¿Tu tesis de inversión te abandona cuando aparecen dificultades?

"Es necesario complementar el análisis numérico del pasado con un análisis cualitativo a futuro"

Foto: Un operador de bolsa en Nueva York. (Reuters)
Un operador de bolsa en Nueva York. (Reuters)

Muchos inversores no son conscientes de que la mayoría de las decisiones de inversión en mercados de capitales se basan casi exclusivamente en el análisis del comportamiento pasado de los activos (acciones, fondos, bonos, etc).

Lo hacen los analistas técnicos, quienes comparan la evolución de los activos (rentabilidad, volatilidad, draw dawn, beta, correlaciones, etc) a diferentes plazos, quienes realizan análisis estadísticos de diferentes tipos de activos (tasas de quiebra para bonos, rentabilidades medias, etc) y quienes analizan a fondo los resultados de las compañías (balances, cuentas de resultados, ventas, márgenes, beneficios, ratios de rentabilidad, endeudamiento, etc). Son estilos de inversión muy diferentes, pero todos tienen un denominador común. Ponen números al pasado y con ello tratan de seleccionar los activos que creen van a tener una mejor la evolución futura.

El problema se produce cuando el comportamiento difiere del previsto, cuando los números se tuercen, cuando la evolución no es la esperada. Entonces surgen las dudas. Se vuelve a la tesis de inversión y se comprueba que los datos recientes ya no son tan positivos. Ya no dan una señal de compra. En tal situación, es muy normal perder la confianza en la inversión y vender.

Por ello, es necesario complementar el análisis numérico del pasado con un análisis cualitativo a futuro. Debemos encontrar motivos objetivos para confiar en las capacidades de las personas que dirigen las inversiones, en los modelos de negocio, en las ventajas competitivas, en la resolución de conflictos de interés, en los costes de inversión, en los cambios en el comportamiento de los clientes, en el grado de aprovechamiento de nuevas tecnologías y sistemas de información, etc.

Las razones cualitativas para confiar en una inversión son más relevantes a largo plazo, pero además son mucho más resistentes a los vaivenes de los mercados. Sostienen nuestra tesis de inversión y nos permiten no vender en el peor momento. Es decir, facilitan que podamos conseguir buenos resultados.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios