El sector del automóvil vuelve a crecer a la espera del plan de ayuda del Gobierno

Ha sido suficiente el anuncio de la puesta en marcha de un plan de ayuda al sector del automóvil para que las cosas hayan empezado a cambiar

Foto: Instalaciones del concesionario Honda Center Auto en Valencia.
Instalaciones del concesionario Honda Center Auto en Valencia.

Ha sido suficiente el anuncio de la puesta en marcha de un plan de ayuda al sector del automóvil para que las cosas hayan empezado a cambiar. A pesar de la escasez económica del plan de ayudas en algunos aspectos, nuevamente los concesionarios de automóviles se han vuelto a llenar de personas y familias en busca de un cambio de coche. Eso era lo que necesitaba el sector, palabras positivas, de apoyo, desde el Gobierno para que todo se ponga en marcha nuevamente.

Eso, a pesar de que todavía el plan sigue a la espera de que se pueda concretar. Para eso es para lo que se va a poner en marcha la denominada Mesa de Automoción. El objetivo es que todo el sector de automoción unido al Gobierno puedan poner en marcha una hoja de ruta para desarrollar dicho plan. Se trata del denominado "Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción: Hacia una movilidad sostenible y conectada", anunciado por el Ejecutivo la semana pasada.

Para ello, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se reunirá con las principales asociaciones del sector para seguir desarrollando el plan, que contará con 3.750 millones de euros. Ya han sido movilizados unos 615 millones de euros, de los cuales 500 millones de euros serán para líneas ICO para vehículos de uso profesional, 100 millones para el Moves II de vehículos electrificados y 15 millones para inversiones en diferentes plantas de automóviles.

Ha bastado el simple anuncio de un plan, todavía en fase de desarrollo, para que los concesionarios se hayan llenado de gente esta última semana. Puntos de venta de todas las marcas, y hasta los puntos de venta de vehículos de ocasión, que no están incluidos en el plan, han visto crecer notablemente las visitas de personas interesadas.

El pasado miércoles tuve que ir a un concesionario de Honda a recoger un coche y cuando llegué allí no solo había tres grupos familiares hablando con los comerciales, sino que una cuarta familia estaba en la puerta esperando su turno para poder hacer sus consultas. Y lo mismo ha ocurrido en concesionarios de Mitsubishi, Nissan, Volvo y Lexus, como pude comprobar en primera persona.

Solo hacían falta unas palabras positivas hacia el automóvil por parte de los miembros del Gobierno para que se diera el banderazo de salida. Sobre todo después de algunos meses de declaraciones muy negativas para un sector del que depende una salida más rápida de la crisis que vive y va a vivir en los próximos meses y años la economía española.

Confianza

El primer paso, muy importante, ya está dado, con mensajes positivos hacia el automóvil. Ahora hay que profundizar en esta misma línea, seguir apoyando a este sector con medidas importantes, que en muchos casos ni siquiera cuestan dinero. Hacer un plan con 400 euros de ayuda a un comprador de un coche de 20.000 euros, por ejemplo, parece un poco justo. Esta ayuda, en principio, es si el coche tiene etiqueta B de eficiencia energética, que sube hasta los 800 euros si tiene la clasificación A.

Estas ayudas son un poco justas, sobre todo si se hace una pequeña cuenta, se analiza que el IVA de la venta de ese coche de 20.000 euros asciende a casi 3.500 euros de impuestos, a los que hay que añadir el de Matriculación. Y también que de los 400 euros recibidos, luego hay que devolver una parte, más de 100 euros, al hacer la declaración de la Renta.

Con la reunión prevista para hoy lunes se abre un nuevo capítulo de la economía de España. Puede traer alegrías a todos los sectores de la economía, al comercial por las ventas de coches, pero también al industrial por el mantenimiento de la capacidad productiva de fábricas o a las exportaciones, que de otra forma vivirían una situación muy complicada.

Los concesionarios vuelven a notar la presencia de clientes en busca de un coche nuevo. (EFE)
Los concesionarios vuelven a notar la presencia de clientes en busca de un coche nuevo. (EFE)

Pero no se quedan aquí los aspectos positivos de estas medidas. Con la venta de coches nuevos mucho más seguros y eficientes todos ganaremos en seguridad vial y también mejorarán otros aspectos, como la contaminación y las emisiones de CO2. Y más allá de estos aspectos más concretos y tangibles, habrá un crecimiento de la confianza de los ciudadanos que es, quizá, lo más importante para que España pueda salir lo antes posible de un agujero que parece muy negro.

Creo que es el momento de que el Gobierno demuestre su visión de futuro. Y el momento para que todos esos ministros que hablan mal del automóvil, pero que luego viajan siempre en un automóvil, estén al menos unos meses callados. Es el momento de ser generoso en los planes de ayuda a un sector vital de la economía española y hacer lo que ya han hecho los franceses (8.000 millones de euros), los alemanes (13.500 millones) y hasta los griegos, con 100 millones de euros de ayudas directas a la compra de coches.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios