Realidades sobre el nivel de vida en España

Tomando indicadores como el nivel salarial vemos que las cosas son diferentes a lo que nos cuentan

Foto:

Si en artículos anteriores hablé de cómo la noticia de que España ha superado a Italia en nivel de vida no es muy relevante, o de cómo el nivel de vida con los indicadores de Numbeo es más alto de lo que parecería en países como Alemania y EEUU y más bajo en otros como España o Italia, hoy tomaremos uno de los indicadores más evidentes que pueden utilizarse, que son los salarios. Como es normal, la mayor parte de las personas en edad de trabajar viven de su trabajo, salvo una pequeña minoría de rentistas que tienen la fortuna (nunca mejor dicho) de no tener que trabajar o trabajar muy poco para poder vivir. Pero este artículo no va a hablar de estos últimos –tal vez un día les dedique una columna–, sino de esa mayoría de currantes que somos el resto de la población.

Y aquí sí que podemos encontrar acusadas diferencias entre países, mucho mayores de lo que cabría esperar de los indicadores más habituales que se usan de renta per cápita. Para ello utilizamos la base de datos de la OIT (ILO en inglés), que tiene la ventaja de utilizar fuentes primarias y no inferidas de las contabilidades nacionales como hacen otros organismos. Como también existen fuertes diferencias en cuanto a tasas de actividad y de ocupación, normalizamos los datos salariales per cápita (en este caso mayores de 15 años que es el dato que usa la OIT) y para tener en cuenta también las diferencias de precios entre países usamos datos en la misma moneda (dólares de EEUU) y a Paridad de Poder Adqusitivo (PPA), para tener en consideración las diferencias de precios entre países. Esto lo podemos ver en el gráfico de esta semana, en el que he tomado países de renta muy alta, media y dos países de renta baja.

Salario por habitante (15 años) en dólares de 2011 (PPA). Todos los datos corresponden a 2014 o 2015 excepto los de EEUU que corresponden a 2010.
Salario por habitante (15 años) en dólares de 2011 (PPA). Todos los datos corresponden a 2014 o 2015 excepto los de EEUU que corresponden a 2010.

El gráfico arroja grandes diferencias respecto a los habituales que se manejan de renta per cápita PPA.

Lo primero que llama la atención es que Alemania es el país con que tendría el mejor nivel de vida de la base de datos de la OIT, con la excepción de Qatar (en esta base de datos no está Suiza), país este último que también está primero en las listas PIB per cápita. El caso de Alemania es significativo porque en la lista de PIB del FMI figura en el puesto 15, muy por detrás de Noruega, que en materia salarial está también por detrás de Alemania.

EEUU también aparece peor situado que Alemania, cosa que no ocurre en las clasificaciones de PIB en las que está aproximadamente un 20% por encima. Aunque los datos de la OIT respecto a EEUU son algo antiguos y es posible que la situación actual sea de casi igualdad con Alemania en cuanto a salarios.

Suecia en esta clasificación por salarios está un 27% por debajo de Alemania, cuando en PIB está al mismo nivel.

El Reino Unido está un 37% peor que Alemania, y una vez más la diferencia es palpable con las cifras de PIB, en que solo está un 14% por debajo.

En Japón y Francia observamos que coinciden en ambas clasificaciones, estando casi al mismo nivel en renta per cápita y salarios per cápita. Sin embargo, en ambos casos hay una gran diferencia respecto a Alemania en salarios (-43%) y mucha menos en PIB (-15%).

En PIB España está un 24% por debajo de Alemania y sin embargo en salarios per cápita esta diferencia aumenta al 54%

El caso español es aún peor, pues en PIB estamos un 24% por debajo de Alemania y sin embargo en salarios per cápita esta diferencia aumenta al 54%.

El tema es importante, pues si bien en los países que más arriba están en la tabla hablamos de una sobrestimación de su nivel de vida respecto a Alemania bastante significativa, en casi todos los otros es mucho mayor. Por ejemplo en Francia, Japón y Polonia sería más o menos de dos tercios del nivel oficial dado por el PIB. En España sería poco más de la mitad, al igual que en Italia y Rusia. En Grecia la diferencia es abrumadora, pues el nivel de vida real sería un tercio del oficial, lo mismo que ocurre en México e Indonesia.

Sin embargo la excepción es China, que figuraría con el mismo nivel de vida en ambas clasificaciones (más o menos un tercio del nivel de vida alemán), siendo el único caso que he hallado entre los países analizados.

Probablemente el PIB per cápita es un indicador defectuoso para medir el nivel de vida de un país

Las conclusiones que podemos sacar de este pequeño estudio son, en primer lugar, que probablemente el PIB per cápita es un indicador sumamente defectuoso para medir el nivel de vida de un país, algo que puede ocurrir por muchos motivos que van desde grandes diferencias en su elaboración a manipulaciones flagrantes (como pareció ser el caso español entre 2008 y 2013).

Y en segundo lugar vemos que la desigualdad a nivel internacional es mayor de lo indicado por las cifras del PIB, ya que se ve que algunos países son hasta tres veces más pobres en relación al más rico de ellos (Alemania) de lo que parece. Llama la atención que, según esto, el país más poblado del mundo, China, tendría unos niveles de desarrollo superiores a lo estimado, pues se encontraría ya muy cerca de España o Italia. O que la diferencia entre Francia y el Reino Unido respecto a España e Italia es mayor de lo que habitualmente se piensa. También, para un observador que conozca con un mínimo de profundidad alguno de estos países, es bastante evidente que estos datos salariales cuadran bastante más con la realidad del día a día de una persona normal en cada país que los datos que nos cuentan de un macroagregado como el PIB. En resumen, que como dice el refranero, “de dinero y santidad, la mitad de la mitad”. Al menos para la mayoría.

Gráfico de la Semana

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios