Siniestralidad a la baja, pero suben peatones, ciclistas y motoristas fallecidos
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

Siniestralidad a la baja, pero suben peatones, ciclistas y motoristas fallecidos

Ya se han hecho públicas las cifras de víctimas mortales del tráfico, del año 2019, incluyendo tanto las de carreteras como las ocurridas en zonas urbanas.

placeholder Foto: Las distracciones, como el uso del móvil son ya la primera causa de accidentes de tráfico en España.
Las distracciones, como el uso del móvil son ya la primera causa de accidentes de tráfico en España.

Ya se han hecho públicas las cifras de víctimas mortales del tráfico, del año 2019, incluyendo tanto las de carreteras como las ocurridas en zonas urbanas. Una cifra total de 1775 fallecidos (1.236 en carretera y 519 en vías urbanas), lo que supone un descenso del 3 % respecto a las cifras del año anterior. Sin embargo aumentan los fallecidos entre peatones, ciclistas y motoristas, mientras que se reducen los ocurridos en coche. La DGT, por su parte, solo piensa en poner más radares.

Pese al descenso, no son unas buenas cifras porque la sociedad no puede entrar en la autocomplacencia de conseguir reducir solo en un 3 % los fallecidos por accidentes de tráfico. Porque siguen siendo 1.775 fallecidos en un año. En estas cifras destacan las de muertos por atropello, los ciclistas y los motoristas fallecidos. que siguen aumentando con el paso de los años. este colectivo ya supone el 53 % de las víctimas mortales del tráfico.

Los accidentes de tráfico son una consecuencia clara de la falta de educación y de civismo que tenemos en España y que se ve en cada circunstancia de nuestra vida. Se puede ver ahora con la grave pandemia por el coronavirus, ahora que comienza una nueva etapa de rebrotes. Pese a ello, todavía hay mucha gente que pasa de todo, que va sin mascarilla, que hace su vida normal, sin darse cuenta que estamos ante una situación de un grave riesgo para la salud de todos.

Exactamente lo mismo es lo que ocurre con el tráfico y con las víctimas. Cada día la DGT anuncia actitudes irresponsables de los conductores. El último día en una carretera de Tarragona un conductor fue detectado a 246 km/h, más del doble del máximo legal permitido. En Twitter un conductor se hacía fotos a 50 km/h con su compañera en el asiento de la derecha sin cinturón y con sus pies en las piernas del conductor..

La conducción es una actividad de riesgo que requiere toda la atención del conductor y de todos los implicados en la misma. Mientras no seamos capaces de transmitir esa información tan importante a los ciudadanos, no hay posibilidad alguna de rebajar esas cifras de víctimas.

En España siempre tratamos de buscar culpables para todo lo que pasa, pero nunca somos nosotros los responsables. Siempre es el otro el que tiene la culpa de lo que pasa, pero nosotros lo hacemos todo muy bien. Nunca somos responsables de nada. Con la pandemia que seguimos sufriendo tenemos el ejemplo más claro. El Gobierno, Salvador Illa o Fernando Simón, siempre transmiten que lo han hecho todo muy bien, pero somos uno de los peores países del mundo en el modo de encarar esta crisis.

Se pide a los ciudadanos que utilicen siempre la mascarilla, pero la pasada semana el presidente de la Comunidad Valenciana y dos ministros del Gobierno de España aparecían en unas fotos todos muy pegaditos y sin mascarilla. Cuando lleguen los rebrotes, la culpa la tendrán los ciudadanos, los jóvenes o los madrileños, que parece que siempre somos los culpables de todo lo malo que ocurre.

Foto: Imágenes de un accidente ocurrido este pasado año en las carreteras gallegas. (EFE9

Las cifras demuestran que cada día hay más víctimas por atropellos de peatones o ciclistas y más accidentes de motoristas, pero la culpa sigue siendo solo de los conductores de los coches, o el estado de las carreteras. Lo que no se analiza es que un 20 % de los fallecidos en un accidente en coche iba sin el cinturón puesto o que el 45 % de los conductores fallecidos dio positivo en alcohol o drogas.

Otro dato muy importante en relación con los ciclistas. Son un colectivo de riesgo, claramente, en una carretera. Por ello, hay que extremar las medidas de seguridad antes de realizar un adelantamiento a un ciclista, dejar la distancia de seguridad de 1,5 metros. Desgraciadamente, muchos conductores no lo cumplen. Pero aún peor es que los propios ciclistas no hacen nada por protegerse. Según datos facilitados por la DGT, en el verano de 2019 fallecieron 10 ciclistas en las carreteras españolas y siete de ellos no llevaban el casco puesto. Y eso sin olvidar que en carretera es obligatorio el uso del casco para todos los ciclistas.

Más educación

Lo que hace falta en España es educación, pero llevamos más de 30 años diciendo lo mismo y nuestros políticos, sean del color que sean, siguen sin hacer caso. La educación vial iba a ser obligatoria en España ya en los años ochenta, pero seguimos esperando. La DGT, que debería luchar por implementar esta asignatura, solo piensa en poner más radares, siguiendo la misma política que puso en marcha en el año 2004 su director general, Pere Navarro. Parece que no hay otra idea en ese organismo.

A principios de los años noventa, la información de la DGT antes de comenzar una Operación Salida de vacaciones estaba encabezada por el número de agentes que iban a controlar el tráfico y ya entonces superaba los 10.000 agentes. Ahora no se dice ni una palabra del número de agentes, porque son cada día menos. Solo se dice el número de helicópteros, drones, radares de tramo o radares ocultos operativos esos días. Los agentes han denunciado que no puede hacer ni una prueba de drogas, porque no tienen material y se limitan a hacerlas en los casos que dan positivo seguro tras un accidente.

Si hay tantos accidentes en la carretera, tantos fallecidos, si hay tanto descontrol en la pandemia del coronavirus con los rebrotes o con las cifras de contagios y fallecidos por el COVID-19 es por culpa de una generación de políticos que están ahí solo para llevarse un sueldo y no para trabajar. Nuestra ministra de Educación solo quiere eliminar la enseñanza concertada, la de Transición Ecológica solo quiere coches eléctricos, el de Sanidad solo quiere acabar con la sanidad privada, la de Igualdad solo habla de feminismo y el ministro del Interior quiere más radares en las carreteras. Eso si, no hay ningún plan adicional para mejorar la educación, la industria del automóvil, la violencia de género, la siniestralidad o la crisis del coronavirus.

Y por ello, la actitud de muchos ciudadanos también cada vez es peor, los conductores viajan mirando el móvil o a la velocidad que quieren sin respetar las normas ni a los otros usuarios de la carretera. Los ciudadanos se mueven sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad. Cuando se contagian, siempre pueden echar la culpa al Gobierno, o al vecino o la Comunidad de Madrid. La verdad es que estamos locos, hemos perdido el principio básico de la educación, del civismo, del respeto a los demás, y eso cada día nos pasa factura. Acabaremos mal.

Seguridad Víal Dirección General de Tráfico (DGT) Coronavirus Coches Coche eléctrico Fernando Simón
El redactor recomienda