¿Cómo debemos reaccionar ante una potencial caída del mercado?
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

¿Cómo debemos reaccionar ante una potencial caída del mercado?

Debemos analizar las causas de la bajada de las cotizaciones y actuar en función de las expectativas que tengamos a futuro sobre el valor de los activos en los que invertimos

Foto: iStock
iStock

Esta fue una pregunta que hicieron varias personas en la conferencia anual de inversores que realizamos el pasado martes. Sin duda, es un síntoma de una preocupación extendida.

En esa tesitura, ocurra cuando ocurra, deberemos analizar las causas de la bajada de las cotizaciones y actuar en función de las expectativas que tengamos a futuro sobre el valor de los activos en los que invertimos.

Si la bajada se produce por la materialización de un riesgo que consideremos muy probable, podemos actuar antes de que se produzca y podemos tener pensado qué hacer. Por ejemplo, si os preocupara una subida de la inflación; un aumento de los tipos de interés; una caída de los múltiplos de las valoraciones y/o una crisis inmobiliaria y financiera en China coincidiría con vosotros en que los considero los principales riesgos para los mercados en el momento actual.

Foto: EC.

Ante estos escenarios nos podemos preparar sin reducir significativamente el potencial de revalorización o upside de la cartera. Podemos minimizar nuestra exposición a China en general y al sector financiero e inmobiliario en particular, podríamos invertir en negocios de calidad con fuerte poder de negociación con proveedores y clientes — que son los que se beneficiarían de la subida — y también podemos realizar coberturas de tipos de interés a un coste muy bajo. Sólo perderíamos en el escenario poco probable de que bajasen los tipos aún más desde los niveles actuales.

La gran ventaja de estas medidas es que podemos tomarlas sin reducir nuestro nivel de inversión, sin reducir ni un ápice nuestro potencial de revalorización en caso de que todo siga igual y las bolsas sigan subiendo. Además, de producirse estos escenarios, como eran “previstos” para nosotros y entendiendo que sus efectos serían pasajeros, muy probablemente aprovecharíamos para aumentar nuestro nivel de inversión en esos momentos de bajadas.

Lo mejor es estar siempre preparado para los riesgos que veamos más probables y tener capacidad de reacción

Si, por el contrario, las causas fueran otras, no previstas por nosotros, muy probablemente nos afectarán más de lleno y tardaremos más en reaccionar adecuadamente. En esa situación será clave el análisis de los escenarios a los que nos enfrentemos y tendremos que centrarnos en elegir los negocios más protegidos y más rentables en esos casos.

En conclusión, lo mejor es estar siempre preparado para los riesgos que veamos más probables y tener capacidad de reacción (capacidad de análisis y de actuación) para cuando ocurra algo que no esperamos.

Termino destacando que, en estos escenarios, una buena gestión activa actúa también como cobertura en carteras con elevada indexación. Cuando los mercados caen a plomo, alejarse de los movimientos direccionales de los índices aumenta la resiliencia del patrimonio.

Inversores Tipos de interés Inflación
El redactor recomienda