Más apoyo y menos 'marketing' para la industria de automoción
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Más apoyo y menos 'marketing' para la industria de automoción

Hasta noviembre la industria española duplicó el superávit comercial, hasta 7.720 millones de euros

placeholder Foto: En la planta de Martorell se fabrican los Seat Ibiza, Arona y León y también el Audi A1.
En la planta de Martorell se fabrican los Seat Ibiza, Arona y León y también el Audi A1.

El sector de automoción está viviendo momentos muy complicados con una caída de ventas de coches a nivel mundial, por encima del 25% en 2020 respecto al año anterior. Todos los fabricantes de automóviles y de componente bajan, pero la industria española está haciendo muy bien las cosas. Gracias a ello, el superávit comercial entre enero y noviembre, últimas cifras oficiales disponibles, alcanzó los 7.720 millones de euros. Con ello se ha duplicado respecto a las cifras del mismo periodo del año anterior. Sin duda un magnífico resultado.

Estas cifras no corresponden solo a los fabricantes de automóviles, sino al conjunto de todo el sector de automoción en España. Es decir, los productores de automóviles, vehículos comerciales y motocicletas, a los que se suma la potente industria española de componentes para el sector de automoción, que también vive momentos muy delicados.

Según el Informe Mensual de Comercio Exterior, al que ha tenido acceso Europa Press, en los once primeros meses del año pasado se produjo una caída del 26,4% en las importaciones, hasta un valor total de 27.522 millones de euros. Las exportaciones también se redujeron entre enero y noviembre del ejercicio pasado, con un retroceso del 14,3%, hasta alcanzar un volumen total de 35.243 millones de euros.

En dicho período, los fabricantes españoles de automóviles y motocicletas lograron un superávit comercial de 13.438 millones de euros, un 29% más, mientras que la industria de componentes registró un déficit comercial de 5.717 millones de euros, un 15% menos.

En noviembre, la industria automovilística nacional contabilizó un superávit comercial de 1.021 millones de euros, lo que representa una subida del 72%. Las importaciones en dicho mes bajaron un 7,4%, hasta 3.191 millones de euros, y las exportaciones crecieron un 4,3%, hasta 4.212 millones de euros.

placeholder España entre los mejores por formación de sus trabajadores en la industria de automoción.
España entre los mejores por formación de sus trabajadores en la industria de automoción.

De momento, la industria española ha podido salvar muy bien la difícil situación, pero es un momento delicado y hace falta un decidido apoyo por parte de la administración. Las cifras de superávit son muy buenas, sin duda la competitividad de las plantas españolas está fuera de toda duda. Pero hay que hacer nuevos esfuerzos para poder competir con los nuevos rivales, mercados emergentes donde la mano de obra es aún más barata que en España. Tal es el caso, por ejemplo, de Turquía o Marruecos.

España tiene a su favor la gran preparación técnica de los trabajadores, con continuos cursos de formación, lo que le asegura un elevado nivel de competencia a nivel internacional. Y de ahí que grandes marcas sigan apostando por España. Ahora, dos grandes grupos industriales del automóvil en Europa, Renault y el grupo Stellantis, están reorientando su actividad. Y por ello hay que mandar mensajes fuertes de apoyo por parte del Gobierno al sector.

Apoyo fuerte

Es la única forma de mantener operativas todas las fábricas que tenemos en España, nada menos que 17. No hay que olvidar que con la integración de los grupos PSA y Fiat, en el Grupo Stellantis como cuarto fabricante mundial, ahora hay tienen que organizar las fábricas europeas. Este gan grupo tiene un exceso de capacidad productiva instalada en Europa. Las fábricas españolas de momento parecen protegidas, pero hay alguna duda sobre su futuro. El Gobierno francés quiere que las marcas francesas, el grupo PSA y el grupo Renault, fabriquen sus coches en Francia y creen empleo allí.

Sin embargo, estos coches de las marcas Renault, Peugeot, Opel o Citroën se están haciendo en España. El grupo PSA tiene tres fábricas españolas operativas en Madrid, Zaragoza y Vigo, mientras que Renault las tiene en Palencia, Valladolid y Sevilla (solo cajas de cambio).

También la industria auxiliar, la que fabrica componentes para automoción, vive una situación compleja en España y en todo el mundo. Las grandes multinacionales españolas, grandes compañías como Gestamp, Faurecia, Ficosa y tantas otras, han visto su producción reducida en todo el mundo. En este sentido, la asociación europea de proveedores automovilísticos, CLEPA, ha destacado que en 2020 solo las grandes empresas de componentes anunciaron recortes en su plantilla de más de 50.000 personas.

El Gobierno lleva muchos meses hablando de apoyo al sector de automoción, como uno de los pilares básicos de la economía española. Pero de momento siguen siendo palabras vacías, sin un contenido concreto y preciso en forma de ayudas. Por mucho que la ministra de Industria Reyes Maroto siga esforzándose en transmitir su apoyo, éste tiene que materializarse con medias concretas y efectivas.

Vamos, no como el Plan Renove o el Moves de 2020. Ya se estudia un nuevo Moves, con más presupuesto, pero el reparto va a ser por Comunidades Autónomas y por población. Y será un nuevo fracaso puesto que en Madrid se agotará muy rápidamente y en el resto de España no se llegará a gastar. ¿Quién va a comprar en Palencia, en Cantabria o en Jaén, por ejemplo, un coche eléctrico?

Coches
El redactor recomienda