El BCE no es la Fed
  1. Economía
  2. Información privilegiada
Jesús Sánchez-Quiñones

Información privilegiada

Por

El BCE no es la Fed

El principal causante de la bonanza experimentada por los mercados financieros europeos, y de la considerable reducción de la prima ha sido el BCE

El principal causante de la bonanza experimentada por los mercados financieros europeos y de la considerable reducción de la prima de riesgodurante los últimos doce meses ha sido el Banco Central Europeo (BCE). El próximo jueves tendrá lugar su última reunión de este año. Aunque no se espera la aprobación de ninguna medida especial, serán muy relevantes los mensajes que trasmita sobre el futuro de su política monetaria.

El BCE dará a conocer sus previsiones de crecimiento e inflación para los dos próximos años para la Eurozona. Ante la ausencia de explicaciones convincentes sobre los motivos que le llevaron a bajar tipos en noviembre, la publicación de estas previsiones adquiere especial relevancia, al poder reflejar una reducción de las previsiones de crecimiento e inflación.

El papel del BCE durante los próximos años seguirá siendo crucial para mitigar las crisis de la zona euro. Sólo su intervención en momentos de máxima tensión en los mercados financieros ha impedido que el euro llegara a una situación insostenible. Pese a ello,la política del BCE no tiene nada que ver con la practicada por la Reserva Federal estadounidense(FED), como queda de manifiesto en el siguiente gráfico.

placeholder

La FED no ha dejado de incrementar su balance. De hecho, la duda actual no es si dejará de incrementarlo, sino si reducirá la pendiente de incremento de su balance. El llamado taperingconsiste en reducir las compras de activos desde los actuales 85.000 millones mensuales a una cifra inferior. En cualquier caso, seguirá incrementando el volumen de activos en balance durante muchos meses.

Por el contrario, el BCE ha reducido su balance durante el último año. Se da por hecho que renovará los importes de la 'barra libre'de liquidez (LTRO) que vencerán en noviembre de 2014 y en el primer trimestre de 2015. Ello supondrá un mantenimiento del tamaño del balance del BCE, no incremento.

En las últimas semanas, algunas voces del BCE han mencionado la posibilidad de comenzar a aplicar políticas de compras de activos al estilo americano ante los riesgos deflacionistas. La aprobación de medidas de este tipo, o incluso la mera mención de Draghi de que pudieran ponerse en marcha, sería un cambio radical de política. Es posible que se apruebe algún LTRO puntual adicional, pero en ningún caso un programa de compra de activo mensual como el actualmente vigente en EEUU.

El BCE sigue teniendo que aplicar una política unitaria a un conjunto de 18 países con situaciones económicas muy heterogéneas. Hasta ahora, el BCE ha sabido capear el temporal, incluso con medidas tan baratas como el nonato programa OMT de compra de deuda soberana periférica. La put Draghi ha funcionado, básicamente porque no ha tenido que ejercitarse.

Aun a expensas de las novedades que pueda anunciar el BCE el próximo jueves, la FED seguirá incrementando su balance mucho más de lo que pueda hacer el BCE. Como resultado, la cotización del euro sigue fuertemente presionada al alza, en detrimento del raquítico crecimiento europeo.

Banco Central Europeo (BCE) Euro Ltro Reserva Federal Eurozona
El redactor recomienda