Es noticia
Menú
Resultados empresariales: más allá de los números
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Resultados empresariales: más allá de los números

Ha comenzado la temporada de presentación de resultados del primer semestre del año. Es un momento muy esperado por inversores y analistas para comprobar cómo evolucionan

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Ha comenzado la temporada de presentación de resultados del primer semestre del año. Es un momento muy esperado por inversores y analistas para comprobar cómo evolucionan los negocios y para conocer cuáles son las expectativas de los directivos de las compañías de cara a los próximos meses.

Llevamos mucho tiempo hablando de guerra, inflación, tipos de interés y de si habrá recesión o no. En estos momentos, el mercado se centra mucho más en lo que de verdad cotiza: las empresas. La consecuencia es que las cotizaciones de determinadas compañías se suelen mover de forma muy acusada en función de si se baten o no las estimaciones del mercado. Es, para muchos, el momento de los números.

Sin embargo, los inversores debemos ser conscientes de que los resultados financieros solamente nos muestran una parte de la evolución de los negocios: las ventas; los gastos en los que se ha incurrido; el beneficio o pérdida del período; la evolución de los flujos de caja; etc.

Foto: Foto: EC.

No obstante, debemos analizar también cómo se desarrollan otros aspectos clave en la valoración de las compañías: cómo evoluciona la demanda de los productos o servicios; cómo progresa el negocio en la construcción de ventajas competitivas; qué decisiones toman los máximos directivos y por qué, etcétera.

Estos últimos aspectos son mucho más relevantes para los inversores que los resultados en sí porque nos dan información de lo que la compañía será en el futuro. Los resultados financieros nos dan información de lo que la compañía fue en el pasado. Pasado reciente, pero pasado.

Cuando invertimos en un negocio no debemos olvidar que estamos comprando el derecho a participar en los repartos futuros de beneficios de la compañía y la inmensa mayoría de esos beneficios están por conseguir.

Foto: EC.

Termino con un ejemplo. Netflix ha presentado los resultados hasta 30 de junio. ¿Son buenos? ¿son malos? Por un lado, los inversores podemos hacer números precisos del impacto en beneficios de la pérdida de más de un millón de suscriptores en la primera mitad de 2022 o del efecto negativo que ha supuesto la apreciación del dólar frente a la mayoría de las divisas.

Por otro lado, también podemos fijarnos en la evolución de la cuota de mercado, en los planes de desarrollo de un gran estudio de animación, en la compra de tres estudios de videojuegos y lo que pretende hacer con ellos o en los planes de la compañía para aumentar su base de usuarios y clientes ofreciendo servicios de streaming pagados en parte con anuncios.

Para mí no hay lugar a dudas. El análisis de estos últimos aspectos es mucho más relevante para estimar el valor de la compañía. Este tipo de estudio, que conlleva estimaciones menos precisas, es el que nos ayudará a prever qué es lo que la empresa será dentro de 10 años. Como dijo Keynes, «Es preferible estar aproximadamente en lo cierto, que exactamente equivocado».

Ha comenzado la temporada de presentación de resultados del primer semestre del año. Es un momento muy esperado por inversores y analistas para comprobar cómo evolucionan los negocios y para conocer cuáles son las expectativas de los directivos de las compañías de cara a los próximos meses.

Resultados empresariales Cotizaciones Inversores Inflación
El redactor recomienda