Es noticia
Menú
El infierno de Falcao, el jugador más devaluado del planeta
  1. Deportes
  2. Es lo que hay
Antonio Sanz

Es lo que hay

Por

El infierno de Falcao, el jugador más devaluado del planeta

‘Transfermarkt’, especializado en valores de futbolistas, acreditó que Falcao se había convertido en el futbolista más devaluado del planeta con un caída de casi un 60% en su valor

Foto: Falcao, ante su excompañero Mario Suárez, durante el Chelsea-Fiorentina. (Reuters)
Falcao, ante su excompañero Mario Suárez, durante el Chelsea-Fiorentina. (Reuters)

Despegó en River Plate, creció en Oporto, se perfeccionó en el Atlético, se destruyó en Mónaco, lo remataron en el Manchester United y se ha convertido en invisible en el Chelsea. Son parte de algunos comentarios en las redes sociales que rodean la trayectoria de uno de los casos más sorprendentes del fútbol contemporáneo. De deseado a olvidado, de idolatrado a despreciado, de héroe a villano. En dos años de calvario o de cautiverio propio, hoy nadie apuesta por la redención de Radamel Falcao. Lo tenía todo para alcanzar el Olimpo de los más grandes, pero la decisión financiera ahogó a la deportiva, unido a la grave lesión de rodilla y a las repetidas consideraciones de conectarle con un club potente. Un fondo de inversión y un mal asesoramiento han podido acabar con el rugido del Tigre de Santa Marta. El goleador colombiano deambula en la Premier preparando las maletas para regresar a Mónaco, o al destino que le tengan preparado, probablemente una competición de menor exigencia para no exponer más su debilitado estado físico.

[Lea aquí: La ruina que provoca Falcao al Chelsea]

El sitio web germano ‘Transfermarkt’, especializado en valores de futbolistas -estimaciones que han sido consideradas como cuidadosas y acertadas por el londinense ‘Centre for Economic Performance’-, acreditó recientemente que Falcao se había convertido en el futbolista más devaluado del planeta con un caída de casi un sesenta por ciento en su valor de mercado. A sus 30 años, y tras tres desgraciadas temporadas, la exposición internacional del ariete también ha sufrido un retroceso por su escasa presencia con la selección de Colombia: la lesión que le impidió jugar el Mundial de Brasil, más el pobre rendimiento exhibido en la última Copa América disputada en Chile. En esta lista de jugadores depreciados le acompañan Ribéry, Van Persie, Schweinsteiger y Thiago Silva, en las cinco primeras posiciones. Todos con una devaluación de mercado superior al cincuenta por ciento.

[Lea aquí: El negocio con Jackson que deprimió a Falcao]

Radamel ha sido un ejemplo de superación, sacrificio, esfuerzo y voluntad para el trabajo. Dos graves lesiones lo han marcado en su carrera deportiva: rotura del ligamento cruzado de la rodilla derecha en 2006, siendo jugador de River Plate, e idéntica lesión, pero en la articulación izquierda en 2014, como futbolista del Mónaco. En Buenos Aires, esa obsesión por buscar la perfección, valor que le ha acompañado durante toda su carrera, lo lanzó a Europa abriendo el candado de uno de los dos poderosos de Portugal. Es aquí donde se cruzan en su camino deportivo los llamados fondos de inversión, tan alabados por unos y despreciados por otros entre las mismas organizaciones futbolísticas. Sin embargo, en Sudamérica es frecuente que grupos inversores busquen rédito en lo que llaman propiedades de terceros. Y Falcao pasó a ser desde 2009 un futbolista cuyos derechos federativos pertenecían a las entidades que servía portando sus camisetas, pero cuya propiedad y posible venta se manejaba con escrupulosos miramientos financieros. Sus goles empresariales provocaban los títulos en el Oporto y en el Atleti, al tiempo que aumentaba el valor de mercado del jugador. Esta acción permitía frotarse las manos a quienes habían ‘arriesgado’ con la inversión de un desconocido colombiano.

En el transcurso de estas cuatro temporadas, los propietarios del fondo no pararon de buscar a un mirlo blanco. Aquel todopoderoso millonario que desembolsara la cantidad adecuada para satisfacer la inversión. De los destinos futuribles para el delantero, Inglaterra no era opción por la prohibición de la Federación a las propiedades de terceros. Por tanto, el círculo se cerraba ya que el Paris Saint Germain, otro de los potentados, había elegido a Cavani, y el Bayern tenía apalabrado a Lewandowski para el año siguiente. Además, el Atleti boicotearía el trasvase del chico hacia el Bernabéu, tal y como hizo con Agüero. Por tanto, las opciones se reducían al Principado de Mónaco, un equipo que, cuando se rubricó el acuerdo, disputaba la Segunda división francesa sin ninguna opción de poder jugar competición europea al año siguiente. El mirlo blanco apareció en la figura de Dmitri Rybolovlev, un empresario ruso dueño del club monegasco y asesorado deportivamente por la misma persona que protege los intereses de Falcao. Este portentoso filántropo adquirió al goleador sudamericano por 60 millones de euros, además de comprometerse a pagarle 50 millones de euros libres de impuestos durante las próximas cinco temporadas, hasta junio de 2018. El fondo de inversión daba carpetazo al asunto, rellenaba las arcas y el destino deportivo de Falcao era lo de menos, también para quien debía buscar el mejor acomodo futbolístico para el entonces mejor delantero centro del mundo.

[Lea aquí: Abramovich elige al 'mourinhista' Conte]

La caída de Falcao asusta a los buenos aficionados al fútbol. Cómo un delantero así se ha podido apagar tan rápido. Las circunstancias físicas tienen algo que decir. Tras la grave lesión de rodilla de enero de 2014, el colombiano arrancó una carrera de velocidad para tratar de llegar al Mundial de Brasil. Ese escaparate lo tuvo que desechar porque la ciencia no transitaba tan rápido. Y esa aceleración puede haberle perjudicado. Después de aquella experiencia desoladora, los destinos seleccionados tampoco han sido los mejores. ¿Por qué la Premier? Porque los clubes en Inglaterra cuentan con el suficiente poder adquisitivo como para poder pagar 140.000 libras a la semana. El dinero volvía a prevalecer sobre la mejor elección deportiva porque no se buscaba una entidad dónde Radamel recuperara sensaciones, sólo había que salvar las finanzas. Rybolovlev, a quien ya no le hacía gracia el juguete futbolístico, no quiso perder más dinero y envió el último día de mercado al jugador a Old Trafford. La cesión al Manchester United se encontró con Van Gaal, quien llegó a forzar al colombiano a jugar en el conjunto reserva -equipo filial sub’21- para provocarle una reacción en el orgullo. La segunda solución, ya de emergencia, fue para Mourinho, un hombre de la casa del asesor deportivo de Falcao. Sin embargo, no resultó el mejor año ni para el luso ni para el colombiano.

En este punto, la inversión sigue sin ser lo de menos. Falcao se ha convertido en el cuarto delantero del Chelsea -Costa, Remy y Pato juegan antes que él- tras pasarse más de cinco meses lesionado. El pasado sábado regresó a los terrenos de juego para disputar el último cuarto de hora del encuentro tras medio curso en el dique seco, además de haberlo borrado antes de la lista para poder disputar la Liga de Campeones. Como pasó en Manchester, la dirigencia ‘blue’ tampoco ejecutará la opción de compra que expira el próximo 29 de abril: debería pagar al Mónaco 50 millones de euros. En las próximas semanas conoceremos el destino definitivo. Todo apunta a que será acogido en la poderosa Liga de China. De este modo, se preservará su goloso contrato y el magnate ruso podrá recuperar algo de lo invertido. No quedan más vías abiertas para sus goles.

Despegó en River Plate, creció en Oporto, se perfeccionó en el Atlético, se destruyó en Mónaco, lo remataron en el Manchester United y se ha convertido en invisible en el Chelsea. Son parte de algunos comentarios en las redes sociales que rodean la trayectoria de uno de los casos más sorprendentes del fútbol contemporáneo. De deseado a olvidado, de idolatrado a despreciado, de héroe a villano. En dos años de calvario o de cautiverio propio, hoy nadie apuesta por la redención de Radamel Falcao. Lo tenía todo para alcanzar el Olimpo de los más grandes, pero la decisión financiera ahogó a la deportiva, unido a la grave lesión de rodilla y a las repetidas consideraciones de conectarle con un club potente. Un fondo de inversión y un mal asesoramiento han podido acabar con el rugido del Tigre de Santa Marta. El goleador colombiano deambula en la Premier preparando las maletas para regresar a Mónaco, o al destino que le tengan preparado, probablemente una competición de menor exigencia para no exponer más su debilitado estado físico.

Premier League
El redactor recomienda