el dilema de ir a por una gran figura o no

Si quiere, si puede... ¿Es Fernando Alonso la mejor opción para Mercedes?

La inesperada despedida de Rosberg ha pillado a Mercedes con el pie cambiado y una limitada capacidad de maniobra. ¿Por qué tipo de piloto optará junto a Lewis Hamilton?

Foto: Hamilton y Alonso, rivales en 2016 y ¿compañeros en 2017? (Diego Azubel/EFE)
Hamilton y Alonso, rivales en 2016 y ¿compañeros en 2017? (Diego Azubel/EFE)

"Me han llamado todos los pilotos menos Raikkonen y  Kvyat”. La 'boutade' o presuntuosa realidad lanzada por Toto Wolff comenzaba a mover piezas en un complejo juego a varias bandas que cada día se acerca más al punto de ebullición en el proceso de sustitución de Nico Rosberg en Mercedes.

“Hasta el año que viene”, se despedía Fernando Alonso en el reciente acto de Honda en Japón. “No es un secreto que Raikkonen y yo tenemos contrato con Ferrari, así que debería estar claro", insistía Sebastian Vettel. “No estoy preocupado por este escenario [la marcha de Alonso]”, declaraba Zak Brown en el mismo sentido. Con rumores en todas las direcciones, en la Fórmula 1 vuelve a repetirse esa dinámica donde los protagonistas miran hacia la luna mientras el resto se queda mirando al dedo que la señala.

Pasar a los rivales tu problema

Porque este es un mundo donde fluyen dos corrientes de agua: la que discurre por la superficie de los medios y la principal, que transcurre de forma subterránea en los despachos. Parece que Wolff juega a alimentar ambas. “La tercera vía [de opciones para Mercedes] es ir al mercado a por un piloto puntero”, para descartar primero a Vettel, porque no es su intención "interferir en los problemas internos de Ferrari”, explicaba a 'La Gazzetta Dello Sport', y aún no sabe si "Sebastian quiere irse con ellos”, remataba. “Es lo mismo con Alonso. ¿Qué harían Ferrari y McLaren sin Vettel y Alonso en diciembre, o Williams sin Valtteri Bottas? Esta opción es la que menos me gusta”. Enternecedora la preocupación por sus encarnizados rivales, pero Wolff duraría poco en Fórmula 1 si esta fuera su mentalidad en el 'Club de la Piraña'.

Pero abramos la puerta a la especulación. Al margen de quién acabe finalmente en Mercedes, tiene sentido lanzarse a por uno de los grandes. Es la opinión de Niki Lauda, por ejemplo. Olvidemos a Red Bull, donde quizá Wolff sabe que pincha en hueso. Pero atrapar a Alonso y Vettel supondría traspasar a sus respectivos equipos el problema creado con la marcha de Rosberg, porque los debilitaría en diciembre con escaso margen de maniobra.

Nico Rosberg, Niki Lauda y Toto Wolff. (Toru Hanai/Reuters)
Nico Rosberg, Niki Lauda y Toto Wolff. (Toru Hanai/Reuters)

¿Quieren a Alonso en la cúpula de Daimler?

Por un lado, un peso pesado ayudaría a defender con mayores opciones el título de Constructores, máxime sin conocer todavía el nivel del próximo monoplaza alemán. Mejor un primer espada, capaz además de plantar cara a Lewis Hamilton en la pista y de ejercer de contrapeso al británico en la vida interna del equipo. ¿Hasta qué punto sería beneficioso para Mercedes depender exclusivamente de Hamilton y sus veleidades? El Gran Premio de Abu Dabi lo volvió a recordar.

Alonso rodaría en una suerte de alfombra mágica en comparación a algunos 'hierros' de los últimos años

¿Alguien se imagina a Alonso con un chasis capaz de rendir en todo tipo de curvas y trazados, con el propulsor de referencia a la espalda, como ha sido la saga de Mercedes de estos años? El piloto español flotaría en una suerte de alfombra mágica en comparación a algunos de los 'hierros' que ha tenido que dominar recientemente. Aunque con gran esfuerzo, si Rosberg ha plantado cara a Hamilton, ¿qué podría hacer el Alonso a igualdad de monoplaza ganador?

Aquel Vettel de Red Bull con Riccardo o de esta temporada con Raikkonen, ¿sería capaz de plantar cara a Hamilton? Alonso podría nuevamente hacer saltar las chispas con el británico, pero la personalidad del alemán en cuando llega la frustración se antoja también problemática por lo que hemos visto. Webber lo podría atestiguar de primera mano. Pero también cabe plantearse un debe  para el piloto español ¿quiere la cúpula de Daimler a aquel piloto que recuerda de las turbulencias de 2007, al margen de lo que piensen Wolff y Lauda?

¿Y desearía Alonso el salto a Mercedes?

En primer lugar,  premisa indispensable es considerar la posibilidad o no para desvincularse contractualmente de McLaren. Cláusulas condicionales, posibles vías de escape legales, acuerdo económicos de las partes… Un tema que solo los interesados conocen y manejan contratos en mano. A partir de aquí, ya solo cabe especular. 

¿Cree Alonso en el talento, la organización y el potencial de McLaren? Solo él puede responder a esa cuestiónEn un plano más personal, cabe preguntarse el peso que pueda tener para Alonso de ese compromiso sentimental y profesional tantas veces lanzado a los cuatro vientos estos dos años para ganar su tercer título con McLaren y Honda. Hasta qué punto este sea un factor clave también es otra incógnita en la ecuación. Pero lo sentimientos pueden debilitarse ante una hipotética oportunidad con Mercedes en la recta final de su carrera, frente a un equipo de cultura empresarial y organigrama hoy en plena transformación tras la marcha de Ron Dennis.

Por último, y confiando en el gigante Honda por la parte que le toca, la decisión también dependería de la confianza de Alonso en la capacidad técnica de McLaren para elevarse a la altura del equipo alemán. ¿Cree Alonso en el talento, la organización y el potencial de su equipo de ingenieros? ¿En una organización cuyo nuevo responsable hablaba de la necesidad de lograr un "‘title partner’ no solo para ayudar a hacer crecer la marca, también para ir más rápido en la pista", como declaraba Zak Brown nada más llegar? En este último aspecto, el piloto español es el único que puede responder en su fuero interno a tan importante cuestión. Como ocurrió con Ferrari.

Bottas, una de las opciones que maneja Mercedes. (Srdjan Suki/EFE-EPA)
Bottas, una de las opciones que maneja Mercedes. (Srdjan Suki/EFE-EPA)

La mejor opción (o la más factible)

Werhlein ha sido descartado en beneficio de Ocon en Force India. Ambos, en la órbita de Mercedes, aún parecen ‘tiernos’ para enfrentarse a Hamilton y sus rivales de Red Bull, Ferrari y McLaren. Wolff cuenta con derechos sobre la carrera de Bottas. ¿Habría opciones en Red Bull? De momento, las variables en torno al sustituto de Rosberg son variadas y complejas. Muchas de ellas, seguro que desconocidas para el exterior. 

¿Quién será el elegido? Quizá Mercedes no se haga con el piloto de más talento, sino con la opción más factible dados los múltiples factores en juego. Pero ¿de verdad alguien cree que Wolff tendría reparos en descolocar a Ferrari o McLaren si surgiera la oportunidad? ¿Que haría si alguno de ellos  se pone realmente a tiro de poder  romper los vínculos contractuales con sus respectivos equipos? Todo es posible, especialmente si fuera cierto que le han llamado todos los pilotos "menos Raikkonen y Kvyat".

Dentro del Paddock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios