El 'castigo' de Francia a Griezmann o por qué es tan duro ser del Atlético de Madrid

Algo no cae bien de Griezmann en Francia. Pero hay que pararse a reflexionar si realmente Simeone tiene razón y es muy duro ser del Atlético de Madrid o hay un trato de injusticia

Foto: Griezmann y Mbappé con el trofeo de campeones del mundo en Rusia. (EFE)
Griezmann y Mbappé con el trofeo de campeones del mundo en Rusia. (EFE)

Antoine Griezmann, el futbolista que se atrevió a decir que algún día comería en la mesa de Messi y Cristiano Ronaldo o que fue capaz de rechazar al Barcelona, se proclamó campeón del mundo y no es el mejor jugador francés del 2018. Un caso extraño el de Antoine por no tener el reconocimiento enfervorizado de un país que prefiere a Mbappé o Varane. Así lo dicen los resultados de la votación en la prestigiosa revista 'France Football'. Kylian Mbappé se ha metido a los aficionados galos en el bolsillo. Es el mejor francés del año sin lugar a dudas porque consideran que su fútbol y méritos fueron mayores con el Paris Saint Germain y la Selección que los de Griezmann. Por delante del rojiblanco está, incluso, el madridista Raphael Varane. Un defensa central robando los focos a la estrella del Atlético de Madrid y pieza clave en el éxito mundial cosechado en Rusia.

Hay que buscar algún tipo de explicación para entender por qué Griezmann recibe el 'castigo' de sus paisanos. Resulta difícil de encontrarla porque ni el propio Antoine lo sabe explicar. Ya antes de la entrega del Balón de Oro, en el Palacio de París, avisó que no entendía cómo se podía dar más importancia a una Champions que un Mundial. Sabía, de antemano, que el madridista Luka Modric era el ganador. Griezmann reclamaba ese Balón de Oro para un futbolista francés en un día que estaba acompañado por Mbappé y Lucas Hernández. La rabia de Antoine se ocultaba en su sonrisa, pero fue crítico para responder ironicamente con un "buena pregunta" cuando la prensa española, después de la gala, insistía en si entendía que el premiado fuera un subcampeón del mundo.

Los votos del Balón de Oro son diversos y globales, pero en el sector rojiblanco se empezó a airear la corriente de una 'mano negra' o conspiración. Las sospechas no paran de crecer. "En principio, al jugar en el Atlético está claro que es más difícil porque nuestra historia siempre fue más de trabajo y redoblar el esfuerzo para acercarnos a los lugares importantes", soltó Simeone sibilinamente cuando se le preguntó por el asunto del Balón de Oro. El Cholo arropó la teoría de que es más fácil ganar un premio individual si eres jugador del Real Madrid o el Barcelona y la injusticia que se había cometido con Griezmann. Pidió, incluso, que ese Balón de Oro debería haber sido para Varane antes que Modric. Sí, a Varane, el mismo con el que casi llega a las manos tras la final de la Champions en Lisboa.

Mbappé, ídolo en Francia

La teoría de la conspiración contra los jugadores que no son del Real Madrid o el Barcelona cobró fuerza. Ahí está, para discusión de los aficionados y la impotencia que sufre Griezmann. No deja de ser, todavía más relevante, el último premio de France Football para cerrar este 2018 cuando el más votado, el mejor del año, es Mbappé y por delante del rojiblanco está Varane. Algo sucede con Griezmann cuando no le considera un ídolo al estilo de la Francia de Zidane que logró el Mundial de 1998. A Griezmann le falta más reconocimiento, pasión y cariño de sus paisanos. Estar mejor valorado. Y los factores que lo explican pueden tener motivos más extradeportivos que profesionales. En Francia existen muchos muros para ser uno de los suyos. El joven Mbappé ha entrado por los ojos. Juega en Francia, se ha negado a irse a otro país y lo disfrutan desde la cercanía. Conecta con un amplísimo sector del pueblo galo –incluso más que Neymar– que todo lo extradeportivo lo censura y mira con lupa.

A Griezmann de poco le ha valido marcar cuatro goles en el Mundial de Rusia –los mismos que Mbappé–, mostrarse ambicioso y desafiar a Messi y Cristiano Ronaldo con sus palabras, ser el líder de un Atleti que combate con los clubes de los jeques y multimillonarios... Algo no cae bien de Griezmann en Francia. Acusado hace un año de racista por una Asociación de su país cuando apareció en las redes con la cara pintada de negro y vestido de los Harlem Globetrotters. Tuvo que pedir perdón. Pero hay que pararse a pensar o reflexionar si realmente Simeone tiene razón y es muy duro ser del Atlético o se ha cometido una injusticia con el Balón de Oro y el mejor francés del año.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios