¿Cuánta gente invierte en bolsa?
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

¿Cuánta gente invierte en bolsa?

A punto de iniciar la campaña de presentación de resultados del primer trimestre, el consenso sitúa en un 24% el crecimiento esperado para el principal índice norteamericano

placeholder Foto: Un 'trader' en la bolsa de Nueva York. (Reuters)
Un 'trader' en la bolsa de Nueva York. (Reuters)

El S&P 500 ha generado una tasa anual de crecimiento compuesta (CAGR) del 12% en la última década. En este 2021 y en lo que parece un proceso de continuación (de momento), los principales índices mundiales marcan nuevos máximos históricos en un entorno donde la Fed vuelve a recordar su compromiso con respecto a mantener la actual política monetaria, no descontando el mercado ajustes de tipos de interés al alza, como mínimo y a día de hoy, hasta 2022.

A punto de iniciar la campaña de presentación de resultados del primer trimestre, el consenso sitúa en un 24% el crecimiento esperado para el principal índice norteamericano. Los datos observados en aquella economía apuntan a mejoras sustanciales, como así se desprende del alza del crédito al consumo (que alcanza niveles no vistos desde 2017), previsiones de crecimiento del PIB para el año cerca del 5,7% o la tasa de desempleo que, pese a estar aún lejos de los niveles previos a la pandemia, sigue con notable mejora en el entorno del 6%. Los tipos a largo parecen haber tomado un respiro en su ascenso, con los bonos a 2 años sin reflejar tensión alguna y la inflación, utilizando datos de Goldman, muestra un posible calentamiento de la economía al asignar un 30% de probabilidad, a tener lecturas superiores al 3% en los próximos 5 años. El índice de volatilidad (VIX) se sitúa ya en niveles previos a la pandemia.

En ese contexto y utilizando datos de la encuesta del BofA a gestores, aquellos tienen una media del 4% de las carteras en liquidez, una exposición a renta variable en niveles no vistos desde junio de 2020 y han alcanzado posiciones récord en materias primas.

Foto: Javier Molina, El Confidencial, y Álvaro Cubero, Intermoney, durante un coloquio en el foro Iberian Value. Opinión

Sin embargo, este posicionamiento no afecta a todos por igual. Si analizamos qué porcentaje de población en Estados Unidos invierte en renta variable y de acuerdo a la Reserva Federal, del 10% con mayores niveles de renta, el 92% lo hacía en 2020, superando el porcentaje visto en 2007, con una media de carteras situado en 969.000 dólares. El siguiente 40% de los inversores tenían una media de 132.000 dólares y para el restante 50% no se llegaban a los 54.000USD. Como último dato a destacar, el top 1% de los hogares más ricos controlaban el 38% del total mercado de acciones y fondos mutuos.

Y mientras la bolsa subía ese 12% anualizado, el porcentaje de población con algún tipo de inversión no ha parado de bajar, pasando del 65% de 2008 al 50% actual, provocando todo esto en su conjunto, un incremento del gap de riqueza entre los más ricos y el resto. Las familias en el percentil 90 acumulan una riqueza neta superior al millón de dólares. Si se toman ahora los colocados en el percentil 50, resulta que apenas acumulan riqueza alguna.

Foto: (Reuters) Opinión

Esta situación ha provocado que, durante la pandemia, aquellos que mantenían posiciones en el S&P 500 han visto aumentar sus carteras un 16% de media. Los que lo hicieron vía índices tecnológicos, un 42%. Por el contrario, aquellos que no contaban con posición de inversión alguna (la mayoría), se han quedado atrás. Del mismo modo, resulta que pese a las personas de mediana edad son las que, en número, tienen más participación en bolsa, aquellos mayores a 65 años concentran el valor en dólares.

Obtener datos europeos resulta siempre más complejo. Según “Statista” y para hace 2 años, cerca de un 30% de españoles tenía acciones o fondos de inversión de renta variable. En 2020, el total balance de incremento de productos de ahorro e inversión arroja nulo crecimiento respecto al año anterior. El 75% del portfolio de esos ahorradores está en productos “sin riesgo” (depósitos mayoritariamente), siendo los únicos que crecen con respecto al ejercicio anterior. Utilizando datos de “Private Banker International” se esperaba terminar 2020 con caídas de posiciones del 22% para acciones y del 14% en el caso de fondos mutuos.

Es en este entorno de incremento de las diferencias y de la necesidad de búsqueda de valor más allá de nuestras fronteras donde, a mi juicio, reside la oportunidad y la obligación de poner el dinero a trabajar, evitando la pérdida de valor resultante de la inactividad y de la inflación pues, en caso de no hacerlo, ese gap entre los que sí lo hacen y aquellos que se quedan inmóviles, se hace cada vez mayor y más insalvable.

Previsión de crecimiento Renta variable Reserva Federal Tipos de interés Inflación