¿Cómo gasta un joven de 23 años su salario de 150.000?

Cada uno debería ser capaz de ahorrar en la medida de sus posibilidades, para poder planificar un futuro mejor y lograr la máxima independencia económica.

Foto: .
.

Está claro que no podemos comparar los salarios y trabajos ofertados en España, con los que se obtienen en países como Estados Unidos. Para este último, mientras que la media está situada en unos 43.000 euros anuales, en España la cifra es de unos 23.000 a cierre del ejercicio pasado. Si observamos la media en función de la formación académica, en nuestro caso los sueldos de la zona alta rondan los 51.000 euros frente a los 74.000 obtenidos en Estados Unidos.

Pero si lo bajamos a Europa y como forma de contextualizar los salarios en la EU (tomando como fuente Statista.com para 2017 en USD), países como Luxemburgo y Dinamarca ocupan los primeros puestos, alcanzando incluso, magnitudes superiores a los observados en la primera economía mundial. Irlanda, Holanda, UK, Alemania o Francia estarían situados, en términos medios, cerca de Estados Unidos.

.
.

Sin embargo, existe también una diferencia entre los millennials españoles y los de aquellos países europeos punteros y de Estados Unidos, muy significativa a nivel de ingresos y uso de los mismos. Analizando las razones de tales divergencias, aparecía el otro día un vídeo de la CNBC donde se mostraba cómo, en la ciudad de Nueva York, un joven de 23 años podía ganar y gastar un sueldo equivalente de 150.000 euros.

Estando esta cifra muy alejada de lo que puede generar un español en un trabajo similar, sí es interesante y a modo de curiosidad diferenciadora, observar cómo se realiza la distribución de ingresos en ese caso concreto. Partiendo de un sueldo mensual de unos 5900 euros, resulta que el sujeto en cuestión destina nada más y nada menos que un 42% al ahorro. Inversión y aportes a planes de pensiones marcan las partidas de la misma. La vivienda en alquiler, que representa un 24% del total y otras magnitudes como la comida, el ocio y los viajes, siguen a mucha distancia la distribución del gasto.

.
.

Ese joven en concreto, trabaja para una empresa consultora empresarial, con jornadas diarias de 15 horas, obtiene ingresos adicionales impartiendo formación y, pese a su juventud, cuenta con una ventaja sobre muchos millennials: adquirió una cultura financiera que le hace optimizar desde ya sus ingresos pensando en el largo plazo. Y es esta la gran diferencia, más allá de las cifras y del tiempo invertido, que cabe resaltar entre nuestros jóvenes y los de aquel país.

Me comentará el lector que ahorro y renta disponible van de la mano. Que, al estar nuestras rentas medias alejadas de las europeas, poco se puede ahorrar. Y siendo esto verdad, también lo es que la confianza de los hogares y la cultura financiera de los mismos, es determinante para conseguir aquel fin. Esto se pudo comprobar en la crisis financiera de hace 10 años. Los hogares españoles, pese a tener incluso menos ingresos en aquel momento, aumentaron la tasa de ahorro de forma significativa. Pero a día de hoy, mientras que en Europa se arrojan cifras de ahorro superiores al 12% de la renta, en España no se llega al 5%.

Así las cosas y en línea con lo que comentaba hace un par de semanas, cada uno debería ser capaz de ahorrar en la medida de sus posibilidades, para poder planificar un futuro mejor y lograr la máxima independencia económica. Tener en España a finales de septiembre, 915.000 millones de euros en efectivo y depósitos bancarios a tipo cero, no parece ser la mejor decisión financiera que pueda tomarse al respecto. Necesitamos de mayor cultura para, cada uno desde su capacidad, ganar mayor confianza y así poder proyectar un futuro mejor desde el punto de vista económico.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios