Qué hacer con el dinero si todo parece mala inversión

Por muy negativa que sea la visión del ahorrador, siempre hay que tomar decisiones de inversión

Foto: Cotización de Amazon en el Nasdaq.
Cotización de Amazon en el Nasdaq.

Hace unos días, un ahorrador me contó que a él todas las opciones de inversión le parecían malas. Consideraba cuatro tipos de activos: inmobiliario, bonos, acciones y liquidez.

En su opinión, no era el momento de invertir en inmuebles porque las personas del sector con las que él había hablado le indicaban que esperaban un frenazo de aquí a dos años. Le habían dicho que estaban adelantando promociones para darles salida cuanto antes.

Los bonos (renta fija) no le parecían una buena opción, porque las rentabilidades eran negativas o muy bajas. Por otro lado, las acciones (renta variable) no eran una buena alternativa para él porque espera que la economía entre en una nueva recesión.

Por último, tampoco quería mantener el dinero en liquidez porque gran parte de su valor se lo comería la inflación. Espera que el nivel de precios suba significativamente, porque los bancos centrales llevan muchos años inundando de dinero la economía.

No coincido con el análisis macro de esta persona, salvo en lo de la inflación. Soy más positivo respecto al crecimiento de la economía. No obstante, me pareció muy interesante la difícil situación en que se encontraba. Veamos qué tendría sentido que hiciera y qué no.

Lo primero es ver si alguno de los cuatro tipos de activos lo pudiéramos descartar porque haya otro que mejore su resultado en todos los escenarios. En mi opinión, esta persona debería eliminar la opción de invertir en la inmensa mayoría de bonos porque la liquidez le generaría mejor resultado. Un bono con rentabilidad negativa genera una triple pérdida: i) rendimiento negativo, ii) costes financieros directos e indirectos y iii) merma de valor por la inflación. Respecto a esa alternativa, la liquidez solamente pierde por el tercer aspecto.

Descartados los bonos, al inversor señalado anteriormente le quedarían tres tipos de activos: liquidez, inmuebles y renta variable. El segundo aspecto a considerar deben ser las características de la inflación. Resta valor al dinero despacio pero sin pausa. Por ello, el horizonte temporal de la inversión es fundamental para determinar qué parte del patrimonio debería dejar en liquidez y cuánto destinar a los otros dos tipos de activos. Los inmuebles y las acciones tienen mayor riesgo de pérdida a corto plazo, pero si el horizonte temporal es largo, el riesgo de generar minusvalías disminuye significativamente. Cuando el horizonte temporal es muy largo, la peor opción es mantener el capital en liquidez.

En tercer lugar, debemos analizar detenidamente la selección de activos. Aunque se tenga una visión muy negativa del ciclo económico, el resultado variará enormemente de unas acciones o inmuebles a otros. Dejo el análisis de los activos inmobiliarios a otros que puedan aportar más. Respecto a los valores, en mi opinión, lo mejor es elegir compañías en las que: i) exista un elevado compromiso entre directivos y accionistas, ii) tengan un excelente modelo de negocio y iii) coticen a un precio razonable. Destaco que si lo que hacemos es seleccionar valores concretos, la evolución general de los índices no influye apenas en el resultado a largo plazo de la cartera. Es decir, hay muchas inversiones que son buena opción aunque las perspectivas macro sean malas y muchas otras que son nefastas aunque las expectativas económicas sean buenas.

En conclusión, por muy negativa que sea la visión del ahorrador, siempre hay que tomar decisiones de inversión. Además, hay otras dos alternativas que le quedan al inversor: 'market timing' (primero realizar una inversión y después otras) y coberturas (inversiones a la baja de un activo). Daré mi opinión de estas dos opciones de inversión en los dos próximos artículos.

Termino indicando que es muy habitual encontrarse inversores con esta visión en cualquier momento del ciclo. Tienen el capital pero muchas dudas respecto a qué hacer con él. Es humano fijarse principalmente en los aspectos negativos. En el otro lado, suelen estar las empresas. El recurso escaso es el capital y habitualmente tienen muchas alternativas de inversión que consideran atractivas, además de las opciones de pagar dividendos y recomprar acciones. Por ello, deben priorizar el uso del capital.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios