Sé prudente y gana más
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Sé prudente y gana más

No hay duda de que los aviones volverán a volar y los hoteles y los estadios se llenarán... Sin embargo, por el camino perderán su dinero muchísimos inversores

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El cierre de comercios y las restricciones de movilidad están provocando que los ingresos de muchas compañías se evaporen. Las empresas más perjudicadas son las más volátiles este año en bolsa. A día de hoy, una noticia positiva relativa a la vacuna dispara sus cotizaciones y unas nuevas medidas de limitación a la actividad hacen caer a plomo el precio de las acciones.

En este entorno de fuertes vaivenes, son muchos los inversores que deciden invertir en este tipo de valores esperando grandes revalorizaciones cuando el miedo a la pandemia remita. La mayoría piensa que comprar los valores más perjudicados por la pandemia es la manera lógica de ganar más cuando se materialice la recuperación. En mi opinión, esta creencia es errónea y muy peligrosa.

No hay duda de que los aviones volverán a volar y los hoteles y los estadios se llenarán. Serán esos aviones que hoy están parados y esos edificios que hoy vemos vacíos. Incluso la marca de las aerolíneas, hoteleras y otras empresas que exploten esos activos seguirá siendo la misma.

Foto: Istock
Juan Gómez Bada Opinión

Sin embargo, por el camino perderán su dinero muchísimos inversores. La caída de las ventas hará que muchísimas de esas compañías se vean obligadas a ampliar capital para evitar el cierre. Estas ampliaciones mantendrán los negocios a flote, pero las acciones cambiarán de manos y provocarán pérdidas permanentes por la fuerte dilución que deberán aceptar los antiguos inversores.

Si las compañías no consiguieran ampliar capital, entrarían en concurso de acreedores o quebrarían. En estos casos, los accionistas perderían el 100% de su inversión. Posteriormente, sería la competencia (otros inversores) quien obtenga la utilidad futura de los activos (aviones, hoteles, etc.) que se venden en los procesos de liquidación y de reducción de deuda.

No podemos olvidar que toda bajada de las ventas destruye 'equity' (fondos propios). A partir de cierto nivel de pérdidas, aunque el negocio siga siendo viable, los frutos de la recuperación no los van a recoger los accionistas actuales, sino los nuevos inversores que inyecten nuevo capital en las empresas o compren sus activos.

En esta tesitura, esperar la vuelta a la normalidad no es suficiente para los inversores. Debemos ser conscientes de cuál es la situación financiera de las empresas en que invertimos y de hasta qué punto pueden aguantar preservando el valor para los presentes accionistas.

Por estos motivos, en mi opinión, la mejor forma de proteger y rentabilizar nuestro patrimonio en un entorno de recuperación es invertir en negocios cuyos ingresos no se vean muy perjudicados por la situación actual. Esas empresas volverán a crecer, generarán beneficios y seguirán en manos de los mismos dueños.

Inversores Acciones Pandemia