El pan y la mantequilla de Toshack no son dignos para el 'independentista' Florentino

En su desprecio a LaLiga y al fútbol español, el empresario quiere un Real Madrid que solo coma caviar: la famosa Superliga europea de la que habló el (en buena hora) dimitido Bartomeu

Foto: Florentino Pérez, durante la final de la Supercopa de España disputada en Arabia. (EFE)
Florentino Pérez, durante la final de la Supercopa de España disputada en Arabia. (EFE)

La expresión la acuñó el mítico entrenador galés John Toshack: "La Liga es el pan y la mantequilla, nuestro día a día, y la Copa de Europa es la guinda del pastel". Una idea que incluso Butragueño compartió públicamente. "Si tengo que elegir entre la Liga y la Copa de Europa, elijo la Liga", comentó el Buitre, ahora director de relaciones institucionales del Real Madrid. Pero hay más. "La Premier es más importante que la Champions", afirmó no hace mucho Pep Guardiola. Algo en lo que, trasladado a España, también está de acuerdo Zinedine Zidane, ganador de tres Champions con el Real Madrid, pero que reconoce que "ganar LaLiga es más complicado".

Parece evidente que quienes de verdad conocen el fútbol coinciden en poner en valor las competiciones nacionales, en las que, además, todos los clubes, y no solo los más ricos, tienen derecho a participar e, incluso, si una temporada se les da bien, lograr un billete para jugar las competiciones europeas. Pero, claro, para los empresarios de éxito como Florentino Pérez eso del pan y la mantequilla que decía Toshack es para los pobres. El presidente de ACS es más de caviar, aunque olvida que para los hinchas, y el Real Madrid tiene más que nadie en España, el fútbol no es un negocio, sino una afición y, en muchos casos también, un sentimiento.

Javier Tebas pudo decirlo más alto, pero no más claro: "Bartomeu estaba dirigido por Florentino". Así respondió el presidente de LaLiga a su ex homólogo del FC Barcelona, quien, no sabemos si en un intento de morir matando o de ser coherente y hacer el ridículo hasta el último día, durante su comparecencia para explicar los motivos de su dimisión anunció que su junta directiva ya había aprobado la entrada del club catalán en la llamada Superliga europea. Sí, seguro que les suena, una vieja idea de 'Súper Pérez' y otros magnates que se han hecho famosos gracias al fútbol y calificada por Tebas como "una conversación de barra de bar a las cinco de la mañana".

"Esta liga es el sueño del presidente del Real Madrid y ha trabajado para ello desde hace mucho tiempo. No es nada nuevo", aseguró en 'Associated Press' el presidente de la llamada patronal del fútbol español. Una entrevista en la que el máximo representante de los clubes profesionales también acusó al dimitido —antes de que le echaran— José María Bartomeu de tener "un grave desconocimiento de la industria del fútbol", algo que con su pésima gestión al frente del FC Barcelona ha quedado claro. No, no es fácil dejar a un club como el catalán en las lamentables condiciones deportivas, económicas y sociales como lo ha dejado él, de ahí que su respaldo a la Superliga europea dé mucho qué pensar...

Javier Tebas, presidente de LaLiga, y Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. (EFE)
Javier Tebas, presidente de LaLiga, y Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. (EFE)

Gomes deja a Rubiales en evidencia

Además, ideas como estas atentan claramente contra las competiciones nacionales, aunque mientras el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) se limitaba a comentar que "la UEFA ha construido durante muchos años la mejor competición de clubes del mundo, la Champions League, y seguirá liderándola, impulsándola y generando una mayor riqueza cada año", su homólogo de la Federación Portuguesa de Fútbol dejó a Rubiales en evidencia: "La hipótesis de una especie de Superliga europea merece mi total desacuerdo y mi rechazo", fue su postura, tan digna como tajante.

Y es que, a diferencia del 'jeque' de Las Rozas, quien rinde pleitesía al 'ser superior', Fernando Gomes sí defiende los intereses del fútbol portugués y, por extensión, del europeo: "No estoy de acuerdo porque viola todos los principios del mérito deportivo. Hasta donde sabemos, sería una especie de club privilegiado autoproclamado. Merece mi repudio porque el mundo está experimentando actualmente su mayor desafío, al menos durante el último siglo, y lo último que necesita es la exacerbación del egoísmo". Chapeau.

Egoísmo. Efectivamente, esta es la palabra que mejor define la actitud de los clubes que están detrás de la creación de la Superliga europea. Con el presidente del Real Madrid como principal impulsor, mientras el Barça le sigue —o al menos le seguía— por la acomplejada inercia de su expresidente, el Atlético de Madrid sabe que solo le quieren para lo que le quieren y Rubiales se pone de perfil. "La Superliga no tendrá un camino de apoyo posible en Portugal y en la FPF y todos los organismos reguladores del fútbol deberían rechazarlo", sentenció el mencionado dirigente luso, con la personalidad y autoridad de quien de verdad manda en su casa.

Josep María Bartomeu y Florentino Pérez, en el último Barcelona-Real Madrid disputado en el Camp Nou. (EFE)
Josep María Bartomeu y Florentino Pérez, en el último Barcelona-Real Madrid disputado en el Camp Nou. (EFE)

Wenger y la fuerza de la Premier

Por su parte, otro hombre de fútbol como Arsène Wenger, mítico entrenador del Arsenal, defendió la "superioridad" de la Premier League respecto al resto de campeonatos y aseguró que la nueva Superliga europea lo que trata es de destruir la liga inglesa. "La Premier es superior y las otras ligas intentan destruir esa ventaja", dijo en Sky Sports, aunque el alsaciano se equivoca al hablar de las otras ligas y no de clubes concretos. Especialmente el Real Madrid de Florentino Pérez, al que, por cierto, él dio calabazas sabedor de que su concepto del fútbol no tiene nada que ver... con el fútbol. "Para ellos, lo mejor sería crear una Superliga europea que, básicamente, destruiría la Premier", sentenció Wenger en otro mensaje cargado de sensatez y conocimiento.

Eso sí, como siempre, mientras el dimitido Bartomeu se llevó todos los palos por hablar más de la cuenta, Florentino vuelve a salir indemne, pese a que sigue demostrando que lo único que le importa es el negocio y que su única patria es el dinero. Desleal e insolidario, muy lejos del señorío que siempre tuvo el Real Madrid, como lo fue cuando se opuso a la venta centralizada de los derechos de televisión de LaLiga o, más recientemente, en su boicot a Iberdrola como patrocinador de la competición de fútbol femenino en la que el Real Madrid está precisamente en su guerra contra Tebas y no porque crea que las mujeres merezcan tener su propio equipo.

"Es un grave error, no entiende las graves consecuencias financieras que va a generar", se desgañita a recordarle Tebas, aunque al señor Pérez lo que les pase al resto de clubes españoles de LaLiga le importa más bien poco, por no decir nada. Vamos, lo mismo que a Rubiales el fútbol español del que, por cierto, tanto dinero cobra, por más que cuando la Asamblea de la RFEF vaya a tratar el tema de su sueldo, él abandone la sala en un paripé que solo si se ve, se puede creer. Lo mismo que sucede con la Superliga europea y el empacho de caviar que pretende darse el 'independentista' Florentino.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios