Habló Lucas Hernández para dejar con el culo al aire al Atlético de Madrid

Lucas Hernández reconoce que piensa en otros proyectos que le hacen soñar. Habla para estropear más un caso que en el club creían tener controlado y enfriado

Foto: Lucas Hernández durante una rueda de prensa en un partido de la Champions. (Reuters)
Lucas Hernández durante una rueda de prensa en un partido de la Champions. (Reuters)

Lucas Hernández ha roto su silencio para confirmar que se puede marchar del Atlético de Madrid. Las sospechas son ciertas. Lucas se quiere ir a uno de esos clubes en los que considera que puede ser menos complicado conseguir títulos y, sobre todo, más fácil ganar dinero. La 'novia' que le ha salido al francés es el Bayern de Múnich y si pudiera marcharse ya mismo no le verían más por el Wanda Metropolitano. A Simeone le hace un roto y en el club se han encargado de frenar el primer golpe. Evitar que se marche en el mercado de invierno y esperar hasta que acabe la temporada porque, entre las limitaciones del gasto salarial que sufre el Atleti y la plaga de lesiones, el Cholo se sube por las paredes.

La maquinaria rojiblanca se puso en marcha con celeridad en el mismo momento que saltó la noticia –en Marca– del interés del Bayern en pagar los 80 millones de euros de la cláusula de Lucas en el mes de enero. El club elaboró un comunicado en el que negaba la información y contaba con la complicidad del francés. Mentira. Lucas Hernández ha dejado al Atlético con el culo al aire con sus palabras en un medio de comunicación de su país: "Hay bastantes clubes en Europa que me hacen soñar... Estoy bien aquí, en Madrid. Pero si tengo que irme mañana porque un proyecto me interesa, me lo pensaré". Unas palabras –en Le Figaro– que desmontan el comunicado y hacen daño a los jefes del club rojiblanco. A Miguel Ángel Gil Marín –consejero delegado– y Enrique Cerezo –presidente- les estalla el 'caso Lucas' un año después de que confirmaran que Griezmann había contactado con el Barcelona para pagar su cláusula de 100 millones de euros.

¿En qué situación queda el Atlético de Madrid? La firmeza del club se tendría que demostrar en estos momentos con un expediente o un castigo ejemplar. Lucas Hernández reconoce que se piensa marchar a otros proyectos que le hacen soñar. Lo que deja claro que ha escuchado a otros equipos, que ha mantenido contactos y valora una salida. Está presionando con sus declaraciones, en un episodio que en el club creían y consideraban que habían enfriado y tenían controlado. Nada más lejos de la realidad para desgracia de Simeone. Lucas se quiere ir y el efecto que va a provocar es el desestabilizar el buen clima de la familia rojiblanca. Si se queda hasta el final de la temporada pueden aparecer los pitos de la afición. Lucas, como le sucedió a Griezmann, ha decidido convertir este asunto en un culebrón.

Cuando uno decide anteponer sus interese personales a los de la institución se tiene que atener a las consecuencias. Veremos qué sucede de ahora en adelante, pero que no se le olvide a Lucas que todavía le paga el Atlético de Madrid. Tiene todo el derecho a crecer y progresar si considera que fuera del Atlético puede ser más feliz, sentirse realizado y, sobre todo, ser más rico. Pero las formas hay que cuidarlas en estos casos. Simeone y el Atlético le han dado mucho a Lucas. Hace poco se quejaba Thomas Partey de que quería más protagonismo en un gesto de deslealtad al Cholo. Pronto se arrepintió de sus palabras y rectificó para aclararlas. Lucas Hernández no ha elegido el mismo camino. Prefiere tensar la cuerda y hacer la bola más grande.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios