Cristiano ya negocia con Florentino para retirarse en el Real Madrid

Las bases para la renovación están sentadas. La negociación se centra en un compromiso hasta junio de 2020, aunque al portugués no le importaría alargarlo un año más

Foto: Florentino Pérez quiere asegurarse la presencia de Cristiano Ronaldo durante más años ante la imposibilidad de encontrar un relevo de un nivel similar (AP)
Florentino Pérez quiere asegurarse la presencia de Cristiano Ronaldo durante más años ante la imposibilidad de encontrar un relevo de un nivel similar (AP)

¡Cómo cambian los tiempos! Antes de cerrar el calendario de 2015, Cristiano Ronaldo se sentía con los dos pies fuera del Real Madrid. Incluso, el delantero portugués no se cortaba ni en las declaraciones ni en las acciones. Si entonces no prometía amor eterno y sí forzaba fotografías para dar que hablar, hoy las aguas vuelven al cauce normal y las dos partes -dirigencia y jugador- han entendido que mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer. El Real Madrid, sobre el que pesa una sanción de no poder fichar durante 2017, no ha encontrado en el mercado el recambio perfecto. Que si Lewandowski, que si Agüero, que ninguno terminaba de llenar el ojo a Florentino, que lo intentó con el polaco pero encontrándose con la fuerza del todopoderoso Bayern. Mientras, en ese camino del divorcio, el futbolista ha escuchado el cariño desmedido de algún gran club europeo y ha sido tentado con ofertas mareantes procedentes de los nuevos mercados asiáticos. En definitiva, que la moraleja ha pesado y que las partes se han sentado para poner la guinda a la aplastante carrera del portugués.

[City-Madrid y Atlético-Bayern, semifinales de la Liga de Campeones]

En los albores del verano de 2009, el regreso de Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid conllevó el fichaje de tres estrellas de gran calado internacional. El fichaje de Cristiano Ronaldo se había cerrado un año antes bajo el anterior mandato, si bien la incorporación estuvo condicionada a la continuidad de una temporada más en Old Trafford. El luso va a cerrar la séptima temporada con unos números contrapuestos: extraordinarios en la faceta individual, algo más discutidos en la grupal. En este largo tramo de real convivencia ha levantado siete títulos -una Champions, una Liga, dos Copas del Rey, una Supercopa de España, otra de Europa y un Mundialito de clubes-, cuatro de ellos durante la misma temporada (2013/14). Si nos centramos en las distinciones individuales desde que viste de blanco, el delantero ha conseguido dos Balones de Oro, tres Botas de Oro, tres trofeos Pichichi y ha sido tres veces máximo goleador de la UEFA Champions League. Con los datos en la mano, su rendimiento ha sido muy superior al del resto del colectivo.

[City, el rival del Madrid que presume de haber ganado el Gamper]

Cristiano Ronaldo mantiene en vigor un contrato que expira en 2018 y que rubricó hace casi tres años. Entonces, atravesó un momento de infelicidad, así lo declaró públicamente, y rápidamente el Real Madrid reaccionó situándolo por delante de Messi como el futbolista mejor pagado de la Liga. Las circunstancias han obligado a las dos partes a entender que nada más interesante que continuar juntos. Florentino Pérez se ha dado cuenta de que el caudal de gol del luso no se encuentra en el mercado. Sondeó con mucho interés las opciones del goleador del Bayern, Robert Lewandowski, el ‘9’ que más le agradaba. Tras varias conversaciones con su asesor deportivo -el diario 'As' ofreció una imagen suya en el palco de honor del Santiago Bernabéu-, se dio cuenta de que el club bávaro jamás traspasaría a Robert este verano a Concha Espina. El orgullo teutón haría imposible una negociación que aún corre a su favor: el contrato del polaco expira dentro de tres años. Otros movimientos de mercado no llenaban el ojo del presidente que ha logrado entender que el mejor ya está en el Real Madrid y que pese a sus deseos de engordar a Bale, a Cristiano aún le queda cuerda.

En la imagen, Cristiano celebra uno de los tres goles que marcó al Wolfsburgo (Reuters)
En la imagen, Cristiano celebra uno de los tres goles que marcó al Wolfsburgo (Reuters)

Destronar al ‘enemigo’ argentino

Enfrente de la mesa de negociación, el jugador que no se cansa de pelear por ser el mejor del planeta. Consciente de haber coincidido en el tiempo con otro crack, Ronaldo trabaja con más ahínco si cabe para destronar al ‘enemigo’ argentino, el mismo que le ha arrebatado ser una verdadera leyenda de este juego. Compartir territorio con Messi ha engrandecido probablemente a ambos y ha elevado el nivel de la pareja. Además, los dos son las respectivas estrellas de dos entidades tan poderosas en el lugar. Con estos parámetros, Cristiano quiso escuchar a otros para fortalecer su vanidad. Sin embargo, París no termina de cuadrarle porque perdería foco en una competición de menor rango y en la vuelta a Manchester se podría encontrar con quien no terminó bien en Madrid y con quien menos le apetece volver a trabajar. Aquellas diferencias con Mourinho no se han limado del todo y pesan más que el ánimo de retornar al Manchester United. Allí sería recibido con los brazos abiertos como el hijo pródigo que vuelve a casa para reconstruir una sociedad que no termina de concluir un tránsito por el desierto que nace desde que Sir Alex Ferguson optó por la jubilación.

[Mensaje de Puyol a Piqué y Arbeloa: "Que no sigan con este juego"]

Las bases para la renovación de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid están sentadas. El objetivo es que cuelgue las botas en el club, o bien se marche ya a un país exótico para disputar el último año de su carrera, si es que es incapaz de vencer a la tentación económica. La negociación se centra en un compromiso hasta junio de 2020, concluyendo con 35 años, aunque al portugués no le importaría alargarlo incluso un año más (hasta 2021) ya que entiende que se encontrará físicamente a tope. Las cifras económicas serán astronómicas debido al interés en arrebatárselo a Florentino Pérez. La idea de la entidad es cerrar el acuerdo antes incluso del final de esta temporada como impulso definitivo para un club que vive sancionado por FIFA. Al mandamás no le queda otra que renovar o vender. Por eso ha entendido que quedarse con CR7 sigue siendo a día de hoy el mejor negocio.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios