La recaudación por impuesto de matriculación se duplica en 2021
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

La recaudación por impuesto de matriculación se duplica en 2021

La cuota media a ingresar por este impuesto fue en 2021 de 800 euros y en 2020 se situaba en 318 €

placeholder Foto: Crecen las ventas de coches eléctricos pero también lo hacen las de usados muy viejos y contaminantes.
Crecen las ventas de coches eléctricos pero también lo hacen las de usados muy viejos y contaminantes.

El Gobierno español aumentó su recaudación por el impuesto de Matriculación entre enero y abril hasta duplicar sus ingresos respecto a las cifras de 2020, un año que además fue malo a efectos de ventas de coches por el COVID. No deja de sorprender que se venden menos coches pero se recauda más por la venta de los coches nuevos. Y eso, que puede parecer muy bueno, en realidad es muy malo, porque los coches viejos siguen creciendo en España.

Los anuncios que llegan cada día a los ciudadanos, y muchas veces incluso desde el Gobierno, sobre el automóvil y su implementación en la economía española son muy diferentes. Se habla mucho de seguridad vial, de la necesidad de luchar por el ambicioso objetivo "cero víctimas" del tráfico. Pero eso es solo una utopía, algo imposible de lograr en los tiempos actuales y con las inversiones públicas.

También se habla mucho de reducir la contaminación y las emisiones de CO2 provocadas por el automóvil y el transporte en general, un objetivo que se ha planteado la Unión Europea como prioritario. Pero la pregunta que cabe hacerse es hasta qué punto se plantean como un objetivo reducir la siniestralidad o rebajar la contaminación. Si es un objetivo real, más allá de una campaña de marketing, de las que nuestros políticos españoles y europeos, son grandes expertos.

El impuesto de Matriculación se puso en marcha para que se aplique a los vehículos más contaminantes, en función de su nivel de emisiones. Con ello se busca reducir los niveles de emisiones de los vehículos nuevos en la Unión Europea. Y con ello propiciar que se compren coches con menos nivel de emisiones de CO2.

El problema con el que nos encontramos ahora es que los coches que no pagan impuesto de Matriculación son, sobre todo, los de cero emisiones, tanto los eléctricos como los híbridos enchufables. Esos vehículos tienen un sobreprecio que llega a superar el 30% respecto a uno equivalente diesel o de gasolina. Y con ello pagan un 30% más de IVA. Pero los de gasolina, que son los que se potencian desde la administración en estos momentos, casi siempre pagan ese impuesto.

Lo que habría que plantearse es si realmente la UE y España buscan reducir las emisiones o si simplemente quieren recaudar más dinero. En el caso de España, en el primer cuatrimestre del año las ventas de coches nuevos han subido un 18% respecto a las cifras de igual periodo de 2020. Han aumentado poco las ventas de coches nuevos, teniendo en cuenta que en marzo y abril de 2020 el mercado estuvo cerrado. Sin embargo, en lo que va de año han aumentado notablemente las ventas de coches usados, incluyendo los muy viejos y contaminantes.

Sin embargo, la recaudación por el Impuesto de Matriculación para coches nuevos en 2021 se ha duplicado hasta superar los 200 millones de euros. Según los mismos datos, la cuota media a ingresar por vehículo nuevo en abril fue de 800 euros, más del doble que los 318 euros del mismo mes de 2020. En lo que va de año, esta cifra asciende hasta los 813 euros, un 113% más que hace un año.

Esa es una mala noticia para todo el mundo, menos para el Gobierno. Que se vendan menos coches nuevos y muchos más usados viejos, con una edad media de 13 años, significa que estamos manteniendo en circulación los vehículos más viejos, más contaminantes y más inseguros.

Siniestralidad

Todavía el tráfico es mucho menor que antes de la llegada del COVID, pero cuando se estabilice la circulación, los ciudadanos puedan viajar los fines de semana y tengan que desplazarse a sus trabajos a diario con el coche, las cifras van a seguir aumentando. Lo harán tanto las de victimas de tráfico y siniestralidad como las de la contaminación de nuestras ciudades.

Todo ello es muy malo para España, y también para Europa, pero a nuestros políticos solo les importa una cosa, aumentar la recaudación de impuestos. Todos piensan solo en eso, no en mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, sino en mejorar la suya propia a costa de unos impuestos que cada vez son más abusivos.

Hace unos días, el ejecutivo español anunciaba en el plan "España 2025" nuevos impuestos al diesel y la gasolina, además de un nuevo impuesto que se va a crear para recaudar por el uso real del vehículo. Y el impuesto al seguro del automóvil y la tasa por uso de los peajes y alguno más que se me olvida.

La única línea de trabajo que tiene el Gobierno de España es subir los impuestos, pero recuerden lo que ocurrió con los chalecos amarillos en Francia. Macron decidió subir el impuesto al gasóleo, comenzó una revuelta popular muy fuerte que duró meses. No solo dejó de aplicar dicho incremento del impuesto, sino que lo redujo. No hacían falta más impuestos, fue la decisión más cómoda de si tengo más dinero podré gastar más sin control.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coches
El redactor recomienda