Acto de reconciliación nacional: ¿la España de Luis Enrique vs. el Madrid de Lopetegui?

Luis Rubiales tiene en mente un homenaje a los jugadores del ciclo 2008-2012, que ganaron dos Eurocopas y un Mundial. Un amistoso contra el Real Madrid serviría para cerrar heridas

Foto: El fichaje de Julen Lopetegui por el Real Madrid antes del Mundial lo cambió todo. (EFE)
El fichaje de Julen Lopetegui por el Real Madrid antes del Mundial lo cambió todo. (EFE)

En estos días inciertos en que las posiciones están tan enconadas. En estos días raros en los que se ha impuesto el cebollinaje, en los que todo vale y los hechos no tienen consecuencias. En estos días extraños en que la ira y el odio se imponen en las redes sociales, especialmente en Twitter. En estos momentos de poca reflexión, de o conmigo o contra mí, toca intentar poner generosidad, tener altura de miras y sentido común para solucionar conflictos y buscar el consenso. Por ejemplo, habría una manera de solucionar la tensión generada entre el Real Madrid y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por la OPA de Florentino Pérez con el seleccionador nacional tres días antes del comienzo del Mundial, una OPA que se consideró hostil por parte de Luis Rubiales, presidente de la RFEF.

Rubiales tiene pensado hacer un homenaje a la generación campeona de Europa y del mundo en el cuatrienio mágico de 2008 a 2012. Se había hablado de homenajear a Iniesta, pero el nuevo mandatario federativo prefiere hacerlo con todo el grupo de campeones. Para ello se podría jugar un partido contra el Real Madrid con todos, ya que la mayoría está en activo salvo Xabi Alonso, Marchena, Capdevila o Marcos Senna (de la Eurocopa 2008). Saldría un once muy atractivo formado por Casillas, Arbeloa, Puyol, Marchena, Capdevila, Alonso, Xavi, Cesc, Iniesta, Villa y Torres. Con los Ramos (jugaría un tiempo con cada equipo), Silva, Piqué, Busquets, Senna, Cazorla, Reina y compañía esperando su turno en el banquillo.

Las relaciones entre la RFEF y el Real Madrid son tensas desde el fichaje de Julen Lopetegui. (EFE)
Las relaciones entre la RFEF y el Real Madrid son tensas desde el fichaje de Julen Lopetegui. (EFE)

La idea sería montar un partido por todo lo alto en el Santiago Bernabéu que enfrentara a ese equipo dirigido por Luis Enrique, Del Bosque y Jesús Paredes, como mano derecha de Luis Aragonés, contra el Real Madrid de Julen Lopetegui. En el saque de honor saldrían juntos y entregarían placas y esas cosas Luis Rubiales y Florentino Pérez. Sería un acto de reconciliación, de borrón y cuenta nueva, de generosidad por ambas partes, para superar la crisis y el mal rollo generado por la decisión unilateral del Madrid de emitir un comunicado anunciando la contratación de Julen Lopetegui para después del Mundial que provocó la destitución del seleccionador por parte de Rubiales y su junta directiva y el nombramiento de Fernando Hierro como seleccionador interino a dos días del debut contra la Portugal de Cristiano Ronaldo.

Suena a utopía en estos días de polémicas estériles alimentadas en programas cortoplacistas y amarillistas que no aman al fútbol, pero sería un partido bonito que ayudaría a superar el mal rollo generado entre el equipo más laureado de España y el equipo de todos los españoles. Florentino Pérez sabe que no puede estar enfrentado a la federación. Y Rubiales también quiere solucionar el conflicto y tender la mano al conjunto blanco. Para rizar el rizo, en el palco, presidiendo el partido, junto a Florentino y Rubiales, debería estar Javier Tebas, presidente de LaLiga, además de toda la junta directiva de la RFEF y todos los presidentes de los clubes de Primera. Que los derechos televisivos los tuviera Mediapro puede parecer excesivo, pero venga, vale, que los compre Jaume Roures y se los revenda a Telefónica, total. Suena a utopía, pero, como canta Sabina, “más raro fue aquel verano que no paró de nevar”.

Mata-dor