Gracias, Casado, por denunciar la situación de la República Democrática del Congo

Todos estos políticos comprometidos con la humanidad que han brotado al calor del desastre político de Venezuela tenían que empezar a darse cuenta de cómo es de jodido el mundo en el que viven

Foto: Una familia come en un centro de refugiados de la ONU en República Democrática del Congo. (Reuters)
Una familia come en un centro de refugiados de la ONU en República Democrática del Congo. (Reuters)

Pablo Casado no cometió ningún error con el tuit congoleño-venezolano, no señores: no la ha cagado como dicen los tuiteros, gente lineal, acostumbrada a empaquetar el mundo en 140 caracteres y por tanto a convertir la realidad compleja en un eslogan publicitario. Pablo Casado ha descubierto un país por el mismo procedimiento que Cristobal Colón, quien creyendo irse a las Indias había cambiado la forma de los mapas.

Salió Pablo a navegar por la red, como acostumbra, por orden de los Reyes Catódicos directo a Venezuela, pero erró el rumbo. Casado ignoraba que hoy en la República Democrática del Congo se producen disturbios que terminan en tiroteo o machetazo, y viendo imágenes de gente morena recibiendo palos gritó ¡Tierra! subido al palo mayor de su cuenta de Twitter. Ha descubierto que además de Venezuela hay otros países donde la policía hostia a los manifestantes. Se empieza descubriendo el Congo y se termina denunciando a los Mossos de Esquadra.

Como anda tan callado, supongo que ha pasado Casado el último día asombrado ante la pantalla de su ordenador, porque la historia de la República Democrática del Congo tiene mucho interés para cualquier miembro destacado de los defensores de los derechos humanos. Yo llevo unos días pensándolo, estaba esperando que ocurriera: todos estos políticos comprometidos con la humanidad que han brotado al calor del desastre político de Venezuela tenían que empezar a darse cuenta de cómo es de jodido el mundo en el que viven.

Me imagino a Casado desembarcando en el margen derecho del río Congo, que es ancho como un mar, y preguntando a los nativos cómo les ha ido todo este tiempo sin nuestra ayuda. Le dirán que, después del asesinato de Lumumba, que se negó a alinearse con los norteamericanos y con los soviéticos, aquel país se llamó Zaire y tuvo un dictador amigo de la CIA y enemigo de los derechos humanos: Joseph-Désiré Mobutu.

Verán cómo vira la política exterior del PP cuando sigan los pasos de Pablo Casado el Descubridor y tengan noticia de la situación de los DDHH

Aprenderá Casado también que mientras nosotros mirábamos para otra parte, nuestros amigos los belgas trataban de recuperar su yacimiento de piedras y hombres favorito, y que se produjeron varias guerras civiles. Sabrá Casado que se producen aproximadamente mil violaciones de mujeres al día como pasa en Sudán, otro lugar que hará las delicias de estos filántropos sobrevenidos. Aprenderá también que una de las maldiciones del país son sus riquezas subterráneas.

Si ha seguido explorando esta tierra ignota, sabrá ya Casado que él tuitea desde su móvil gracias al coltán que extraen del Congo los esclavos de las empresas de telefonía móvil, entidades con ribetes totalitarios a las que ahora podrá atacar como corresponde a sus firmes principios humanos.

Finalmente, puede que Pablo Casado haya aprendido algo de suajili, una de las muchas lenguas que tiene ese país visceral y oprimido, y sin duda se habrá sentido identificado con el significado de la palabra kame, que lo define perfectamente.

El mundo está de enhorabuena. Verán ustedes cómo vira ahora la política exterior del Partido Popular cuando otros dirigentes sigan los pasos de Pablo Casado el Descubridor y tengan noticia de la situación de los derechos humanos en tantos vertederos de este mundo.

España is not Spain
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios