Por algo Hazard es el jugador más sobrevalorado de LaLiga
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Por algo Hazard es el jugador más sobrevalorado de LaLiga

Según un estudio en el que se comparan sueldos, rendimiento y repercusión en las redes sociales, el 40% de los futbolistas no está justamente pagado, y el belga es el que más

placeholder Foto: Hazard, durante el partido del pasado sábado contra el Alavés en Valdebebas. (Reuters)
Hazard, durante el partido del pasado sábado contra el Alavés en Valdebebas. (Reuters)

Parafraseando al consultor motivacional estadounidense Denis Waitley, "si crees que te vas a lesionar, probablemente te lesiones". Según el jefe de los servicios médicos de la selección belga, el origen de las continuas lesiones del madridista Hazard es el estrés. "Eden quiere sacar lo mejor de su cuerpo, ahora mismo está por encima del límite y fuerza demasiado para ofrecer un rendimiento superior", comenta el doctor Kris van Crombrugge. Lo cierto es que mientras en los siete años que Hazard estuvo en el Chelsea se perdió 20 partidos por problemas físicos, en el Real Madrid acumula ya 37 en tan solo año y medio, lo cual evidentemente no es normal en un superclase como él. "El estrés está haciendo que sea un jugador más propenso a lesionarse", asegura el galeno belga.

Foto: Zidane saluda a Hazard tras sustituirle en el partido contra el Inter. (EFE) Opinión

Primero fue una lesión de tobillo y después unos problemas musculares, los últimos, en el recto anterior del muslo derecho. El caso es que el jugador más caro de la historia del Real Madrid podría estar sin jugar prácticamente lo que resta de año. De aquí al final de este nefasto 2020, los blancos tienen que disputar los dos últimos encuentros de la fase de grupos de la Champions, contra Shakhtar y Dortmund, y seis de Liga, ante Sevilla, Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao, Eibar, Granada y Elche. Con un poco de suerte, Hazard podría llegar a los dos últimos. Demasiadas ausencias para un futbolista que ha costado tantos millones.

De hecho, según un estudio en el que se calcula el valor de los futbolistas en función de lo que cobran y lo que aportan, tanto dentro del terreno de juego como en repercusión mediática, el 'estresado' Hazard es el jugador más sobrevalorado de LaLiga. No en vano, el belga le cuesta al Real Madrid 600.000 euros a la semana, mientras solo marca goles o da asistencias cada 269 minutos de juego. Es decir, que cada gol suyo le cuesta al club que preside Florentino Pérez nada menos que 31.250.024 euros.

Messi, como modelo de equilibrio

El mismo estudio asegura que casi la mitad de los futbolistas de LaLiga, concretamente un 40%, no están justamente pagados. Los datos, recogidos de Fbrefs y Capology por la plataforma ApuestasOnline.net, se introducen en una escala con Messi como punto de referencia. Al jugador argentino del FC Barcelona se le da un valor 0, toda vez que se supone que se encuentra equilibrado con su rendimiento en el campo, además de su popularidad. El resto de los jugadores oscilan entre el -5 y el +5, con índices negativos que apuntan a los futbolistas que son más productivos para su equipo comparado a lo que ganan, e índices positivos para aquellos que no producen suficiente para el nivel de sus salarios.

Después de Hazard, los jugadores que, siempre según el citado estudio, están más sobrevalorados en LaLiga son Iñigo Martínez, por el que el Athletic de Bilbao pagó su cláusula de rescisión con la Real Sociedad de 32 millones de euros; Nabil Fekir, al que el Betis fichó del Olympique de Lyon por cerca de 20 millones; Carlos Bacca, el delantero colombiano del Villarreal, por el que pagó siete millones al Milan, y Maxime Gonalons, el centrocampista francés que llegó al Granada procedente de la Roma por cuatro millones. El siguiente de la lista es Raúl Navas, cedido por la Real a Osasuna con opción obligatoria de compra de 250.000 euros, de ahí que en su caso será la ficha lo que le lleve a aparecer en este informe.

placeholder Jan Oblak, durante un entrenamiento del Atlético de Madrid. (Reuters)
Jan Oblak, durante un entrenamiento del Atlético de Madrid. (Reuters)

Oblak, el caso opuesto al belga

En el extremo opuesto, es decir, entre los futbolistas de Primera División que menos cobran en función de lo que aportan a sus equipos, se encuentra el guardameta del Atlético de Madrid, Jan Oblak, con un sueldo de 150.000 euros semanales y tras costar en 2014 tan 'solo' 16 millones. El esloveno, que ha encajado dos goles en los nueve primeros encuentros de LaLiga, algo que solo han conseguido otros tres porteros en toda la historia —a saber, Molina, Liaño y Buyo—, se postula como favorito a ganar el que sería su quinto trofeo Zamora.

Foto: Manolo Reina, en una imagen de archivo. (Reuters)

Al guardameta rojiblanco, sin duda uno de los grandes culpables de que el equipo de Simeone siga invicto, le siguen Nolito, actualmente en el Celta, al que llegó libre, y el noruego Martin Odegaard, de vuelta al Real Madrid tras jugar la temporada pasada cedido en la Real Sociedad y a quien es de suponer que Florentino Pérez no tardará en ofrecer una subida de sueldo. Guido Carrillo (Elche), Sergi Enrich (Eibar) y Sandro Ramírez (Valladolid) completan la lista, cada uno por unas circunstancias diferentes, pero todo con un denominador común: cobrar menos de lo que en teoría les correspondería.

Aunque merece un artículo aparte, este estudio analiza también la brecha salarial entre los y las futbolistas, y queda claro que las mujeres no reciben un salario adecuado. Es más, solo Julie Ertz (Chicago Red Stars) y Megan Rapinoe (Orlando Pride) llegaron a acercarse al valor más adecuado a lo que aportan a sus equipos. Alex Morgan (Tottenham) es señalada como la jugadora más devaluada, mientras que en el extremo opuesto se encuentra Amandine Henry. La centrocampista del Lyon se considera la más sobrevalorada, con el salario más alto y un rendimiento muy por debajo en comparación a su compañera Ada Hegerberg. Vamos, un caso parecido al de Hazard y Odegaard en el Real Madrid.

Eden Hazard Jan Oblak LaLiga Iñigo Martínez Carlos Bacca