La que se ha liado con el aterrizaje Morata entre los del Atlético y del Real Madrid

Florentino no se lo quiso vender al Atleti por 70 millones en 2017 y dos años y medio después llega cedido al equipo colchonero cumpliendo el sueño de su infancia

Foto: Morata (d) lucha un balón con Koke. (EFE)
Morata (d) lucha un balón con Koke. (EFE)

La llegada de Morata al Atlético ha reseteado la rivalidad Madrid-Atleti, probablemente la rivalidad más formidable que existe en el todo el planeta fútbol. Han bastado las dos semanas de intensas negociaciones para que entre aficionados de uno y otro equipo se extiendan los piques. Y una vez que se ha cerrado la cesión (hoy será presentado Morata como nuevo jugador del Atlético), ha arreciado la guerra propagandística por demostrar si Morata era muy del Madrid o muy del Atleti. Que si lloró en este acto con el Madrid y cantó lo de Courtois con los vikingos y “quién manda en la capital”, pero diciendo que se enteren los indios. A la vez aparecían fotos de Álvaro vestido de rojiblanco de cadete...

La verdad es solo una y de pequeño Morata simpatizaba más con el Atlético, incluso antes de jugar en su Academia. Sucede en muchas familias madrileñas en las que el abuelo es del Atlético, el padre es del Madrid y el nieto puede ser del Atleti, o si el abuelo es del Madrid, el padre es del Atleti y el nieto sale del Madrid. Pasa mucho.

Y en todas las familias, principalmente madrileñas, hay hermanos, primos, sobrinos, cuñados y tíos (y hermanas, primas, sobrinas, y cuñadas y tías, se sobreentiende, por supuesto) que son del Atleti o del Madrid. Están todos y todas mezclados. Como se vio en las dos históricas finales de Champions de 2014 y 2016, familias enteras viajando a Lisboa y a Milán en perfecta armonía vestidos de blanco o de rojiblanco dando un ejemplo de convivencia y respeto, antes, durante, y sobre todo, después de los partidos en el dolor de unos y la alegría de otros, porque todos tenían un amigo o un familiar, sufriendo o disfrutando si ere colchonero o merengue, respectivamente.

Sucede que cuando el niño te sale futbolista y el niño es de Atleti y luego juega en el Madrid, o al revés, pues pasa que esos sentimientos se ocultan y se intentan olvidar por razones obvias y porque ya se trata de tu profesión. Sucedió con Raúl González Blanco, atlético hasta la médula que acabó siendo el gran ídolo madridista. Y luego con Morata. No es cuestión de andar recordando siempre si son del Atleti mientras juegan en el Madrid o si son del Madrid mientras juegan en el Atleti (que también ha habido casos, no crean).

Por eso, ahora si será el momento de sacar fotos y contar anécdotas que demuestran que Morata era colchonero de chaval. Y luego, claro que lo daría todo, lo que le dejaron, por el Real Madrid, cuando jugó allí (es el traspaso más caro que ha realizado el Madrid en su historia, lo vendió por 80 millones de euros al Chelsea en 2017, luego abundamos en este aspecto), pero estos días ha apretado con todas sus fuerzas por volver al Atlético, diciendo incluso no al Barça.

El Madrid no dejó salir a Llorente

Aunque nunca ha dejado de existir esa rivalidad Madrid-Atleti, ni cuando el Atleti estuvo 14 años sin ganar al Madrid al inicio de este siglo, la llegada de Morata al Nuevo Metropolitano ha reseteado de nuevo ese pique castizo y cheli que hace aún más interesante el fútbol. Pudo llegar al Atleti en 2017, antes de irse al Chelsea. El Atlético llegó a ofrecer 70 millones de euros por él, pero el Madrid se negó a vendérselo a su eterno rival. Florentino se negó a traspasar a Morata al Atleti. Y tampoco permitió salir a Marcos Llorente para vestir la elástica rojiblanca (el Madrid también presentó una oferta importante por sobrino nieto de Gento y nieto de Grosso). Eso sí, Florentino decidió pagar la cláusula de Theo Hernández y la pagó y se llevó al canterano del Atlético ese mismo verano.

Dos años y medio después, Morata llega cedido durante 18 meses del Chelsea al Atlético. El Madrid no se lo quiso traspasar al Atlético ese verano de 2017, cuando también era la prioridad para Simeone, y el Atlético se ha hecho con sus servicios finalmente consiguiendo reforzarse con uno de los mejores delanteros del mundo, concretamente el futbolista que más caro ha vendido el Madrid en su historia (80 millones de euros) y el futbolista español más caro de siempre junto a Kepa Arrizabalaga. Simeone por fin tiene a sus órdenes a un delantero al que quiere moldear a su medida para convertirle en el mejor del mundo.

El fútbol es así de caprichoso y en menos de dos semanas el Madrid visita el Wanda Metropolitano. Morata se enfrentará al Madrid con la elástica colchonera. Con la Juve marcó un gol en el Bernabéu que impidió al Madrid meterse en la final de Berlín de 2015, en la que hubiera sido la primera final Madrid-Barça de la Champions League. Ese gol aún escuece a los madridistas, aunque después regresó al Madrid (le vendió por 22 millones y le recuperó por 30) y marcó 20 goles esa temporada 2016-2017 siendo suplente de Benzema.

Álvaro Morata fue el primer jugador de un equipo rival que marcó en el Nuevo Metropolitano. En aquel partido con el Chelsea, Álvaro maravilló con su juego a toda la parroquia colchonera. Ahora hay atléticos que no le quieren porque ha jugado en el Madrid. Pero eso se les irá pasando cuando demuestre con su fútbol y con sus goles que su sueño de niño era triunfar de rojiblanco. Como su ídolo Fernando Torres.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios