¿Cuanto podrán aguantar los mercados emergentes?

"Como a la Reserva Federal se le vaya la mano con las subidas de tipos – y ellos solo miran a Norteamérica – no quisiera estar en la piel de muchos países emergentes"

Foto: Un hombre mirando números de cambio de divisas en Buenos Aires (Argentina). (Reuters)
Un hombre mirando números de cambio de divisas en Buenos Aires (Argentina). (Reuters)

El otro día les decía que cuando llegue una crisis será por donde menos se la espere. Y también hace tiempo que les aconsejo evitar los mercados emergentes. Mucho me temo que, tal y como van las cosas, ambos artículos pueden resultar premonitorios.

El 90% de los analistas mira a EEUU como lugar de origen de la próxima crisis financiera. Pero viendo el pobre resultado obtenido por el consenso en sus predicciones – lógico, de lo contrario todos los analistas serían ricos – ese dato es un primer indicador de que hay muchas probabilidades de que no sea así. Es más: en EEUU la situación micro y macroeconómica es tan buena que sólo la Reserva Federal podría estropearlo. Lo cual es posible, pero, por el momento, su actitud es más prudente que destructiva.

El caso es que mientras los analistas vigilan a Norteamérica parecen no darse cuenta de que hay unas economías que sufren mucho más con la subidas de tipos de la Fed. Porque si a alguien que es rico – EE.UU. – y además tiene un buen negocio le suben el tipo de interés de sus deudas puede superarlo, pero a quien de verdad hacen polvo las subidas de tipos es a quien lo está pasando mal económicamente.

Y son muchos los países emergentes que lo están pasando mal. Se han quedado fuera de la fuente actual de riqueza y atractivo bursátil, fuera de la revolución digital (nosotros también, pero afortunadamente Dios nos regaló la costa española) Y no me refiero a los que participan de la revolución industrial fabricando componentes o diseñando tecnología, como pueden ser Taiwán o Corea. Me refiero a los que viven de la producción y venta de materias primas y, muy especialmente, a los que tienen una importante deuda externa en dólares.

El proceso es mortal de necesidad. Cada vez que suben los tipos de interés en EEUU, ya sean los de corto plazo que sube la Reserva Federal, ya sean los de medio y largo plazo que sube el mercado, el resultado es que esas subidas son como un imán para el dinero. Pensemos que por colocar el dinero en papel empresarial de calidad a un años vista en EEUU te dan más del 2,80%. Y si es a diez años cerca del 4%. Y en dólares.

Eso obliga a los bancos centrales de los países emergentes a subir los tipos de interés para que el dinero se quede en casa (a cambio de un cupón generoso, claro). Suben tipos no porque esas economías vayan fenomenal y haya que enfriarlas, como ocurre en EEUU. Los suben para que no se vaya el dinero. Y muchas son economías que están creciendo poco y a las que subir los tipos de interés les supone un daño terrible.

Suben tipos no porque esas economías vayan fenomenal y haya que enfriarlas, como en EEUU. Los suben para que no se vaya el dinero

Habría que preguntar a quienes recomiendan comprar renta fija y variable de esos países qué piensan que puede pasar si la Fed sigue subiendo tipos de interés o el bono del estado USA se pone en el 4%. Porque será malo para la bolsa norteamericana, sí, pero es peor para muchos países latinoamericanos o para Sudáfrica, por poner un par de ejemplos. Y a más suben los tipos USA y, en consecuencia, el dólar, más difícil resulta para esos países obtener financiación, devolver sus créditos o pagar los bonos que vencen.

Ahora mismo el eslabón débil no es un país como EEUU cuya industria digital se está comiendo – literalmente – gran parte de los negocios del mundo, que cuenta con el apoyo de una economía que crece al 4% y que no tiene paro. A las empresas norteamericanas - o a los particulares - les duele que les suban un par de puntos el coste de la deuda, pero en un entorno de alto crecimiento es asumible. No se puede decir lo mismo de una economía emergente en la que llueve sobre mojado.

Porque, por si todo esto fuera poco, sube el precio del petróleo. A EEUU le viene muy bien, ya que se ha convertido en el mayor productor mundial, pero para muchos emergentes es una dolorosa ironía: cae el precio de la mayoría de las materias primas que producen y la única que sube es aquella que no les sobra y que necesitan para producir, ergo aumentan sus costes.

Finalmente, pero no menos importante, China. Su fuerte crecimiento era una garantía para las exportaciones de los países emergentes, pero ahora se encuentra en un proceso de reducción del crecimiento que podría ser incluso peor del que muestran al exterior. Y sino ¿a que se debe esa reciente medida de estímulo monetario que es la reducción de los requerimientos de reservas a los bancos?

¿Es este un entorno para salir de EEUU y entrar en emergentes? No acabo de verlo. Ese cambio algún día será una buena idea, pero ahora mismo el riesgo es demasiado alto. Y como a la Reserva Federal se le vaya la mano con las subidas de tipos – y ellos solo miran a Norteamérica – no quisiera estar en la piel de muchos países emergentes. Y, ya que puedo evitarlo, tampoco quiero estar ni en sus bonos ni en las acciones de sus empresas.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios