La Fundación del Real Madrid es un INEM para colocar a familiares y amigos

En 2000, al poco de asumir la presidencia, Florentino Pérez ordenó que ningún familiar o amigo de los empleados del Real Madrid entrara a trabajar en el club, pero él no ha predicado con el ejemplo...

Foto: Florentino Pérez, en un evento de la Fundación Real Madrid (FOTO: Archivo LMG)
Florentino Pérez, en un evento de la Fundación Real Madrid (FOTO: Archivo LMG)

En este Real Madrid de desventuras e incertidumbres, con un presidente que sigue haciendo jirones de su historia e imagen, hay otras cuestiones que también dejan en evidencia al club. Me refiero a los trabajadores de la entidad, incluidas las plantillas de la Fundación del Madrid y Valdebebas. A este lugar son deportados los empleados que no le bailan el agua a Manuel Redondo, director general de la Fundación y director del Gabinete de la Presidencia.

En el verano de 2000, al poco tiempo de asumir la presidencia, Florentino Pérez dio la siguiente orden: nadie entrará a trabajar en el Real Madrid si es familiar o amigo de las personas que trabajen en el club. Otra mentira más que sumar a lo largo y ancho de su mandato. Al señor Pérez se le olvidaron sus palabras y la institución madridista, sobre todo su Fundación, se ha convertido en un INEM, donde familiares y amiguetes han encontrado trabajo nada más solicitarlo.

Así, en la citada institución están en nómina Ana Sandoval, hermana de Mari Ángeles, Pitina, que falleció el 22 de mayo de 2012. Una mujer encantadora, alegre y educada, virtudes que, entre otras, tenía Pitina y que siempre le han faltado al que fuera su marido, Florentino Pérez. Además de Ana, que ejerce como asesora técnica de Proyectos Sociales, están los considerados enchufados y que responden a estos nombres y apellidos: Ana Sanjuanbenito, íntima amiga de Mari Angeles, Cuchi, hija de Florentino y madrina de uno de los nietos del presidente, que ocupa el cargo de directora de Proyectos Nacionales; Rosa Roncal, directora de Proyectos Internacionales, amiga de la infancia de Manuel Redondo; Elena Vallejo, responsable de Comunicación y Eventos y gran amiga de Concha Tabuyo, Conchita, secretaria de Florentino en ACS, y Antonio Hidalgo, marido de Conchita, con el cargo de asesor de Proyectos Promocionales de Campus y Clinics. 

Julio González, director gerente de la Fundación, en un acto de esta entidad madridista (FOTO: Archivo LMG)
Julio González, director gerente de la Fundación, en un acto de esta entidad madridista (FOTO: Archivo LMG)

“Se trabaja bajo una dictadura pura y dura”

Un exempleado de la Fundación del Real Madrid, en la que trabajó más de dos décadas, está informado al dedillo de lo que ocurre en dicha entidad. Prefiere permanecer en el anonimato, pero al mismo tiempo asegura: “En el club y en la Fundación se trabaja bajo una dictadura pura y dura. Hay empleados, sean damas o caballeros, a los que sus respectivos jefes los llegan a vejar y humillar. Ana Sanjuanbenito, hermana de Diego, uno de los grandes apoyos de Ana Botella en el Ayuntamiento de Madrid y que fue impuesto en la lista de Cifuentes para la Comunidad de Madrid, y Rosa Roncal, por ejemplo, son las que, prácticamente, dirigen la Fundación, bajo la supervisión de Manuel Redondo. A la tal Ana la temen los empleados que tiene a su disposición”.

Y añade: “Es triste y lamentable que Julio González Ronco, director gerente de la Fundación, no sólo tenga que obedecer de manera sumisa al señor Redondo, sino que haya dejado de ser una persona entrañable y compresiva con los empleados, como lo era en su primera etapa de gerente en la Fundación. En la actualidad, yo creo que se ha contagiado de Redondo, y trata al personal de manera arrogante y despectiva. El que se atreva a plantearle alguna cuestión relacionada con el trabajo, tras recibirle, siempre tiene la misma respuesta: 'Si no estás de acuerdo, ya sabes dónde está la puerta de la calle'. La misma forma de actuar tiene Ana Sanjuanbenito, que trata a sus subordinados con amenazas e incluso insultándolos”.

Debido a la irrespirable atmósfera que asola la Fundación, otro de los empleados, Manuel Parreño, familiar de Manuel Redondo, ha preferido marcharse el pasado mes de junio y no esperar a su jubilación, fijada para febrero de 2016. Parreño se ha ido, según sus palabras, por esta sencilla razón: “No aguanto más este ambiente. La Fundación es un infierno”.

Florentino Pérez, en una imagen de archivo (EFE)
Florentino Pérez, en una imagen de archivo (EFE)

Sueldazos... y seis años sin subir las nóminas 

En el club sucede tres cuartos de lo mismo. A hurtadillas y en voz baja, por temor a padecer mobbing (acoso laboral), los trabajadores, lo mismo que los de la Fundación, muestran su indignación porque llevan seis años, desde el regreso de Florentino a la presidencia, sin que les hayan subido ni un céntimo en sus nóminas. Aseguran desde la planta noble del club que, mientras los empleados siguen percibiendo los mismos honorarios que tenían hace más de un lustro, sí hay dinero para pagar un pastizal, entre otros, a estos tres ejecutivos: José Ángel Sánchez, director general del club, que recibe tres millones de euros anuales; Emilio Butragueño, director de Relaciones Internacionales, que cobra alrededor de 600.000 euros al año; y Manuel Redondo, director general de la Fundación y director del Gabinete de la Presidencia, cuya nómina asciende a unos 500.000 euros, aparte de los chollos que se busca en la Asociación de Veteranos del Real Madrid. 

Además, a los directores de las secciones del club e incluso a los empleados que son santos de la devoción de los señores Sánchez y Redondo, se les entrega un sobre cuando acaba la temporada. Una gratificación que varía en la cantidad, según el concepto o la simpatía que se tenga del premiado. Entre ellos, al parecer, está Raúl Serrano, jefe de Protocolo, que también ejerce como el servil, correveidile y maletero del presidente. Hay otras pequeñas prebendas para los afines a Manuel Redondo. Como, por poner otro ejemplo, pagar a costa del club la tarjeta del parking de la Esquina del Bernabéu a una empleada de la Fundación que… ¡no tiene coche!

Mi confidente, por otra parte, asegura que como algún día salgan a la luz documentos del club relacionados con Redondo, podrían ponerle a los pies de los caballos. Por cierto, hablando de José Ángel Sánchez, a primeros del pasado mes de junio, decidió que Begoña Sánchez, responsable de las áreas comerciales y de marketing del club, fuera también su directora general adjunta. Begoña llevará a cabo los dos cometidos y, junto a José Ángel, trabajará en la cultura digital del club, en el modelo y estrategia de contenidos y en la apertura y expansión por todo el mundo de canales digitales.

Ramón Calderón saluda a Casillas con Del Bosque al fondo (EFE)
Ramón Calderón saluda a Casillas con Del Bosque al fondo (EFE)

Desayunos de Calderón con los empleados

El pasado miércoles, el Madrid hizo públicas las cifras de la temporada 2014-15, en las que ingresó un total de 660,6 millones de euros, superando en un 94% las cantidades del ejercicio anterior, lo cual se traduce en un beneficio neto de 42 millones. Por ello, los empleados se preguntan: ¿No podría el presidente rascarse el bolsillo y aumentarnos un poco el sueldo? El presi, que pasa de ellos y no conoce a la mayoría de los trabajadores, tira de chequera alegremente a la hora de pagar a Casillas 20 millones de euros; 10 por temporada a Sergio Ramos, más lo que corresponda desembolsar en Hacienda, estaba dispuesto a dar 30 millones de euros por De Gea. Será por dinero, señor Pérez...

Sobre este tema, un exempleado del club comenta: “Los futbolistas son punto y aparte. En esta cuestión no se puede ni se debe decir ni pío, pero un servidor, que ha conocido y trabajado presidiendo la entidad Santiago Bernabéu, Luis de Carlos, Ramón Mendoza, Florentino Pérez y Ramón Calderón, le puedo afirmar que Bernabéu, Mendoza, Sanz y Calderón se preocupaban al máximo de los trabajadores. Es más: Ramón Calderón tuvo la gran idea de ofrecernos unos desayunos a los empleados, en los que podíamos decirle si éramos felices en el club o si teníamos algún problema personal o profesional. Te escuchaba con la máxima atención y, en el caso de que se lo plantearas, te recibía en su despacho. No sólo para escucharte, sino para intentar solucionarte el problema”.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios