianista lo último que quiero es ofender a alguien, pero todo lo que ha sucedido me ha obligado a tomar un camino diferente al que siempre soñé". Si triste es que un jugador de la cantera se marche, más lo es que sea porque su club ya no es lo que era y, como dice la modelo y empresaria (sic) Kim Lim, "es nuestro y podemos hacer lo que queramos". Pobre Valencia.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios