¿Inviertes como un empresario?

Es sorprendente la gran diferencia que existe entre lo que consideran importante la mayoría de los analistas e inversores y los aspectos críticos del negocio para los empresarios

Foto:

Dentro del análisis fundamental conviven muchos enfoques para valorar una empresa. Se aprecian las diferencias cuando los inversores te explican sus tesis de inversión pero también cuando ves qué preguntan a las compañías en reuniones o presentaciones a varios inversores. Son una muestra de lo que les interesa conocer.

La inmensa mayoría de las preguntas van destinadas a tratar de predecir los resultados del ejercicio en curso o de próximos trimestres. Son del tipo: ¿Cuánto os está afectando la subida o bajada del dólar? ¿A qué nivel tenéis cubierto el dólar, el petróleo o la compra de las materias primas? ¿Cuál va a ser la inversión en CAPEX de este año? ¿Cuál es el ratio de endeudamiento con el que esperáis acabar el año?


Si algo tienen en común las preguntas anteriores es que no son las fundamentales para ningún empresario. Quien decide montar una compañía textil, farmacéutica o un banco no lo hace o deja de hacer en función de sus previsiones de tipo de cambio o del precio de las materias primas. Los cambios en estas variables pueden ser relevantes para el resultado de uno o varios trimestres, pero no son en absoluto relevantes en el análisis de la viabilidad o grado de éxito del modelo de negocio.

Es sorprendente la gran diferencia que existe entre lo que consideran importante la mayoría de los analistas e inversores y los aspectos críticos del negocio para los empresarios o máximos dirigentes.

Ni la evolución del petróleo, ni de las divisas, ni la meteorología suelen afectar a las ventajas competitivas de las empresas


Por ello nos encontramos fenómenos bursátiles asombrosos. Son muy habituales titulares en medios e informes de analistas del tipo: bajan las aerolíneas en bolsa por la subida del precio del petróleo, se disparan las acciones de la compañía X por la bajada del dólar, caen las acciones de la compañía textil Y porque se ha retasado la llegada del frío y han bajado las ventas, etc. Ni la evolución del petróleo, ni de las divisas, ni la meteorología suelen afectar a las ventajas competitivas de las empresas, sin embargo las cotizaciones se mueven como si a las empresas les fuera la vida en ello.


Por el contrario, los empresarios analizan los negocios a muy largo plazo. Les importan mucho más los resultados que generen las empresas durante la próxima década que los beneficios de los próximos trimestres. Dejan a un lado los efectos de las variables que afectan a corto plazo para centrarse en los aspectos relevantes a largo plazo. Este es el enfoque que se aproxima mejor a la naturaleza de los negocios y el que, en mi opinión, deberían tener también los inversores.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios