De Superman a SuperSánchez
  1. España
  2. Ideas ligeras
Ángeles Caballero

Ideas ligeras

Por

De Superman a SuperSánchez

Autocrítica poca, pero total para qué. Sánchez se va de veraneo y, con las chanclas y el bañador en la maleta, él está de acuerdo con el diálogo, con la discrepancia y con casi todo

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Es mucho mejor el Pedro ficus que el Pedro simpaticón. El hombre que pone voz de galán para decir y transmitir más bien poco que el que muestra cierto asomo de simpatía y afirma que va a pasar el verano con la familia. Presidente, perdone nuestro sarcasmo acumulado por la pandemia y las miserias asociadas a nuestro oficio. Siempre sonará mejor Superman que SuperSánchez, así que aterrice. Al menos ha sido breve y aún nos queda tiempo para hacer la comida.

Sánchez ha decidido, con buen criterio, eliminar, o al menos esconder, esas camisas con cuellos redondeados con las que nos deleitó en alguna que otra comparecencia. Sigue sin tener la misma buena cara que tenía en Manhattan, lo cual evidencia que el filtro de la televisión estadounidense es infinitamente superior al nuestro.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención para hacer balance del curso político. (EFE)

El filtro ibérico de este jueves era matador y evidenciaba dos sombras como de colorete en el rostro presidencial. Brochazos de más en una comparecencia en la que quiso de nuevo animar a las tropas con el documento de siempre, pero actualizado con nuevos datos. La cosa va bien, dice el presidente, y ya solo falta que mostremos “unidaz” para hacer frente a la “desigualdaz”.

Dos veces dijo que somos merecedores de la “medalla de oro en la vacunación” el mismo día en el que la Encuesta de Población Activa le dio una buena noticia y los Juegos Olímpicos nos vuelven a dejar en un lugar 'regulero' en el medallero.

"Él solo puede pensar en la recuperación mientras que unos pocos nadan en crispación"

Los datos en este sentido le dan la razón. Por eso se encargó de hablar de la prórroga del escudo social, del cumplimiento de su plan de resiliencia, resistencia, reactivación y unas cuantas cosas más de las que no se olvida cada vez que puede. Él solo puede pensar en la recuperación mientras que unos pocos, según él minoría, nadan en crispación.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE) Opinión

Hubo un momento precioso, cuando con sus manitas buscó entre los folios dos de los datos que sabía que caerían en la ronda de preguntas. “Llevamos 968 días con el Consejo General del Poder Judicial bloqueado”, afirmó. Otra verdad verdadera ante la que puso media sonrisa de lado porque la culpa, claro, no es suya. Sí que es suyo, por supuesto, cómo no, el mérito de haber celebrado 18 de las 24 conferencias de presidentes.

Si tenemos en cuenta que las reuniones se llevaron a cabo en medio de una pandemia sin precedentes, igual el pecho tenemos que desinflarlo un poquito. Pero qué sabré yo.

Sánchez presenta un balance optimista y pide al PP que deje ''la parálisis y el rencor''

Autocrítica poca, pero, total, para qué. Pedro Sánchez se va de veraneo y qué menos que agradecernos el trabajo ejercido en estos meses “al frente de sus medios de comunicación”. A estas alturas del año y con las chanclas y el bañador en la maleta, él está de acuerdo con el diálogo, con la discrepancia y con casi todo lo que se le ponga por delante. Por eso a los 45 minutos hizo lo que mejor sabe hacer.

Porque si Tom Cruise es el que mejor corre, Pedro Sánchez es el que mejor anda. Le falta el golpe de caderas y un poco más de meteoritos de Guerlain en la piel para parecerse a Naomi Campbell. Lástima que solo lo haga a ratos.

Pedro Sánchez Superman Pandemia Juegos Olímpicos Encuesta de Población Activa (EPA) Resiliencia CGPJ
El redactor recomienda