¿Tiene sentido invertir en fondos "sostenibles"?

Desde mi punto de vista, el popular dime de qué presumes y te diré de lo que careces está, en este aspecto, a la orden del día

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

- Juan, ¡no te vas a creer lo que tenemos que hacer!

- Dime - contesté a mi jefe.

- Tenemos que calcular cuánto CO2 ahorramos.

- Estás de broma ¿no? - Respondí.

Él contestó que no y me dijo que todas las oficinas (áreas o departamentos) del banco debían informar de cuánto CO2 ahorran para que los datos totales aparezcan en los informes de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Mi jefe había dado en el clavo. Realmente no me lo podía creer. Además, me lo trasladó de aquella manera porque en el fondo a él también le daba vergüenza pedirme que me inventara una cifra de CO2 para rellenar en un expediente. Era un día de aquellos en los que la prima de riesgo copaba los titulares de la prensa y trabajaba en el área de mercado de capitales de un banco. Es decir, nos dedicábamos a buscar las mejores opciones de inversión y financiación para el banco en los mercados financieros. Nada que ver con el CO2, ni para bien, ni para mal.

Pensé que esa iniciativa quedaría en nada pero me equivoqué. Una mañana de la semana siguiente mi jefe volvió con el asunto y me dijo que necesitaba lo del CO2 para esa tarde. Entonces mi asombro se convirtió en enfado. Tenía que inventarme una manera de justificar un cálculo para engañar a alguien. La estimación que hice fue cuántos vuelos Madrid-Londres se ahorraban nuestros proveedores (bancos de inversión), o nosotros mismos, por mantener conference calls (reuniones telefónicas) con ellos en lugar de reuniones físicas. Con ese ahorro en vuelos alguien de RSC debió calcular cuánto CO2 ahorrábamos.

Después llegaron los bonos verdes. Un buen día Iberdrola le puso a una emisión la etiqueta de “verde”. Se emitía con un interés un poco más bajo de lo normal y casi nadie sabía por qué ese bono era “verde” y otros de la misma empresa no. Nos decían que era “verde” porque el dinero iba a financiar proyectos de energías renovables y que había fondos extranjeros con la etiqueta de “sostenibles” que buscaban invertir en este tipo de emisiones aunque fuera con intereses menores.

La empresa era la misma, el dinero entraba en la caja igual y financiaba su activo. Sus inversiones no variaban ni un ápice pero aprovecharon que el Pisuerga pasaba por Valladolid para etiquetar a una emisión como “verde”, mejorar su imagen corporativa y financiarse un poco más barato. Varios años después, BBVA y Telefónica han puesto a algunos de sus bonos la misma etiqueta.

[Las finanzas sostenibles se afianzan en la UE]

En paralelo a los bonos verdes, han proliferado en España y en el resto del mundo el número de fondos autocalificados con las etiquetas de “sostenibles”, “socialmente responsables” y “éticos”. Lo difícil es definir objetivamente qué empresas cumplen con esos criterios y cuáles no. Una empresa que uno puede considerar “verde”, para otro puede ser altamente contaminante. Lo mismo ocurre si valoramos su lado social o ético.

En ese mar de disparidad de opiniones, han aparecido agencias de calificación de fondos que evalúan a las carteras en función de factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, Enviromental, Social and Governance) llegando a resultados sorprendentes.

Partamos del ejemplo de Avantage Fund, el fondo que dirijo, para hacernos una idea. Una de las principales agencias de calificación otorga al fondo de manera continua (no un mes particular) un rating de 1 en una escala de 5. Es decir, en su opinión pertenece al 10% de los fondos con menor compromiso con factores ESG.

En mi opinión, las empresas que tienen mejores calificaciones desde el punto de vista ESG son las que dedican más recursos a vender su imagen en esos aspectos

Para seleccionar los valores que forman la cartera del fondo dedico mucho tiempo a analizar el gobierno corporativo de las empresas, para que los directivos no engañen a los inversores principalmente, pero salvo casos excepcionalmente graves no aplico criterios ambientales o sociales. En cualquier caso, en la cartera del fondo no hay empresas de los sectores más rechazados desde el punto de vista del famoso ESG criteria (juego, defensa, petróleo o tabaco) y varias de las principales empresas en cartera son referentes globales por estar cambiando a mejor sus sectores. Por ejemplo: Tesla.

De ahí mi extrañeza por la calificación. A raíz de esto, he dedicado algo de tiempo a tratar de entender qué puede estar pasando. Me he dado cuenta de que existe una elevada correlación entre la capitalización media de las empresas en las carteras de los fondos y su calificación ESG. Los fondos que invierten principalmente en empresas de pequeña y mediana capitalización, como Avantage Fund, suelen tener peores ratings de sostenibilidad que los que invierten en las empresas más grandes. Una prueba de ello son los fondos indexados al Eurostoxx 50, que consiguen un rating de 4 sobre 5.

En mi opinión, las empresas que tienen mejores calificaciones desde el punto de vista ESG son las que dedican más recursos a vender su imagen en esos aspectos. Es puro marketing. Toda empresa puede venderse como verde, ética o socialmente responsable. Solamente hace falta “fabricar” argumentos y/o manuales de procedimientos para justificar que cumplen con los requisitos de quienes valoran los aspectos ESG. Por ejemplo, si se trata de una empresa muy contaminante directa o indirectamente siempre puede justificar que se está aplicando una nueva tecnología para ser menos contaminante, poner el foco en un supuesto ahorro teórico de emisiones respecto a la tecnología anterior y argumentar que los aspectos medioambientales son absolutamente claves para la toma de decisiones.

Las empresas que dedican más dinero (recursos) a contar lo buenas que son desde el punto de vista ESG son las grandes compañías cotizadas y las que más tienen que esconder. Desde mi punto de vista, el popular dime de qué presumes y te diré de lo que careces está, en este aspecto, a la orden del día.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios