Tres efectos positivos de la inflación en el crecimiento
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Tres efectos positivos de la inflación en el crecimiento

Como inversores, debemos tener en cuenta que hay algunos aspectos que mejoran gracias al incremento continuado de los precios

Foto: (iStock)
(iStock)

Una inflación superior al 10% es muy negativa para la economía, porque genera alta incertidumbre a muchos agentes económicos: los consumidores, empresarios, ahorradores y trabajadores tendrían miedo de que su dinero pierda valor rápidamente.

Sin embargo, un incremento del nivel de precios claramente superior al objetivo de los bancos centrales (2%), pero que siga siendo de un dígito, no es negativa para todo tipo de agentes económicos y no necesariamente es contraproducente para el crecimiento económico.

Como inversores, debemos tener en cuenta que hay algunos aspectos que mejoran gracias al incremento continuado de los precios. El mejor conocimiento de las consecuencias de la inflación nos debe ayudar a tomar nuestras decisiones de inversión.

En primer lugar, la inflación ayuda a los agentes económicos endeudados públicos y privados, porque les será más fácil devolver su deuda. Y, por contra, perjudica a los acreedores porque se reduce el valor real de su inversión. Mientras los tipos de interés sean inferiores a la inflación, los tipos de interés reales serán negativos y representarán una subvención a los Estados y a las empresas, subvención que pagan los acreedores. Es decir, incentivan la inversión productiva, la generación de empleo y el gasto público y perjudican a los ahorradores que invierten préstamos, bonos y otros activos de renta fija.

Foto: iStock Opinión

En segundo lugar, la inflación flexibiliza el rígido mercado laboral. Si los salarios no pueden bajar y no hay inflación o es muy baja, los empresarios apenas pueden discriminar en las subidas de sueldo de sus empleados sin que se les disparen los costes laborales. Cuando la inflación es más elevada, los empresarios pueden premiar mejor el desempeño. A unos empleados se les puede subir el salario a tasas de doble dígito y a otros casi nada, incrementándose en media los costes a ritmos similares a la inflación. Esto supone un estímulo para todo tipo de empleados que cobren por encima de lo establece su convenio.

En tercer lugar, aumenta la canalización del ahorro hacia la inversión. En los años 80 y 90 se decía que dejar el dinero muchos años en el colchón o en el banco era tirarlo a la basura porque perdía rápidamente poder adquisitivo. Si la inflación subiera, volvería a ocurrir lo mismo. En esta tesitura, un dentista que ahorre no podrá dejar el dinero aparcado en liquidez hasta que lo necesite. Utilizará ese dinero para invertir en otras alternativas (bolsa, fondos, empresas no cotizadas, créditos con altos intereses, etc) para tratar de obtener un rendimiento que haga que su dinero no pierda valor. Esas decisiones de inversión financian proyectos empresariales y generan empleo.

Foto: Viñedos de Barón de Ley. Opinión

En conclusión: una inflación mayor a la deseada por los bancos centrales no perjudica necesariamente el crecimiento económico. Una inflación moderada ayuda a quienes emprenden endeudándose, aumenta la productividad porque se puede premiar mejor el buen desempeño de los trabajadores y genera empleo porque se canaliza más ahorro hacia la inversión productiva.

No obstante, esto tiene también una cara amarga, ya que la inflación es, de facto, un impuesto al capital privado que no se invierte y perjudica a muchos trabajadores por cuenta ajena y a los pensionistas.

Si como todo apunta nos adentramos en un período de inflación más elevada, debemos tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de decidir qué hacer con nuestros ahorros. Si bien la inflación generará pérdidas de valor real al efectivo y a la mayoría de los activos de renta fija, también es cierto que, si no va unida a subidas de tipos en la misma proporción, se convierte en viento favorable para la renta variable.

*Juan Gómez Bada es director de inversiones de Avantage Capital y asesor de Avantage Fund

Inversores Tipos de interés Inflación Bancos centrales Renta fija Gasto público