¿Puede seguir subiendo el oro?

En mi opinión, el precio del oro sube porque se ha convertido en el indicador que avisa sobre el nivel de confianza de los inversores en los bancos centrales

Foto: Imagen de Christian_DuB en Pixabay.
Imagen de Christian_DuB en Pixabay.

He comentado en varias ocasiones que llevar la fabricación de billetes a su máxima expresión tendría consecuencias. Y no para criticar a los bancos centrales, que probablemente no han tenido otra alternativa, ni durante la crisis financiera de 2008 ni ahora. Pero que no hayan tenido más remedio no significa que eso no tenga consecuencias. Es como si una persona modifica sustancialmente su dieta: tendrá que notarse en su peso, en su nivel de glucosa o en la tensión. El sistema financiero es un sistema integrado: un cambio significativo en uno de sus elementos siempre genera cambios en otros.

Lo normal sería que el 'más madera' de los bancos centrales se notara en la inflación y así lo he comentado en alguna ocasión, pero también dije que eso sería a medio plazo, ya que, hasta que no se recupere la economía, es muy difícil que repunte la inflación. Y más en plena revolución digital. Las revoluciones industriales suelen ser desinflacionistas y la digital mucho más.

También mencioné la posibilidad de que subiera el precio del oro. Detrás de un billete lo que hay es la confianza en el banco central que emite ese billete, puesto que, al final, un billete no deja de ser un papel. Si empiezan a surgir dudas sobre el valor de ese papel por la enorme cantidad de papeles emitida, determinados indicadores del sistema avisan de que esa confianza tiene un límite. Como el indicador de la temperatura del agua en un coche, vaya.

En mi opinión, el precio del oro sube porque se ha convertido en el indicador que avisa sobre el nivel de confianza de los inversores en los bancos centrales. Eso no significa que esa confianza se vaya a desplomar y multiplicar por diez el precio del oro, solo que el indicador sube cuando comprueba que hay un cambio en el nivel de confianza.

El segundo factor es la debilidad del dólar. Aunque yo creo que es temporal, puede durar cierto tiempo. El dólar está débil porque la situación en Estados Unidos es inestable, tanto política como sanitariamente. Y ambas cosas pueden afectar a la recuperación. Compárenlo con la estabilidad política y el control de la pandemia que tiene Alemania y entenderán a qué me refiero. Además y sin que sirva de precedente, la Unión Europea ha sido capaz de hacer algo positivo: a cambio de mutualizar parte de su deuda, los socios van a tener que ser mucho más estrictos a la hora de controlar cómo se gasta el dinero de los contribuyentes. Nada de lo anterior es especialmente positivo para el dólar y lo que es malo para el dólar es bueno para el oro. No tengo espacio aquí para explicarles por qué existe esta correlación negativa entre ambos activos, lo importante es que existe (pueden comprobarlo superponiendo un gráfico del dólar y del oro en los últimos meses)

Luego hay un tercer factor: la protección que da el rebaño. Es muy típico entre los gestores hacer lo que hagan los demás. Así, si algo sale mal, siempre se puede decir que lo hacía todo el mundo. Es mucho peor tener una idea original, que falle y que seas el único que la ha desarrollado. Es también, por cierto, el motivo por el que son pocos los gestores o estrategas que superan a los índices de referencia, pero esa es otra historia.

El caso es que si el gestor de un fondo de pensiones decide incorporar a su cartera una pequeña posición en oro 'por si acaso', probablemente le sigan los colegas con los que coincide en eventos y seminarios ('no vaya a ser que acierte'). Especialmente si tomar esa pequeña protección frente a los excesos de los bancos centrales tiene bastante lógica. Luego llega el proceso de 'calentamiento' en medios y redes sociales. Un activo relativamente pequeño como es el oro puede verse muy afectado por esa demanda. De hecho, el proceso de calentamiento ya está en marcha. Tengo datos -que compartiré con ustedes en el próximo número de 'Los Cuadernos del Mercado' porque aquí no tengo espacio- que indican que todavía estamos en fase inicial o media en cuanto al posicionamiento en oro de inversores particulares e institucionales.

Todo lo anterior es importante porque para saber si el oro puede seguir subiendo tenemos que saber si los factores que han presionado el precio al alza van a seguir presentes a corto y medio plazo.

A lo mejor la debilidad del dólar desaparece después de las elecciones USA, pero los demás factores tienen aspecto de permanecer

Mi opinión es que sí. A lo mejor la debilidad del dólar desaparece después de las elecciones USA, puesto que mirando a largo plazo económicamente Europa no tiene nada que hacer frente a Estados Unidos o Asia, pero los demás factores tienen aspecto de permanecer. Por lo menos hasta que los bancos centrales empiecen el proceso de 'tapering o reducción de balance y los inversores comprueben que se equilibra el nivel de liquidez en el sistema.

Por lo tanto, con el tema del oro la cuestión no es si es bueno tenerlo en cartera, sino el 'timing' de entrada. Nosotros hemos preferido aprovechar el pánico por el coronavirus para recomendar invertir en el Nasdaq, en China y en el SP 500, pero si el oro se convierte en el indicador por excelencia de la desconfianza en los excesos de los bancos centrales, no hay problema: afortunadamente la inversión en renta variable no es incompatible con la inversión en oro.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios