Cómo España ha salvado un año difícil para la producción de coches

España ha conseguido salvar en el último momento el resultado de la producción de vehículos en 2019. El sector industrial de la automoción empezó el año

Foto: La fábrica de Seat en Martorell fue la más productiva en España, superando las 500.000 unidades en 2019.
La fábrica de Seat en Martorell fue la más productiva en España, superando las 500.000 unidades en 2019.

España ha conseguido salvar en el último momento el resultado de la producción de vehículos en 2019. El sector industrial de la automoción empezó el año muy mal, como consecuencia de la caída de los principales mercados europeos de automóviles, a los que se dirigen más del 65% de la exportaciones. La recuperación de mercados como el de Alemania, Reino Unido o Francia, y aunque no fue el caso de España, ha permitido crecer moderadamente en el cierre del ejercicio y superar los 2,8 millones de vehículos fabricados.

Pero sin duda ha sido una victoria en el último minuto y se ha podido conseguir esta cifra gracias a un incremento de la producción del 21 % en el último mes del año. Con ello, la industria ha conseguido una producción total de 2.822.360 vehículos, lo que supuso un exiguo 0,1 % de crecimiento con respecto a las cifras de 2018. En cualquier caso, fue un resultado mucho mejor de lo que apuntaba a principios de año.

Lo mejor es que para 2020 la previsión apunta a un crecimiento igualmente moderado pero mayor que el logrado en 2019, lo que podría llevar a la industria española de automoción a alcanzar esa cifra icónica de los 3 millones de vehículos. Para ello, ya hay nuevas adjudicaciones de modelos que se han ido anunciando durante el pasado año. También hay otro aspecto muy importante y es que la industria ha sabido dar un paso adelante con la electrificación y ya hay varios modelos que se fabrican en España en versiones híbridas enchufables o incluso 100% eléctricas. Y ese, sin duda, es el futuro del sector.

En estos últimos meses ha habido anuncios buenos y otros no tan buenos. El incremento de la producción de las marcas del grupo PSA en España, la llegada a la planta de Vigo de un modelo muy importante como es el Peugeot 2008, del que se prevén más de 100.000 unidades fabricadas a lo largo de 2020, es un gran paso adelante. O el nuevo Renault Captur fabricado en Valladolid. Como también lo es el nuevo Opel Corsa que tendrá su variante electrificada y que se fabrica en Zaragoza. Y sobre todo la planta de Seat en Martorell, que acaba de recibir el nuevo León y que en 2019 fue la planta que más coches fabricó en España, superando la barrera de las 500.000 unidades.

Lo es también el Ford Kuga que llegará al mercado después del verano con versiones electrificadas, para lo que se ha puesto en marcha en la fábrica de Almussafes una nueva planta de ensamblaje de baterías. En el lado negativo, el reciente anuncio de que el Mercedes Clase X, el pickup fabricado por Nissan en Barcelona, dejará de fabricarse.

Es importante destacar la fortaleza del sector industrial español frente a los de Alemania, Reino Unido o Italia. Mientras que en España la producción solo de turismos, dejando fuera los comerciales ligeros, se contrajo un 0,3%, la de Alemania bajó un 9,0% y la de Reino Unido cayó un 14,4% y la de Italia se desplomó casi un 20% hasta noviembre.

La fábrica de PSA en Villaverde está a la espera de un nuevo modelo.
La fábrica de PSA en Villaverde está a la espera de un nuevo modelo.

Por lo que se refiere a la exportación de coches españoles, el 2019 se cierra con un incremento del 0,2 % alcanzando la cifra de 2.310.070 vehículos. En estos resultados positivos han contribuido sin duda los crecimientos alcanzados en Alemania, que aumentó sus importaciones de coches españoles un 12,5 %, o Reino Unido con un 13,6 % de incremento. Unas cifras que contrastan con la caída del mercado interior español del 2,4 %.

La industria española de automoción ha sabido por ello mantenerse en un contexto complicado, en el que cada día hay más competencia y en el que la ausencia de un Gobierno ha supuesto una complicación adicional. Si como se ha comprometido anteriormente, el Gobierno pone ahora en marcha un plan de ayudas a la compra de coches menos contaminantes, la industria puede superar esa barrera de los 3 millones de unidades.

También podrá afrontar con garantías de éxito los nuevos retos del futuro, la electrificación, el coche autónomo o la nueva movilidad y el vehículo compartido. Y lo mejor, hacerlo sin perder empleos, que es el argumento clave para la industria de automoción española.

Conviene tener en cuenta que estas peticiones de ayudas a la compra de coches nuevos, menos contaminantes, no son solo una cuestión de mantener a la industria española de una manera artificial. Todos los mercados de nuestro entorno lo hacen (Alemania, Francia, Reino Unido o Noruega tienen fuertes planes para incentivar las ventas de coches eléctricos) para mejorar la situación medioambiental de nuestras ciudades y la seguridad de los desplazamientos en coche. El parque español está entre los más viejos de Europa, con una media de 12 años de antigüedad. Hay que buscar soluciones e invertir en el futuro.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios