¿A qué viene tanta euforia? Morgan Stanley da con la vacuna para el Ibex 35

Lo de este viernes en las bolsas parecía un espejismo en países como España, que cuentan los muertos por decenas de miles y los trabajadores sin actividad, por millones

Foto: El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, junto a la vicepresidenta, Nadia Calviño, en el Congreso. (EFE)
El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, junto a la vicepresidenta, Nadia Calviño, en el Congreso. (EFE)
Adelantado en

Lo de este viernes en los mercados no eran toros sino miuras. El Ibex 35 se disparó un 4,04%, con las compañías vinculadas al turismo y las finanzas liderando las subidas. Un 'embarras de richesse' de valores en fosforito que no parecía sino un espejismo en países como España, que cuentan los muertos por decenas de miles y los trabajadores sin actividad, por millones.

La subida coincidía con el desplome de un 34% de la producción industrial en abril y los funestos augurios del Banco Central Europeo (BCE), que espera una reducción de la riqueza generada en el área monetaria del 8,7% en 2020 y calcula que la caída del PIB entre abril y junio se aproximará al 13%, que debe ser lo más cercano al apocalipsis.

Los datos que veremos los próximos meses confirmarán la debacle, con imágenes que retratarán con crudeza la crisis económica —desfile de empresas en concurso de acreedores, millones de españoles sin poder volver al trabajo—, social —cada vez más familias en riesgo de exclusión social— y el aumento de la desigualdad.

¿A qué viene entonces tanta euforia? ¿Acaso nos encontramos en los estertores del coronavirus? ¿Quién ha encontrado la vacuna? ¿O es que a la economía le está pasando lo mismo que a los políticos españoles, que de repente le ha entrado las prisas por decretar el final de la pandemia?

La impresión entre los analistas es precisamente esa: que no solo están pasando de fase las comunidades autónomas; también lo están haciendo los mercados, aunque la mejora no se podrá percibir en la economía real hasta dentro de unos meses. "Los sectores tradicionales reaccionan en bolsa. ¿Supone esto una mejora de las expectativas de recuperación? En principio deberíamos decir claramente que sí", escribía Ángel Blanco en su último post.

Así lo corrobora un informe de Morgan Stanley, fechado el 1 de junio bajo el título 'The periphery: the most interesting theme from our global exposure baskets', que recomienda invertir en los mercados de España, Italia, Portugal e Irlanda, por la baja valoración de sus acciones y por la llegada del fondo de reconstrucción de la Unión Europea, que hará que las primas de riesgos de estos países se contraigan. En España apuntaban a Applus, Santander, CaixaBank, Cellnex Telecom, Ferrovial, MasMóvil y Merlín Properties.

La firma estadounidense cree que nos encontramos en una situación similar a la del 2012, con un claro desacoplamiento entre bolsa y ‘spreads’. Morgan Stanley entiende que el mal comportamiento y la baja exposición de los inversores al Ibex no se corresponden con la positiva evolución de su prima de riesgo. “Al igual que entonces, creemos que el anuncio del fondo de recuperación de la UE marcará un punto de inflexión para la política fiscal de la UE, al igual que sucedió con el famoso discurso de Mario Draghi y su mensaje 'lo que sea necesario' en torno a la política monetaria en 2012”.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters)

El fondo de reconstrucción de la UE, pendiente de aprobación por los países miembros, está funcionando como poción mágica para los mercados. Aunque temporal y excepcional, "es un avance en la integración de la Unión sobre el que, en el futuro, será necesario construir para tener una verdadera unión fiscal", escribía Eva Valle en este diario.

Así, los responsables del rally de las bolsas europeas, y en concreto la española, no son tanto los datos del mercado laboral de EEUU, mejores de lo previsto, como Von der Leyen, que ha logrado enderezar el rumbo de la Unión Europea después de semanas trastabillando cual boxeador noqueado por culpa del covid, y Lagarde, que ha sacado toda la artillería ampliando el programa de compra de activos del BCE contra la pandemia (PEPP) en 600.000 millones.

También es de agradecer el indudable interés del Ejecutivo español por acelerar al máximo la desescalada —a pesar de las rectificaciones en la que está incurriendo para llevarla a cabo, como el guirigay de las fronteras con Francia y Portugal— y el papel proactivo de los gerifaltes del Ibex, con sus presidentes y CEO platicando ante los creadores de opinión con un S.O.S. para salvar el verano, salvar al sector turístico y, por ende, salvar al país.

Con todo y con eso, las bolsas están pecando en exceso de optimismo. A pesar de la salida del confinamiento y la paulatina reactivación, el nivel de incertidumbre sigue siendo muy elevado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE)

Se ha dado con la vacuna económica, pero falta la otra, la del coronavirus, ante las perspectivas de una segunda ola de covid-19 en otoño, una posibilidad que sigue siendo "extremadamente alta" porque el número de personas susceptible de contagiar es elevado y el de personas inmunizadas, muy bajo, según un informe elaborado por el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas y Medioambientales (Inrae) de Francia.

Y luego en España tenemos que dar con otra vacuna, la de los Presupuestos Generales del Estado, también en otoño. Unos presupuestos para un país en recesión, que tendrán que cumplir con la condicionalidad impuesta por Bruselas y contar con el visto bueno de Unidas Podemos y el apoyo de los nacionalistas, un 'tótum revolútum' difícil de imaginar —como difícil imaginar es que los vicepresidentes Pablo Iglesias y Nadia Calviño puedan ponerse de acuerdo en algo— y que marcará el devenir político y económico del país.

Caza Mayor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios