Es noticia
Menú
¿Cuándo invertir en una compañía? El caso Netflix
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

¿Cuándo invertir en una compañía? El caso Netflix

Después del boom de la pandemia ha llegado el estallido («burst»). El menor crecimiento de sus ventas y el incremento de la competencia han hecho bajar el precio de sus acciones un 70%

Foto: Foto: Reuters/Dado Ruvic
Foto: Reuters/Dado Ruvic

Hace dos años Netflix era una de las compañías de moda. Empezamos con confinamientos, luego llegaron los toques de queda, los cines y teatros seguían cerrados y la plataforma líder de entretenimiento en streaming vivía una época dorada.

La N de las FAANG acaparaba la atención de los inversores por su rápido crecimiento. ¡Era el futuro! Sus acciones subieron un 67% en 2020 y un 11% adicional en 2021.

Sin embargo, el fin de la pandemia no le ha sentado nada bien a Netflix. En el último trimestre ha indicado que, por primera vez, ha perdido suscriptores, y espera seguir perdiéndolos en los próximos trimestres.

Después del boom de la pandemia ha llegado el estallido («burst»). El menor crecimiento de sus ventas y el incremento de la competencia han hecho bajar el precio de sus acciones un 70% en lo que llevamos de 2022. Su cotización está ahora a la mitad del precio previo a la pandemia y por debajo del nivel al que se cruzaban sus acciones a cierre de 2017. Actualmente cotiza a 2,5 veces ventas y a 17 veces beneficios.

Foto: 'La casa de papel'. (Netflix)

Si analizamos el negocio con los ojos del empresario, sin fijarnos en los vaivenes de su cotización, nos daremos cuenta de que la pandemia ha sido una bendición para Netflix. A nivel estratégico le ha permitido llegar a millones de usuarios que han probado la plataforma, ha crecido lo suficientemente rápido como para convertirse en el líder del sector y así aprovechar mejor que ninguno de sus competidores las economías de escala. Es cierto que ahora que vuelven los eventos presenciales y las ganas de salir, han perdido una parte de los clientes que habían ganado.

En su última presentación de resultados trimestrales, la compañía indicó que abriría una nueva fuente de ingresos mediante el cobro por anuncios publicitarios en la plataforma. Sus acciones se depreciaron fuertemente porque los inversores esperan que se produzca una canibalización de ingresos.

Sin embargo, el movimiento tiene todo el sentido estratégico para aprovechar las economías de escala de la plataforma tanto a nivel tecnológico como en la producción de películas y series: Netflix, que sigue dirigido por su fundador, tiene previsto dirigirse también al mercado más grande y no centrarse únicamente en el modelo de suscripción.

Es decir, esta decisión será muy positiva para el negocio porque aumentará la base de clientes, le permitirá aprovechar mucho mejor todo tipo de economías de escala y le servirá para arrinconar a la competencia.

Es ahora cuando aparecen los problemas y a la vez esperamos que los resuelva satisfactoriamente, cuando creemos que es mejor invertir

Por delante tiene mucho que hacer, pero parte de una situación de ventaja competitiva por tener más ingresos y suscriptores que sus competidores.

Por estos motivos, este mes de mayo Netflix ha entrado en las carteras de Avantage Fund y Avantage Pure Equity. ¿Por qué no entró cuando tenía por delante unos trimestres de crecimiento salvaje, sino cuando le espera una reducción en el número de suscriptores y un estancamiento de los ingresos?

Es ahora cuando aparecen los problemas y a la vez esperamos que los resuelva satisfactoriamente, cuando creemos que es mejor invertir en la compañía. La mayoría de los analistas y gestores tienen su vista puesta en el futuro inmediato. Veían altos crecimientos y esperaban que siempre fuera a ser así. Ahora ven las ventas más planas y lo valoran como un negocio que apenas crece.

Foto: Ilustración: Reuters/Dado Ruvic. Opinión

Si levantamos la vista y miramos el largo plazo de verdad, a décadas vista, nos daremos cuenta de que a nivel estratégico el modelo de negocio sigue desarrollándose muy satisfactoriamente.

Algo parecido le ocurrió a Tesla en 2019. Las ventas bajaron en el primer trimestre de aquel año porque había empezado a exportar desde su fábrica de California al resto del mundo y los coches en tránsito, en barcos, no contaban como ventas. Esto, unido a que por aquel entonces la compañía estaba en pérdidas, provocó una depreciación de sus acciones de un 33% en el primer semestre de aquel año.

En aquel momento, la cuenta de resultados te enseñaba una bajada de las ventas, pero el negocio se desarrollaba adecuadamente: la compañía estaba abriendo mercados para vender por primera vez en gran volumen. Los resultados posteriores de la cotización y de los resultados de Tesla son conocidos, en el caso de Netflix, confiamos en que sean también positivos.

En conclusión, un gran momento para invertir en negocios excepcionales es cuando el mercado percibe problemas, pero el negocio se desarrolla satisfactoriamente.

Hace dos años Netflix era una de las compañías de moda. Empezamos con confinamientos, luego llegaron los toques de queda, los cines y teatros seguían cerrados y la plataforma líder de entretenimiento en streaming vivía una época dorada.

Pandemia Inversores Streaming
El redactor recomienda