Florentino y Laporta, como Puigdemont, pero sin tener dónde exiliarse
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Florentino y Laporta, como Puigdemont, pero sin tener dónde exiliarse

Los presidentes de Madrid y Barça quieren independizarse de LaLiga y jugar la Superliga, pero en Europa solo les acompaña la Juve, y a Ceferin no le importaría que se fueran de la UEFA

placeholder Foto: Puigdemont, Laporta y Florentino, en el palco del Camp Nou. (EFE)
Puigdemont, Laporta y Florentino, en el palco del Camp Nou. (EFE)

"Ya perdimos el baloncesto, no vamos a dejar perder el fútbol", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinás, en la Convención sobre el futuro del fútbol europeo celebrada hace unos días. El político griego, que estuvo acompañado por la directora general para la Democracia del Consejo de Europa, Snezana Samardzic-Markovic, volvió a dejar clara su rotunda oposición a la Superliga durante un encuentro organizado por la UEFA en el que hubo una imagen que, como suele decirse, vale más que mil palabras.

Así, mientras el presidente de LaLiga, Javier Tebas, ocupaba la primera fila del auditorio donde se celebró la convención, precisamente junto al mencionado Schinás, el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, y el presidente de la Asociación de Clubes Europeos (ECA), Nasser Al-Khelaifi, el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, estaba en la tercera, como un oyente más. Fuera de foco, por no decir que cual convidado de piedra, a pesar de ser vicepresidente de la UEFA. Claro que basta con ver cuál está siendo el papel de uno y otro en la defensa del fútbol europeo, y por extensión del español, ante la amenaza de la Superliga para comprender el porqué de este ninguneo a Rubiales.

Foto: Florentino Pérez, junto a Zidane. (EFE) Opinión

Tebas, que intervino en calidad de representante de las ligas europeas en el Comité Ejecutivo de UEFA, se vio las caras con el presidente del Paris Saint-Germain, a quien el día anterior había vuelto a criticar duramente al asegurar que "la Superliga es tan peligrosa como lo que hace el PSG y nosotros trabajaremos contra los clubes-estado". Desde el club parisino le respondieron con una carta en la que denunciaban que "es públicamente conocido que algunos clubes españoles y su Liga se enfrentan a niveles insostenibles de deuda después de una flagrante mala gestión, por no hablar de la forma en que se ha financiado el fútbol español en la última década, incluso por el Estado". ¿Otro dardo a Florentino? Es posible, aunque precisamente el presidente del Madrid es el principal enemigo del presidente de LaLiga.

Sin embargo, si algo une actualmente a Tebas con Al-Khelaifi es su clara oposición (al menos de momento en el caso del catarí) a la Superliga. Una postura que contrasta con los tibios discursos del mencionado Rubiales. "UEFA es el único vehículo capaz de vertebrar la transformación del fútbol para afrontar los nuevos retos", dijo el presidente de la RFEF una de las pocas veces que se ha atrevido a hablar de este asunto. "Durante años, hemos demostrado ser un organismo que ha sabido adaptarse y ofrecer respuestas atendiendo a todas las sensibilidades", añadió el presidente de la RFEF como si llevara toda la vida en la UEFA. "Seguiremos escuchando a todos, y buscando el bien general y no solo el de unos pocos", sentenció para intentar quedar bien con todos, y especialmente con quien le aupó al cargo.

placeholder Tebas, en primera fila, junto a Schinás, Ceferin y Al-Khelaifi, y Rubiales, en la tercera,
Tebas, en primera fila, junto a Schinás, Ceferin y Al-Khelaifi, y Rubiales, en la tercera,

Ceferin critica la incongruencia de Pérez

De este modo, una vez más tuvo que ser el presidente de la UEFA quien no se cortó y redobló sus ataques contra los tres clubes impulsores de la Superliga. A saber, Real Madrid, FC Barcelona y Juventus, a cuyos dirigentes no dudó en calificar de "incompetentes". "Esos tipos han intentado matar el fútbol", añadió Aleksander Ceferin en referencia a Joan Laporta, Andrea Agnelli y, su actual presidente, Florentino Pérez, de quien dijo que es un incongruente. "Se lamenta y dice que el club solo puede sobrevivir con una Superliga y luego intenta fichar a Kylian Mbappé por 200 millones de euros", comentó Ceferin. Por cierto, que mientras finalmente el Madrid no fichó al francés, el Barça perdió a Messi y la Juve, a Cristiano Ronaldo. Difícil hacer más el ridículo.

"No me importaría que se fueran", llegó a decir el presidente de la UEFA. "Resulta muy divertido que quieran crear una nueva competición y al mismo tiempo quieran jugar esta temporada la Liga de Campeones". Y esta es, sin duda, la gran paradoja de Real Madrid y FC Barcelona, dos clubes propiedad de sus socios a los que sus presidentes están llevando a una encrucijada y sin contar con ellos. Cierto es que Florentino tiene a la asamblea de socios compromisarios bajo control y a gran parte de la masa social anestesiada, de ahí que pensar en un levantamiento del madridismo resulta hoy por hoy una quimera.

En el caso de Laporta, con un club arruinado y una gestión desastrosa, hay quien, como el mismísimo Javier Tebas, piensa que está "secuestrado sicológicamente" por el presidente del Real Madrid, de ahí que su único refugio parezca estar en la política. En el acto de la Diada, al que asistió de nuevo como presidente del Barça, no solo reivindicó "los derechos y libertades de Cataluña", sino que tampoco tuvo ningún reparo en expresar su deseo de que "el president Puigdemont y los demás exiliados puedan volver a Cataluña y vivir en normalidad, y para que se acaben todas las causas contra los represaliados por el 1 de octubre".

Foto: Neymar celebra un gol con el PSG en la Champions. (Reuters)

Puesto que Joan habló de Carles Puigdemont, lo cierto es que la situación de los presidentes de Barça y Madrid empieza a ser parecida a la del fugado expresident de la Generalitat de Catalunya, aunque en el caso de Laporta y Pérez sin tener dónde exiliarse. Ambos quieren independizarse de LaLiga y jugar la Superliga, pero resulta que en Europa solo tienen el apoyo de la Juventus, mientras que desde la UEFA ya les han dicho que no les importaría que se fueran. Es lo que tiene mirar por los negocios y no por el fútbol, lo único que realmente importa a unos aficionados a los que empresarios como Florentino han convertido en simples clientes de un gran parque temático.

Superliga UEFA Carles Puigdemont Diada Juventus FC Real Federación Española de Fútbol Javier Tebas LaLiga Luis Rubiales Joan Laporta Florentino Pérez Aleksander Ceferin