Turismofobia: la falacia que convierte al vecino en antisistema

¿Se protesta contra los turistas? No. Se protesta contra el modelo de ciudad, y contra los efectos secundarios de la sobreexplotación en la vida de las personas

Foto:

Las protestas contra el turismo desaforado, incluso las más radicales, no son una muestra de odio hacia el turista sino una manifestación contra la sobreexplotación de algunas ciudades españolas. El modelo de ciudad turística convierte las viviendas, las calles y los servicios en un producto destinado a contentar (y exprimir) al visitante. Los habitantes de la ciudad quedan desplazados del centro de interés en este modelo y se los coloca en la periferia. Si no soportan con mansedumbre los efectos secundarios del modelo, tales como el incremento de los precios y disminución de la calidad de vida, se los considera como una amenaza para el beneficio.

Según este modelo, el turista es un cliente que acude a una ciudad solicitando unos servicios y pagando por ellos. Como cliente, tiene toda la razón. Su única responsabilidad, su único papel en este juego es dar beneficio, de modo que cualquier protesta contra el modelo turístico se toma como un ataque contra él. Un segundo desplazamiento derivado del primero. En este punto estamos ahora. La palabra “turismofobia”, tan de moda, es la constatación.

Isabel Morillo. SevillaIsabel Morillo. Sevilla

Vayamos por partes (y con datos). Primero. ¿El modelo turístico actual representa un problema? Sí. Según el barómetro semestral de Barcelona, el turismo es la primera preocupación de los barceloneses por encima de la precariedad laboral y los derivados de la vivienda. Dos problemas, por cierto, directamente relacionados con la explotación turística extrema de la ciudad, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y los estudios sectoriales de los sindicatos CCOO y UGT.

Segundo. ¿Se protesta contra los turistas? No. Se protesta contra el modelo de ciudad, y contra los efectos secundarios de la sobreexplotación en la vida de las personas. Ejemplo: en el barrio Gótico hay actualmente una proporción de siete turistas alojados por cada tres vecinos. Esto significa que el tópico de que Barcelona es un parque temático ya no es una metáfora. Port Aventura, en días de baja afluencia, tiene la misma proporción de clientes y trabajadores: 9.000 por cada 1.800. Pero los paralelismos se multiplican si examinamos el cambio que ha sufrido este barrio y sus aledaños en el sector servicios.

El comercio en Barcelona ya no está destinado a los residentes, sino a los visitantes, lo que refuerza la idea de que el turista es el cliente y el residente no

El comercio en el centro de Barcelona ya no está destinado a los residentes, sino a los visitantes, lo que refuerza la idea de que el turista es el cliente y el residente no. Por todas partes brotan locales dedicados a la venta de recuerdos, ropa barata y palos de selfi, y abrevaderos de yogur helado, sangría y paella precocinada. Al éxodo de comercios útiles para la vida vecinal (ferreterías, tiendas de electrodomésticos, carnicerías, mercerías, etc) sigue el éxodo de los vecinos, expulsados por este cambio y por el incremento de los precios del alquiler y el descenso de la calidad de vida.

Tercero. ¿Se está haciendo algo desde las administraciones? Sí, a veces. Pero cuando se hace, suele salir mal, porque el modelo general sigue siendo el de ciudades turísticas. Por ejemplo: los intentos del ayuntamiento de Barcelona de descongestionar el centro se han demostrado como desastrosos. Donde se niegan licencias turísticas se multiplican los alojamientos ilegales. Donde se conceden, buscando la descongestión, se produce una metástasis del problema. Así, las protestas contra el turismo excesivo se expanden a barrios tradicionalmente tranquilos.

Bien: justo cuando la población empieza a percibir (y padecer) las consecuencias de este modelo y a protestar en su contra, ¡resulta que existe la turismofobia! Y se vende un relato viciado donde los residentes no protestan contra el modelo de ciudad, sino que desprecian y odian a los turistas. El falseamiento de la realidad es tan burdo que sorprende que la palabra haya encontrado tanto espacio en la prensa.

Porque no, mil veces no: no se protesta contra el turista. Se protesta contra una explotación que produce precariedad laboral y cuyo beneficio termina en pocas manos. Se protesta contra los efectos del turismo masivo en el precio de los alquileres. Se protesta contra su impacto en el sector servicios, en la convivencia cívica y en los transportes públicos. El símil correcto sería el de una empresa petroquímica que instala una planta contaminante en el centro de una ciudad. Si los vecinos protestan contra las chimeneas que les ahuman, ¿serían “industriófobos”? ¿Estarían en contra del plástico? Evidentemente no. Estarían en contra de un uso industrial de su ciudad que les provoca graves problemas respiratorios. Pero seguirían consumiendo plástico, igual que quien protesta contra el modelo turístico también es un turista si viaja.

No se protesta contra el turista. Se protesta contra una explotación que produce precariedad laboral y cuyo beneficio termina en pocas mano

A la industria turística, principal receptora de los beneficios, le ha venido muy bien que Arran protagonice pintadas contra autobuses turísticos y la efectista e inofensiva lluvia de confeti. Del mismo modo que el vecino ha sido desplazado a la periferia del modelo, ahora su reivindicación se reduce a una algarada de actos violentos. Y se produce la magia: el vecino que se queja es un antisistema. Jaque mate. Y otra de gambas.

España is not Spain

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios