Es noticia
Menú
Pelé, el futbolista que dignificó el '10', aunque su reino ya no era de este fútbol
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Pelé, el futbolista que dignificó el '10', aunque su reino ya no era de este fútbol

Tras los fallecimientos de Di Stéfano (2014), Cruyff (2016) y Maradona (2020), el fútbol pierde al cuarto de sus grandes, a quienes Messi se ha ganado el derecho a sumarse

Foto: Imagen de Pelé en Qatar. (EFE/Antonio Lacerda)
Imagen de Pelé en Qatar. (EFE/Antonio Lacerda)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

O Rei ha muerto, larga vida a O Rei. Edson Arantes do Nascimento​, nacido el 23 de octubre de 1940 en Três Corações, un pequeño municipio ubicado en el sur del estado brasileño de Minas Gerais, falleció este jueves, 29 de diciembre, en el Hospital Albert Einstein de São Paulo, en el que estaba ingresado desde hacía justo un mes. Tras decir adiós a Alfredo Di Stéfano (1926-2014), Johan Cruyff (1947-2016) y Diego Armando Maradona (1960-2020), el fútbol mundial despide al único de los cuatro grandes que vivía, aunque nadie duda de que a ellos hay que sumar ya a Leo Messi. De este modo, el argentino hereda de golpe el 10 de su compatriota Diego y el de Pelé.

El siempre recurrente Eduardo Galeano no pudo describir mejor la figura de esta leyenda del balón. "A los diecisiete años fue campeón del mundo y rey del fútbol. No había cumplido veinte cuando el Gobierno de Brasil lo declaró tesoro nacional y prohibió su exportación. Ganó tres campeonatos mundiales con la Selección brasilera y dos con el Club Santos. Después de su gol número mil, siguió sumando. Jugó más de mil trescientos partidos en ochenta países, un partido tras otro a ritmo de paliza, y convirtió casi mil trescientos goles. Una vez detuvo una guerra: Nigeria y Biafra hicieron una tregua para verlo jugar", cuenta el escritor uruguayo.

Foto: Pelé, en febrero de 2022 antes de una entrevista. (EFE/Sebastiao Moreira)

Y prosigue Galeano en su magistral libro Fútbol a sol y sombra: "Verlo jugar, bien valía una tregua y mucho más. Cuando Pelé iba a la carrera, pasaba a través de los rivales como un cuchillo. Cuando se detenía, los rivales se perdían en los laberintos que sus piernas dibujaban. Cuando saltaba, subía en el aire como si el aire fuera una escalera. Cuando ejecutaba un tiro libre, rivales que formaban la barrera querían ponerse al revés, mirando a la meta, para no perderse el golazo". Al igual que años más tarde sucedería con Maradona, el nombre de Pelé formaba parte del argot del fútbol. Hablar de Pelé era sinónimo de hablar de un mago del balón.

No en vano, el brasileño es el jugador que más Copas del Mundo ha conquistado, nada menos que tres, y siempre siendo protagonista. En Suecia 1958, con tan solo 17 años, hizo seis goles, tres en la semifinal frente a Francia y dos más en la final contra la anfitriona. Fue en este Mundial cuando O Rei llevó por primera vez el 10. Un dorsal que desde entonces se convirtió en mítico, aunque fue por casualidad. Brasil envió su lista de inscritos, pero sin asignar los números. El representante de la FIFA encargado de estos trámites, el uruguayo Lorenzo Villizzio, decidió ir por orden y, casualmente, el 10 le tocó a Pelé. Así se escribe la historia.

placeholder Pelé en un partido con Brasil. (EFE)
Pelé en un partido con Brasil. (EFE)

Cuatro años después, en Chile 1962, al brasileño le fue suficiente con marcar un gol, igual que en Inglaterra 1966, el único de los cuatro Mundiales que jugó y no ganó. Y en México 1970 firmó cuatro dianas más para volver a ser campeón. En total, 12 goles en 14 partidos, en un fútbol que poco o nada tiene que ver con el de nuestros días. Y más que por el juego, que también, por todo lo que rodea a este deporte, que pasó a ser espectáculo y ha terminado siendo puro negocio.

Homenaje en el Mundial de Qatar

El destino ha querido que el rey del fútbol haya pasado a mejor vida a los pocos días de acabar el llamado Mundial de la vergüenza, como organizaciones de derechos humanos calificaron al campeonato recientemente disputado en Qatar. Concedido hace 12 años bajo la sospecha de sobornos y corrupción en la FIFA, hasta su entonces presidente, Joseph Blatter, reconoció que "fue un error". Primer Mundial en un país de Oriente Medio, con una monarquía absolutista regida por la sharía, la ley islámica que discrimina a las mujeres, penaliza a los homosexuales y mantiene vigente la pena de muerte, ocupa el puesto 119 de 180 en el ranking mundial sobre libertad de prensa, con menos de tres millones de habitantes y una extensión que supera levemente a la Región de Murcia.

La primera Copa del Mundo que no se celebró en verano, precisamente para evitar temperaturas que superarían los 50 grados, lo que obligó a modificar el calendario de las grandes ligas europeas. Los estadios han sido construidos por miles de migrantes que trabajaron bajo condiciones lamentables. Según The Guardian, la cifra ascendería a 6.500 trabajadores muertos desde 2010. Nada que ver con los Mundiales que disputó y ganó Pelé.

Por no hablar, claro está, del aspecto puramente futbolístico. La selección de Qatar no solo ha sido la primera anfitriona que pierde el partido inaugural de un Mundial, sino que de hecho perdió los tres. Es evidente que el dinero puede comprar muchas cosas, pero afortunadamente no todas. Como cuenta Galeano sobre Pelé, "había nacido en casa pobre, en un pueblito remoto, y llegó a cumbres del poder y la fortuna, donde los negros tienen prohibida la entrada". A diferencia de lo que ha intentado Qatar, el brasileño representaba el fútbol en estado puro. El que se jugaba por y para la gente.

placeholder Los jugadores de Brasil con una pancarta de apoyo a Pelé. (EFE/Esteban Biba)
Los jugadores de Brasil con una pancarta de apoyo a Pelé. (EFE/Esteban Biba)

Es cierto que, como también escribió el uruguayo, "fuera de las canchas [Pelé] nunca regaló un minuto de su tiempo, y jamás una moneda se le cayó del bolsillo". Así pude comprobarlo cuando tuve la fortuna de conocerle cuando en noviembre de 1997 visitó la redacción del diario Marca y dio toda una exhibición... como relaciones públicas. "Quienes pudimos verle jugar, recibimos momentos tan dignos de inmortalidad que nos permiten creer que la inmortalidad existe", sentenció Galeano. Efectivamente, Pelé es inmortal, aunque su reino ya no era de este fútbol. Descansa en paz, O Rei.

O Rei ha muerto, larga vida a O Rei. Edson Arantes do Nascimento​, nacido el 23 de octubre de 1940 en Três Corações, un pequeño municipio ubicado en el sur del estado brasileño de Minas Gerais, falleció este jueves, 29 de diciembre, en el Hospital Albert Einstein de São Paulo, en el que estaba ingresado desde hacía justo un mes. Tras decir adiós a Alfredo Di Stéfano (1926-2014), Johan Cruyff (1947-2016) y Diego Armando Maradona (1960-2020), el fútbol mundial despide al único de los cuatro grandes que vivía, aunque nadie duda de que a ellos hay que sumar ya a Leo Messi. De este modo, el argentino hereda de golpe el 10 de su compatriota Diego y el de Pelé.

El Confidencial
El redactor recomienda