¿Qué salario necesitas para ahorrar y jubilarte con 1 millón?

Así las cosas y conscientes de los impedimentos existentes, lo importante es iniciar el proceso de ahorro e inversión lo antes posible y con la cantidad máxima factible

Foto: .
.

Es mucha la narrativa que va apareciendo de tanto en tanto, sobre cuánto debe uno ganar para poder ahorrar un porcentaje de esos ingresos y, una vez invertidos de forma óptima, generar una renta determinada que nos ayude a preparar la jubilación con ciertas garantías económicas. Son los medios norteamericanos los más propensos a este tipo de cálculos pues, en esencia, su masa salarial, su cultura financiera y las rentabilidades obtenidas por sus mercados accionariales, sí permiten simulaciones exitosas donde uno puede llegar a ahorrar 1 millón de dólares sin grandes dramas.

En esta línea, un estudio realizado en Estados Unidos entre adultos mayores de 25 años, de cara a conocer sus aptitudes financieras y capacidades para conseguir el sueño americano, arroja conclusiones interesantes. Realizado en 2009 con ese público y contrastado este año con esas mismas personas que tienen ahora más de 35 años, se obtiene la siguiente información. El 71% se siente financieramente seguro hoy frente al 47% de 2009. El 73% de los consultados admiten tener una situación financiera mejor que en 2009 y un 88% manifiestan haber adquirido hábitos financieros que no tenían antes. Sin embargo y tras la experiencia vivida en la crisis financiera, un tercio admite ser más reacio al riesgo frente al 18% de hace 10 años.

Los expertos de aquel país recomiendan que, en el momento de la jubilación, uno tenga 1 millón de dólares acumulado. Esta cifra debiera ser suficiente para afrontar una expectativa de vida mayor y una disminución de las pensiones futuras. Esos asesores sugieren que debe ahorrarse entre un 10 y un 15% del sueldo mensual. Según datos de la Reserva Federal de St Louis, el salario medio de los trabajadores norteamericanos se sitúa en los 63.000 USD a finales de 2018.

¿Cuánto debo ahorrar entonces?

Un trabajador de 27 años de edad debería ganar un sueldo de 40.000 USD al año y ahorrar unos 500 USD al mes. Suponiendo una tasa de rentabilidad anual del 6% y gracias al interés compuesto, esto le permitiría obtener la cifra mágica del millón a los 65 años. Lo puede ver utilizando la calculadora disponible en la web de valueschool.es. Suponemos el resto de datos estables.

.
.

Me comentará el lector con buen criterio que, esos datos de rentabilidad superiores al 6% no son viables. Sin embargo, si logramos abstraernos del corto plazo y decidimos ser consecuentes con todo el proceso de ahorro implícito, usando la renta variable resulta que sí, que esa rentabilidad ha sido, hasta la fecha, totalmente alcanzable. Valga para ello el gráfico de rentabilidad real a largo plazo en diferentes activos desde 1802 de J. Siegel. El 6,7% es la media anual alcanzada hasta hace unos años. Ahora mismo, con los desempeños actuales, estaríamos incluso por encima de esa referencia.

.
.

Si el trabajador empieza a ahorrar a los 40 años, a una tasa de rentabilidad del 6%, necesita ganar un sueldo de 114.000 dólares y poder ahorrar 1.435 al mes para poder acometer dicho proyecto. Cuanto más tarde se inicie el proceso de ahorro, más complejo resulta este proyecto.

Si ahora bajamos a la realidad española, ¿son distintas las posibilidades que tenemos con nuestras circunstancias? No del todo. Esta misma semana aparecían datos de salarios medios en las distintas provincias españolas y en municipios concretos. Si tomamos Madrid, con una media bruta de 35.000 euros, o Cataluña con 30.400 euros, desde un punto de vista teórico y sin tener en cuenta el resto de factores, resulta que aquellos podrían intentar, al menos, quedarse cerca de dicho objetivo. Otras comunidades lo tienen más complicado dado el nivel de renta, pero cada uno dentro de sus posibilidades y destinando el máximo posible a dicho ahorro, puede prepararse mejor el futuro.

Respecto a los productos de inversión disponibles para el ahorrador español, si tomamos los datos de rentabilidad media de los fondos de inversión de renta variable (y pese a las altas comisiones), resulta que a 25 años se han podido obtener rentabilidades anuales medias cercanas al 6% (5,69 en nacional). Si encima hemos sido selectivos, el Bestifond acumula un rendimiento anual medio del 13,9% desde 1993. El EDM inversión o el Metavalor de Renta Variable logran superar el 6% anual en esos plazos de cálculos.

Así las cosas y conscientes de los impedimentos existentes, lo importante es iniciar el proceso de ahorro e inversión lo antes posible y con la cantidad máxima factible. La lógica indica que la dificultad inicial de destinar el 10 o 15% del salario a ese fin se verá reducida con el paso del tiempo, pudiendo incrementar las aportaciones a medida que aquel aumente. Solo obrando de ese modo podrá estar más cerca de terminar, algún día, con ese millón ahorrado.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios