Es noticia
Menú
El túnel de Guadarrama o el Eurotúnel
  1. Mercados
  2. En Primera Línea
Rodrigo Rodríguez

En Primera Línea

Por

El túnel de Guadarrama o el Eurotúnel

El lunes se completaba la primera ola de ventas que tanto me preocupaba; se rompían las medias móviles de 200 días y todos los analistas técnicos tornaban bajistas

Foto: Imagen de archivo de un túnel. (iStock)
Imagen de archivo de un túnel. (iStock)

Hoy seré breve. Escribo desde un avión camino de un destino en el que iba a compartir un fin de semana romántico con mi esposa. Desafortunadamente, las circunstancias han dictado que mi mejor mitad se haya tenido que quedar en casa cuidando de dos peques con alto contenido vírico. Debo decir que llevaba tiempo esperando esta escapada para ver si podía recuperar algo de la paz que los mercados han conseguido quitarme en lo que va de año. La ausencia de mi mujer lo pone más difícil, pero no imposible. En eso al menos seré optimista.

El lunes se completaba la primera ola de ventas que tanto me preocupaba; se rompían las medias móviles de 200 días y todos los analistas técnicos tornaban bajistas. Sinceramente, hubo un momento en el que pensé que podíamos tener un crash similar al del ‘87 y ver un día con los índices bajando dobles dígitos. Había “huelga de compradores” y las señales de liquidación eran evidentes. ¡Y aún nos quedaba la FED!

Foto: La Bolsa de Madrid. (EFE/Altea Tejido) Opinión

De forma inopinada, el S&P se daba la vuelta y recuperaba un 4% para acabar en positivo en el día. La única justificación plausible es que los grandes bancos están cortos de gamma. Permítanme que no entre en la explicación técnica de este hecho puesto que tampoco añade demasiado a lo mollar, quédense con que eso les obliga a comprar en subidas y vender en bajadas, retroalimentando y amplificando las tendencias. Supongo que el desconcierto en el mercado es tal que, honestamente, parece que el resto hacemos lo mismo en ambas direcciones movidos por el pánico. Pero claro, nosotros nos dedicamos a hacer dinero de estas situaciones, por muy difíciles que sean, y tenemos que buscar la manera de “capturar” estos movimientos diarios. Somos “soldados” y no nos podemos quedar en el barco en los “días” D.

El miércoles, Powel, Gobernador de la Reserva Federal, dijo, alto y claro, que su única preocupación es la inflación, puesto que EEUU está en pleno empleo. No descartó que vaya a subir tipos en todos los meetings hasta fin de año, ni tampoco alguna subida de 50bps … y eso son al menos 7 subidas de 25 bps, cuando hace 3 meses nadie apostaba por más de una. Obviamente, el mercado se caía. El jueves abría subiendo sin ningún motivo, para volver a caerse al cierre y empezar muy débil el viernes, a pesar de los grandes resultados de Apple, ¡pero terminaba el día con un +3%!

¿Resultado final de una semana en la que la FED nos ha dicho que su famosa put está al menos 10% más abajo, que la situación de Ucrania no parece mejorar, que Netflix o Tesla presentaron números, cuando menos, preocupantes y que Bitcoin empieza a mostrar grietas en su valoración? Un 1% en positivo. No le encuentro más sentido que el hecho de que el indicador de optimismo/pesimismo está en mínimos históricos y que bajo estas condiciones y con mercado bajista los rallies suelen ser muy agresivos y brutales en velocidad.

Foto: Ismael Clemente. Opinión

Se trata del peor enero en décadas para el Nasdaq y alguno habrá visto su riqueza virtual adelgazar de forma súbita pero, no nos engañemos, el Séptimo de Caballería no se divisa en lontananza, ni se escucha su corneta: el soporte técnico está más abajo y la FED no va a ayudar.

El aplanamiento de la curva muestra que puede que no todas las subidas de la FED estén descontadas o que el mercado prevé que, después de las subidas, se va a ver obligada a cortar antes de lo que normalmente lo haría. Si la curva empieza a empinarse porque esas expectativas se van disipando, la bolsa sufriría. Sé que cuesta cerrar posiciones largas cuando se ha perdido tanto en tan poco tiempo, pero puede que no sea mal momento para reducir nuestra exposición a equities y reservar algunas balas que podremos utilizar en unos meses. Ahora bien, recuerden que hay elecciones a final de año y que nadie ganó unas elecciones en una recesión. ¿Qué creen que hará el Presidente Biden?

Aunque esta puede ser una corrección mucho más agresiva de lo esperado, a la larga, como todas, será positiva: al final del túnel seguirá habiendo luz. Esperemos que sea más como el de Guadarrama que como el Eurotúnel.

Hoy seré breve. Escribo desde un avión camino de un destino en el que iba a compartir un fin de semana romántico con mi esposa. Desafortunadamente, las circunstancias han dictado que mi mejor mitad se haya tenido que quedar en casa cuidando de dos peques con alto contenido vírico. Debo decir que llevaba tiempo esperando esta escapada para ver si podía recuperar algo de la paz que los mercados han conseguido quitarme en lo que va de año. La ausencia de mi mujer lo pone más difícil, pero no imposible. En eso al menos seré optimista.

Reserva Federal Bolsas y Mercados Españoles (BME) Crónica de bolsa